El delito que lo puso tras las rejas fue el 31 de diciembre de 2008 en Campo Ramón

Peligroso interno está a un paso de las transitorias

Marcelo Leal, uno de los delincuentes más peligrosos de Misiones, está en la última etapa de prueba para recibir el beneficio. Tiene en su contra un total de cinco causas
sábado 24 de febrero de 2024 | 6:05hs.
Peligroso interno está a un paso de las transitorias
Peligroso interno está a un paso de las transitorias

Marcelo Roque Leal (41), considerado en su momento por la Policía de Misiones como uno de los delincuentes más peligrosos y temidos de la provincia debido a su amplio prontuario relacionado a los ilícitos, está pronto a recibir el beneficio de salidas transitorias.

Es que el hombre que tiene en su contra cargos por amenazas, robos calificados, toma de rehenes y hasta la fuga de una comisaría, se encuentra en la última etapa de prueba para poder obtener las salidas, informaron fuentes oficiales.

Leal desde hace más de una década se encuentra cumpliendo su condena -que será saldada en el 2026- en la Unidad Penal de Loreto por robar y tomar como rehén a una familia de comerciantes en la mañana del 31 de diciembre de 2008.

En ese delito, perpetrado en un almacén del kilómetro 10 de la ruta provincial 103 -en el límite entre Oberá y Campo Ramón-, Leal irrumpió la propiedad armado y encapuchado junto a su cómplice y cuñado Alfredo Espíndola.

Los malvivientes, al ingresar al lugar, se encontraron con Marino (concubino de la dueña de casa) y sin dudar lo apuntaron con las armas de fuego para que hiciera silencio. Acto seguido, los delincuentes tomaron el efectivo que había en la casa y recogieron varias mercaderías con la intención de darse a la fuga en el automóvil de la familia.

No obstante, ese escape no pudo lograrse puesto a que la Policía ya había sido alertada por el hermano de Marino y los efectivos habían cercado el lugar. Ante esa situación, los asaltantes tomaron de rehenes a los residentes durante seis horas.

Transcurrido ese tiempo, los delincuentes liberaron a la familia y escaparon a bordo de un Fiat Duna azul, con rumbo desconocido.

“Entraron a las 4 por una ventana del frente que tenía una reja con candado. Hasta las 6 estuvieron comiendo y tomando como si nada. A esa hora me levanté y me topé con ellos”, detalló en exclusiva con El Territorio Elba Z., la mujer que fue tomada de rehén junto a sus dos hijos, su entonces concubino y una empleada.

“Me dijeron que era un asalto y que les entregue toda la plata. Me encerraron en el baño junto a mi hijo más chico y mi pareja, mientras mi nena más grande dormía en su pieza. Fue el momento más terrible de mi vida porque temí por mis hijos”, alegó la entrevistada, agregando que minutos antes de las 7 llegó la empleada doméstica, quien fue reducida y encerrada en el baño con las demás víctimas.

Justamente, la presencia de la empleada fue clave para poder dar aviso a la Policía. Elba explicó que la mujer que trabajaba en la casa tenía un celular que los delincuentes no advirtieron.

Su concubino agarró el teléfono en cuestión y le envió un mensaje de texto a un hermano que residía cerca, quien se dirigió hasta el destacamento de la Policía de Tránsito y denunció lo ocurrido.

Rodeados

En pocos minutos el lugar estaba rodeado de policías y los delincuentes tuvieron que improvisar.

Querían irse del sitio a toda costa y a los gritos avisaron que tenían cinco rehenes. Después, la mujer logró sacar a sus hijos y a la empleada.

Lo que siguió fueron horas de temor e incertidumbre, sobre todo por el riesgo para la integridad física del concubino que fue mantenido como rehén hasta pasado el mediodía, horario en el que el dúo armado logró huir.

Recién el 4 de enero Leal fue detenido a bordo de un micro en Alvear, Corrientes. Horas después su cómplice fue apresado en San Ignacio.

Leal fue considerado como el que comandó la toma de rehenes y fue condenado a 13 años de prisión,  mientras que Espíndola a 11.

Fuga en Oberá

Marcelo Leal volvió a ser noticia el domingo 12 de abril de 2009, fecha en el que acompañado de otro detenido se escapó de la Seccional Primera de Oberá. Rompieron un candado y se fueron por los techos.

Parte de la fuga fue concretada tras amenazar a los demás reos. Acostumbrado a ser respetado, el delincuente les habría manifestado que si ellos delataban su huida, él lastimaría a sus familias en las horas de visita.

De todas maneras y tras días de seguimiento y de búsqueda, el peligroso reo fue detenido cuando escapaba de una casa quinta ubicada en Candelaria.

Según precisaron fuentes policiales, Leal había ingresado a una casa en la que no había gente y se acomodó, utilizó las instalaciones e inclusive se sentó a mirar televisión.

Aparentemente cuando se prestaba a robar, llegó la familia dueña de la casa, momento en el que el entonces prófugo le dijo que iba a quedarse allí porque estaba huyendo de la Policía y no tenía adónde ir.

De alguna manera la familia llamó a la Policía y logró que el delincuente se diera a la fuga. Las patrullas estaban rondando por la zona y enseguida llegaron hasta el descampado hacia donde había escapado. Lo cercaron y un grupo de efectivos fue a detenerlo.

Pero, sabiendo del tipo de delincuente que buscaban, no les fue fácil. El hombre tenía en su poder un arma calibre 22 y un cuchillo tipo puñal, con el que logró cortar a los policías. Por fortuna, no utilizó su arma de fuego.

El delincuente fue llevado ante el juzgado de Instrucción Uno en turno, donde fue notificado de una de las cinco causas que tenía en su contra: resistencia a la autoridad, amenazas y lesiones a los efectivos policiales durante su arresto.


Delincuente desde su adolescencia

Según el prontuario policial, Leal habría comenzado a delinquir a los 16 años. Fue en Leandro N. Alem, donde con sus hermanos habría robado un auto a punta de arma. La Policía comenzó a perseguirlos y huyeron por la ruta nacional 14. Lograron pasar a Corrientes, donde los policías de la vecina provincia se tirotearon con los delincuentes. Un hermano de Leal falleció, mientras que él fue herido en el hombro. Entonces fue detenido y alojado en el Correccional de Menores. Según fuentes consultadas, durante los seis años que estuvo preso en esa cárcel Leal fue el líder.

Después volvió a reincidir en delitos de robo calificado y estuvo preso cuatro años por robo en el Penal de Loreto, donde también fue muy respetado. En agosto de 2008 salió de Loreto y tardó sólo cuatro meses en volver al delito, el 31 de diciembre.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?