El sospechoso tiene 24 años y cayó en Corrientes

La saña en el doble crimen de Aristóbulo y el sobrino detenido

La autopsia reveló que Regina Martins Da Rocha fue estrangulada y su jefe, Daniel Ferrari, sufrió un infarto mientras era sometido a una golpiza. La hermana de la mujer recordó el momento del hallazgo.
domingo 04 de febrero de 2024 | 2:00hs.
La saña en el doble crimen de Aristóbulo y el sobrino detenido
La saña en el doble crimen de Aristóbulo y el sobrino detenido

Por Carlos Cardozo y Cristian Valdez
policialeselterritorio@gmail.com 

El doble homicidio del emprendedor turístico Daniel Ferrari (62) y de la encargada de los quehaceres domésticos en su propiedad, Regina Martins Da Rocha (57), mantiene shockeada a la comunidad de Aristóbulo del Valle. La Policía de Misiones trabaja para dilucidar qué ocurrió dentro del inmueble situado sobre la exruta nacional 14, bajo qué motivación y sobre todo quién o quiénes dejaron esa terrible escena.

Al respecto, en la tarde de ayer hubo un avance clave: mediante un operativo conjunto en la provincia de Corrientes, fue detenido quien hasta el momento es el principal sospechoso. Se trata del sobrino de Daniel Ferrari, de 24 años, quien al cierre de esta edición esperaba ser trasladado a Misiones.  En la vecina provincia se hacían además una serie de allanamientos.

 Según pudo saber El Territorio en base a fuentes que intervienen en la investigación, la detención se concretó en Santo Tomé mediante un trabajo conjunto entre la fuerza provincial y sus pares de Corrientes. Para ello, también fue importante la participación de la Secretaria de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial.

El implicado fue el primero que apareció en el radar de los investigadores, conforme transcurrieron las horas tras el hallazgo de los cuerpos de Ferrari y de Martins Da Rocha. Es que se supo que el joven habría tenido varios conflictos con el dueño del lugar, al parecer ligados sobre todo al dinero.

Lo que se estableció es que el ahora detenido tenía problemas de consumo y además en el pasado le había reclamado por unos trabajos de mantenimiento del sitio que consideró no habían sido pagados debidamente. Se sabe así que esta persona conocía los movimientos del lugar donde ocurrió el baño de sangre.

Voceros con acceso a la investigación puntualizaron que la hipótesis trazada por los pesquisas indica que, mediante esto, se metió a la vivienda por la ventana de la habitación en la que estaba la señora discapacitada, a sabiendas de que no podía movilizarse ni hablar. 

En esa instancia se habría encontrado con su tío, quien lo reconoció. Por eso, no le quedó otra que golpearlo, desatando así el horror que terminó en doble crimen. El inmueble estaba toda revuelto, por lo que se presume que el sujeto buscó dinero por todo el lugar.

De todas formas, como se dijo, se trata de una hipótesis, que deberá ser corroborada por las autoridades del Juzgado de Instrucción Dos de Oberá, a cargo de Horacio Alarcón. Se espera que entre hoy y mañana sea trasladado a sede judicial para completar la audiencia indagatoria. 

La escena en primera persona

Una primera intervención de los peritos forenses en la escena dejó en evidencia que ambas víctimas fueron ultimadas a golpes, perpetrados con mucha saña. La tercera persona que estaba en la casa -adulta mayor con discapacidad de tipo mental que estaba al cuidado del hombre- fue hallada sin marcas de violencia sobre la cama en una de las habitaciones. Anoche estaba internada en el hospital de modo preventivo, a la espera de familiares que residen en Buenos Aires.

El cuerpo de Ferrari estaba tendido sobre el piso, a centímetros de la puerta principal, y el de Martins Da Rocha en uno de los baños de la casa. Fueron hallados por la hermana de la mujer, Lucía Martins Da Rocha, quien desde un par de horas antes comenzó a buscarla junto a una vecina ante la nula respuesta a un mensaje que esta última le había mandado.

Las autopsias determinaron que la mujer fue estrangulada con un lazo, una asfixia mecánica, mientras que el hombre sufrió un infarto a causa de los múltiples golpes que estaba recibiendo.

