domingo 14 de abril de 2024
Cielo claro 22.7ºc | Posadas

Lindomar De Olivera Cunha (40) fue asesinado en mayo del año pasado

Sicarios matan a hijastro de una víctima anterior

El jueves por la noche tres jóvenes con capuchas abordaron a César Caytano (23) y lo remataron de nueve tiros con una 9 milimetros. Cámaras registraron el hecho

sábado 10 de febrero de 2024 | 6:05hs.
Sicarios matan a hijastro de una víctima anterior
La víctima estaba con un amigo, cuya participación en el caso es analizada. Fotos: captura de video
La víctima estaba con un amigo, cuya participación en el caso es analizada. Fotos: captura de video

Un nuevo homicidio sacude la localidad de Bernardo de Irigoyen y esta vez la víctima es un joven comerciante de 23 años, quien fue ultimado a balazos en la noche del jueves. Se trató de un nuevo hecho de sicariato y por el caso la Policía de Misiones busca a tres jóvenes en la zona de frontera.

La víctima, según pudo averiguar El Territorio con fuentes de la fuerza y sus contactos en la frontera, fue identificada como César Caytano, con domicilio en Paraje Dos Hermanas. La principal hipótesis hasta el momento habla de un hecho ligado al contrabando, puntualmente una deuda de ese submundo que no fue saldada.

El homicidio quedó registrado en cámaras de seguridad del domicilio donde se encontraba Caytano en el barrio Vista Alegre, quien estaba con otra persona. En la impactante escena se puede observar que tres personas de apariencia jóvenes llegaron al lugar con capuchas y fueron directo hacia el joven para disparar sin que pudiera tener algún tipo de reacción.

Sólo uno de ellos disparó y se fueron del lugar rápidamente, sin importarle el acompañante y dueño de casa, que obviamente huyó del sitio cuando los vio ingresando al patio. La víctima murió en el acto y quedó tendida en la silleta en la que estaba.

El sobreviviente es una pieza clave para el expediente y ayer la Justicia analizaba si iba a declarar como testigo o como testigo sospechoso en razón de algunas inconsistencias en su relato, que bien podrían atribuirse al shock de lo vivido y verse literalmente cara a cara con la muerte.

La Policía busca en la frontera a tres sospechosos.

Debido a esto, quedó demorado a disposición del Juzgado de Instrucción Uno de Bernardo de Irigoyen, a cargo del juez Belda Palomar.

Lo que se sabe hasta el momento es que el trío de homicidas tenía aparentemente un acento portuñol, que es muy típico de la zona. Se movilizaban en un vehículo Volkswagen Golf color claro, que fue localizado cerca de las escena y se descubrió que tenía una patente de otro coche.

Los efectivos locales de la Policía de Misiones fueron advertidos sobre el hecho poco después de las 21 y cuando llegaron al lugar ya no había nada que hacer. Quienes intervinieron determinaron en primera instancia que Caytano habría recibido al menos nueve disparos de un arma nueve milímetros. 

Los efectivos de la dirección de Criminalística de la Unidad Regional XII incautaron seis vainas servidas calibre 9 milímetros y otro proyectil deformado. Además se secuestró el coche mencionado y dinero en efectivo que tenía la víctima, cuyo monto ayer no trascendió. 

Por orden del magistrado Belda Palomar el cuerpo fue trasladado a la Morgue Judicial de Posadas para la realización de la correspondiente autopsia.

Hijastro de otra víctima

El Territorio pudo saber de forma exclusiva que el joven era hijastro de Lindomar De Olivera Cunha (40), quien fue acribillado en el barrio Provincias Unidas el 4 de mayo del año pasado, es decir hace menos de un año. Olivera Cunha tenía un comercio de vinos.

Efectivos de la comisaría local habían expresado que se enteraron de lo ocurrido poco antes de las 18. Se reconstruyó que Olivera Cunha estaba en un vehículo Toyota Corolla frente a un conocido bar del barrio que queda en la línea de frontera, en el inicio de la ruta nacional 101.

Los asesinos se movilizaban en un Honda Titán negra y llegaron desde Brasil, dada la particularidad geográfica de la frontera seca. En esta instancia, los relevamientos indican que hubo un intercambio de palabras -algo que no ocurrió en casos anteriores- antes de que el hombre reciba una ráfaga de disparos.

Fueron entre tres y cinco impactos, la mayoría en el rostro, para luego huir al exterior nuevamente. Lindomar fue asistido por los presentes y se concretó el traslado al hospital local, aunque nada pudo hacer el personal médico y murió minutos después.

Ese caso fue rápidamente asociado a un ataque a tiros del propio De Olivera Cunha a un vecino en la localidad de Dos Hermanas. Había ocurrido un mes antes, en los primeros días de abril. Lindomar lo había abordado en la calle y le tiró un golpe de puños, que fue esquivado. Después, sacó un arma y le asestó un disparó en el hombro.

De todas formas esa línea investigativa no avanzó, o por lo menos no se reportaron novedades.

En 2022

Cunha fue la única víctima de homicidio por encargo durante el año pasado. Antes eso, el último caso registrado en la frontera ocurrió el 28 de diciembre del 2022. La víctima en ese entonces fue una docente identificada como Carla Betiana De Olivera, de 37 años. La mujer estaba en el asiento del conductor de un Renault Sandero Stepway de su propiedad cuando fue alcanzada por una ráfaga de balas.

Su marido, identificado como Ismael Sergio Batista C. (42), que estaba en el asiento del acompañante, también fue alcanzado, pero no resultó con lesiones de gravedad.

Todo ocurrió cerca de las 17.30 sobre la calle Malvinas Argentinas del mismo barrio Provincias Unidas, en el límite con barrio Obrero. La hipótesis trazada en ese momento indica que el sobreviviente era el verdadero destinatario de los disparos debido a que estaba ligado al contrabando, particularmente de vinos y combustible.

Sobre esto último, se dijo que era habitual verlo circular por ese mismo barrio en una camioneta con una cisterna arriba.

El 23 de septiembre la víctima fue Sebastián “Chany” Fernández Da Rosa (42), señalado como un peso fuerte en la frontera, quien al parecer habría logrado monopolizar el traspaso de cualquier mercadería en la frontera. Es decir, su depósito funcionaba como una aduana paralela en donde podía retirar lo comprado en el país extranjero y viceversa.

El hecho ocurrió cerca de las 9.30 en un depósito de mercadería ubicado en el límite con Brasil, sobre la avenida Tránsito Pesado, en su intersección con Saltos del Moconá. La víctima estaba recostada sobre una camioneta cuando el asesino llegó en su motocicleta y lo acribilló para luego darse a la fuga con destino desconocido.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias