Aniversario

Corpus cumple 402 años de su primera fundación

Tuvo tres asentamientos previos hasta llegar al actual. Datos históricos y su reconfiguración
sábado 18 de mayo de 2024 | 4:00hs.
La localidad fue fundada en 1622 por sacerdotes jesuitas.
La localidad fue fundada en 1622 por sacerdotes jesuitas.

Este sábado 18 de mayo el pueblo de Corpus Christi cumple 402 años de existencia. Asentado en el Sur de la provincia, el municipio actual se construyó sobre las bases de lo que fuera la Reducción de guaraníes.

Pero no siempre estuvo en el mismo lugar. El 18 de mayo de 1622 los padres Diego de Boroa SJ, Pedro Romero SJ y los Guaraníes-Iñiais fundaron la Reducción de Corpus Christi. Se mudó cuatro veces, todas relativamente cerca: primero estuvo en la margen derecha del río Paraná junto al río Iana, Iniambey o Imambey (hoy Paraguay); luego en 1627 cambió a la margen izquierda del Paraná por razones sanitarias (hoy Argentina); volvió a mudarse en 1647 a orillas del Arroyo Muruay (hoy arroyo Santo Pipó) por ampliación y reorganización de sus terrenos; finalmente se asentó en su actual ubicación en 1701, muy probablemente por razones sanitarias y con el fin de optimizar su función.

En ese sentido, todo el sitio conserva una rica historia que es analizado por profesionales para desentrañar los hitos que convirtieron al lugar en fuente de estudio para investigadores de diferentes ramas.

La fecha, además, coincide con el Día Internacional de los Museos que este año se celebra bajo el lema “Museos por la educación y la investigación”.

En diálogo con El Territorio, la museóloga Estela Garma, que durante años trabajó en la recuperación y reconstrucción de la historia municipal, habló sobre la importancia de la fecha y recordó datos relevantes.

Surgir

“La cultura guaraní jesuítica que se desarrolló en este antiguo pueblo de Corpus es y será para nosotros fuente de fecunda inspiración”, contó.

“Durante los siglos XVII y XVIII, jesuitas y guaraníes desarrollaron juntos, en la región centro sur de Latinoamérica, una experiencia social admirable. A inicios del siglo XVII la Compañía de Jesús acordó con la Autoridad española proponer a los guaraníes un nuevo tipo de Reducción (distinta a la ya existente Reducción franciscana), venía a ser una alternativa a la difícil situación colonial del momento. Para algunos era más de lo mismo, para otros un mal menor ante tanta injusticia, y para otros una nueva apertura del destino hacia la siempre buscada Tierra sin Mal. De hecho muchos españoles se opusieron y muchas parcialidades guaraníes no quisieron participar, otras entraron y salieron, pero las que apostaron a esta propuesta tuvieron un lugar donde: Conservaron su lengua originaria (contra la obligatoriedad de hablar español); Recrearon su economía del don, del jopói-reciprocidad (contra la economía de mercado colonial); Mantuvieron su particularidad étnica (contra la convivencia con españoles); Destinaron su capacidad productiva en beneficio de su propia comunidad (contra el trabajo obligado para las Encomiendas españolas y la esclavitud portuguesa); Continuaron con la propiedad comunitaria de sus bienes y medios de producción (contra la propiedad privada de las ciudades españolas y las Encomiendas); Potenciaron su capacidad artística natural a través de la música y los talleres; Enseñaron a todo niño y niña a “… leer, escribir y cuentas…” y sintetizaron una nueva cosmovisión espiritual, un nuevo buen modo de vivir en esta tierra (tekó porã), camino al Cielo cristiano y la ancestral Tierra-sin-mal (Yvy marane’y)”, detalló la especialista en cultura guaraní y jesuítica.

En los últimos años, Garma también trabajó en materializar y revalorizar dos espacios musealizados como Conjunto Jesuítico Guaraní y Museo Histórico municipal.

A su vez, a través de relatos, objetos y fotografías históricas recuperó gran parte de la historia de los primeros inmigrantes europeos que llegaron a finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX.

Confederación

“Al hablar de ‘los 30 Pueblos’ hacemos referencia a la ‘Cultura Guaraní Jesuítica’ que se consolidó a lo largo de poco más de un siglo y medio (1609-1768), producto de la convivencia entre guaraníes y jesuitas, en medio de un contexto colonial complejo y adverso en diferentes sentidos. Después de muchas tentativas, fundaciones y traslados, lograron definirse y consolidarse 30 pueblos autónomos, relacionados entre sí como una especie de ‘confederación’, con características culturales propias, distintos a los demás pueblos de la Colonia Española y a otros grupos guaraníes y otras etnias que habitaban esta región de América. Los 30 Pueblos hoy se ubican: 15 en Argentina (once en Misiones y cuatro en Corrientes), ocho en Paraguay y siete en Brasil. Algunos fueron declarados por Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1984, ellos son: en Argentina San Ignacio Miní, Nuestra Señora de Loreto, Santa Ana y Santa María la Mayor; en Paraguay Trinidad y Jesús, y en Brasil San Miguel”, explicó quien además es personal de la Secretaría de Cultura de la provincia y la Subsecretaría de Gestión Estratégica.

“Aquellas primeras reducciones se transformaron en imponentes Pueblos bellos, cuya prosperidad se convirtió en una amenaza para la Corona de España y los poderes dominantes de la época. Por ello fueron atacados de múltiples formas, y siempre heroicamente defendidos por sus habitantes. Finalmente el mismo rey de España los hirió de muerte al expulsar a los Jesuitas (1768) e imponer un nuevo orden, el cual desconocía lo propio de aquella cultura guaraní misionera, provocando en pocos años una notable decadencia. Durante las batallas independentistas aquellos pueblos bellos terminaron saqueados, incendiados, convertidos en ruinas y deportados sus habitantes (1817). Un grupo de Corpus, junto a otros guaraníes, lograron escapar hacia Corrientes y fundaron los actuales pueblos de Loreto y San Miguel. El guaraní de las misiones jesuíticas nunca volvió a la selva, migró a distintos pueblos y ciudades donde se mestizó totalmente con sus pobladores. Los actuales guaraníes que viven en nuestra provincia conservan su propio modo de ser porque pertenecen a la parcialidad mbyá cuyos antepasados no vivieron en las reducciones jesuíticas. A fines del siglo XIX y principios del XX inmigrantes de todo el mundo llegaron a poblar nuestro suelo de Corpus y la provincia toda se transformó en un magnífico ejemplo de diversidad cultural”, precisó sobre la expulsión de los jesuitas y la reconfiguración actual de la localidad.

Por último, la especialista que es delegada del Icom (Consejo Internacional de Museos), por Misiones ante el Comité Argentino, hizo mención a la importancia de los museos. “El tema de este año, Museos por la educación y la investigación, subraya el papel fundamental de las instituciones culturales a la hora de proporcionar una experiencia educativa holística. Este día aboga por un mundo más consciente, sostenible e integrador”, finalizó.

Corpus cumple 402 años de su primera fundación
Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?