"Yo estuve con Regina desde el domingo pasado. Ese día comimos juntos en la casa del patrón (Ferrari), que nos invitó a un asado, y después a la tarde estuvimos todos en la pileta. El lunes otra vez nos vimos, y así también el martes, miércoles y hasta el jueves compartimos con ella", contó Lucía Martins Da Rocha, hermana de la víctima, lamentando que "sólo ayer (viernes) no la pude ver con vida".

Lucía es quien, buscando a su hermana ante la sospecha de que pudo haberle pasado algo debido a que no se había reportado desde las últimas horas del jueves hasta la tarde del viernes, ingresó a la casa de Ferrari y descubrió el horror.

Sobre eso y las horas previas, explicó en diálogo exclusivo con El Territorio: "Mi hermana todas las tardes se juntaba a tomar tereré con una vecina, pareja del dueño de la casa que estaba alquilando. Como no llegaba, a eso de las 3 (de ayer) le mandó un mensaje (por WhatsApp) que se marcó como entregado, pero mi hermana nunca leyó".

"Poco después y ante la falta de respuestas se preocupó y fue hasta la casa de ella pero no la encontró. Me avisó, le pedí que buscara un poco en los alrededores pero no había señas; también se fijó en la pileta (ya en la propiedad de Ferrari) porque mi hermana no sabía nadar, pensé que por ahí se había caído, pero tampoco estaba. Ni el garaje de la casa del patrón, donde estaba el auto de él".

En ese contexto de búsqueda la vecina notó que la puerta de la casa de Ferrari estaba entreabierta, pero -dijo- no se animó a entrar. "Me mandó otro mensaje contando que miró por todos lados, pero no estaban ni Daniel ni Regina. En cinco minutos estuve allá. Primero fui a la casa de mi hermana, encontré su teléfono celular sobre la mesa, como sabía la contraseña pude mirar, no tenía nada anormal. Dejé el teléfono y fui corriendo a la casa de Ferrari, porque está cerquita una de otra. Empecé a golpear las ventanas, les llamaba por sus nombres y nadie contestaba, entonces decidí acceder por la puerta que estaba entreabierta. Cuando la empujé estaba el cuerpo del hombre en el piso. Ya muy asustada vi que la ventana del baño que iba a la pieza principal estaba abierta y por ahí me metí. Me fijé en las piezas, pero mi hermana no estaba, me quedaba una puerta que es la del baño en la cocina, estaba cerrada, y cuando la abrí me topé con ella tirada, ya muerta desde hacía varias horas", lamentó Lucía, acongojada, sin poder borrar de su cabeza el momento del hallazgo de ambos cuerpos masacrados.

Sobre el estado del interior de la casa, recordó que "estaba todo abajo, revolvieron armarios, muebles, hasta los roperos de las piezas, todas las cosas estaban en el piso. No sé si para simular un robo o si de verdad robaron, pero el desorden era absoluto", aunque admitió desconocer si Ferrari tenía sumas de dinero en la propiedad.

Finalmente junto a la vecina alertó a la Policía, que en pocos minutos rodeó la escena. Lucía busca respuestas, pide justicia y el rápido esclarecimiento. "Quiero saber quién fue el que mató a mi hermana y por qué la mataron", reclamó con la voz quebrada, y exigió a las autoridades "que esta vez haya justicia".


Relevamiento in situ del Cuerpo Médico Forense

El informe preliminar de la autopsia indica que Da Rocha fue estrangulada con un lazo, una asfixia mecánica, mientras que Ferrari sufrió un infarto mientras estaba siendo sometido a una golpiza. Es decir, lo mataron a golpes.
Los resultados fueron informados al Juzgado de Instrucción Dos de Oberá, a cargo del juez Horacio Alarcón, quien dispuso que los cuerpos sean entregados a sus familiares para la correspondiente autopsia e inhumación.  Fuentes de la Policía de Misiones expresaron que el procedimiento en la escena fue inédito, ya que profesionales del Cuerpo Médico Forense fueron hasta allá e hicieron un primer relevamiento in situ.

Esto a la par de los efectivos de la Policía Científica, quienes trabajaron en la recolección de pruebas. Una vez hecha la labor allí, los cuerpos fueron trasladados a la morgue, donde se concretaron las necropsias. La idea es que este protocolo se aplique de ahora en más para que los profesionales del Poder Judicial tengan más elementos a la hora de establecer las causales de muerte.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?