Liga Profesional: en un partido increíble, Belgrano y Racing empataron 4 a 4

El Pirata comenzó ganando el partido pero el elenco de Avellaneda logró dar vuelta el resultado en la primera parte. Pero en los últimos diez minutos, el local llegó a la igualdad
domingo 12 de mayo de 2024 | 21:01hs.

Luego de la frustrante eliminación de la Copa Argentina ante Talleres de Remedios de Escalada y la pobre producción contra Bragantino de Brasil en la Copa Sudamericana, Gustavo Costas pateó el tablero para hacer reaccionar a su Racing. El regreso de Facundo Cambeses al arco, la línea defensiva con la autoridad de Leonardo Sigali y Nazareno Colombo, la posibilidad de Gastón Martirena en la banda derecha, el doble cinco compuesto por Nardoni y Sosa, la creación a cargo de Baltasar Rodríguez y la ofensiva conformada por Agustín Urzi, Johan Carnbonero y Roger Martínez marcaron el descontento del entrenador de la Academia en sus últimas presentaciones.

Sin embargo, antes de que se cumplieran los 9 minutos Belgrano se puso en ventaja gracias a una acción sencilla y efectiva. Un envío de Mariano Troilo hacia las espaldas de Martirena encontró a Facundo Lencioni en una clara posición para dominar y abastecer a Franco Jara. Y el goleador llegó a toda velocidad para establecer la mínima diferencia.

La felicidad duró poco para el Pirata. Y el héroe pasó a convertirse de inmediato en villano. Es que Francisco González Metilli protagonizó una insólita acción defensiva en la que en lugar de despejar con convicción, escondió su cabeza y dejó un rebote peligroso. Fue entonces cuando Santi Sosa sorprendió a Nahuel Losada con un violento disparo que selló el 1 a 1. Un golazo imposible para el arquero local.

La tarde continuó con una cuota teñida de épica, cuando Santi Sosa se repuso a un duro golpe con Cambeses que entregó una escena cargada de tensión y preocupación. El volante surgido de River Plate apeló a su valentía para continuar en la cancha, a pesar de la sangre derramada y de los dolores sufridos por el accidente que interrumpió por varios minutos al espectáculo en El Gigante de Alberdi.

Cuando se reanudó el compromiso, Baltasar Rodríguez se asoció en el ataque con Roger Martínez y buscó un remate que se desvió en la mano de Agustín Baldi. Un claro penal que observó Mauro Vigliano desde los monitores del VAR y le comunicó a Nazareno Arasa que revisara la jugada para cambiar la sanción que había tomado, al otorgar un tiro de esquina. Las repeticiones en las pantallas no dejaron ninguna duda. Y desde los doce pasos, el ex goleador del América de México festejó el 2 a 1.

Antes del descanso, cuando se disputaba el primer minuto adicional, Agustín Urzi tocó para Baltasar Rodríguez en la salida de un córner y el pibe surgido del Tita Mattiussi envió un centro venenoso para que Leonardo Sigali imponga el 3 a 1. Un grito con sabor a revancha para el capitán y referente que volvió al once titular de manera extraordinaria.

En el complemento Racing continuó disfrutando el sabor a café. Es que Johan Carbonero se encargó de desarmar a la última línea cordobesa para que la Academia transforme el triunfo en goleada. Si bien el ex Gimnasia no pudo sellar su obra ante la salida de Losada, Roger Martínez logró corregir lo que no pudo completar su compañero y marcó el 4 a 1 ante un arco vacío. Como sucedió en la Copa de la Liga, los de Avellaneda imponían el ritmo del cuarteto en territorio ajeno.

Como parecía que estaba todo liquidado, Gustavo Costas comenzó con los cambios que debilitaron sensiblemente a su equipo. Los ingresos de Iván Pillud, Agustín Almendra, Marco Di Cesare y Santiago Solari por Santiago Sosa, Gastón Martirena, Agustín Urzi y Johan Carbonero le permitieron a Belgrano agrandarse para llegar al descuento. La vía aérea fue la herramienta con la que el Pirata recortó distancias. Un centro de Matías Marín encontró a Mariano Troilo para que el central gane en el área albiceleste y le cambie la dirección a la pelota para celebrar el 2-4. El último cuarto de hora se vivía a puro vértigo en el Barrio Alberdi.

La falta de inteligencia, y las constantes modificaciones del entrenador continuaron favoreciendo al dueño de casa. Y Franco Jara se llevó todos los reconocimientos con un hat-trick que lo transformó en la figura estelar de la noche. Con el descuento alimentó la esperanza del Pirata. Y cerca del final capitalizó un grosero error de Ignacio Galván y definió por encima de Cambeses: 4 a 4. Un resultado que se festejará con fernet en el vestuario local, pero marcará otro golpe en Avellaneda para un técnico que cada vez tiene menos crédito y su futuro parece cada vez más inestable.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?