martes 16 de abril de 2024
Muy nuboso 20.7ºc | Posadas

Doble homicidio: "Espero que esta vez haya justicia", clamó la hermana de Regina

Lucía Martins Da Rocha encontró los cuerpos masacrados del emprendedor turístico Daniel Ferrari y de su hermana, Regina Martins Da Rocha. Pide justicia y el rápido esclarecimiento del doble crimen. La investigación se orienta hacia el entorno del emprendedor turístico.

sábado 03 de febrero de 2024 | 20:30hs.
Doble homicidio: "Espero que esta vez haya justicia", clamó la hermana de Regina
Peritos forenses estuvieron en la escena del crimen, buscando evidencia que ayude a orientar la pesquisa. //Foto: Policía de Misiones.
Peritos forenses estuvieron en la escena del crimen, buscando evidencia que ayude a orientar la pesquisa. //Foto: Policía de Misiones.

El doble homicidio del emprendedor turístico Daniel Ferrari (62) y de la encargada de los quehaceres domésticos en su propiedad, Regina Martins Da Rocha (57), mantiene shockeada a la comunidad de Aristóbulo del Valle. Los investigadores policiales trabajan a contrarreloj para dilucidar qué ocurrió dentro del inmueble situado sobre la ex ruta Nacional 14, bajo qué motivación y lo clave: quién o quiénes fueron los autores de semejante acto criminal. 

Una primera intervención de los peritos forenses en la escena dejó en evidencia que ambas víctimas fueron utlimadas a golpes, perpetrados con mucha saña. La tercera persona que estaba en la casa -una anciana con discapacidad de tipo mental que no puede comunicarse ni movilizarse por sus propios medios, y estaba al cuidado del hombre- fue hallada sin marcas de violencia sobre la cama en una de las habitaciones. Está internada en el hospital de modo preventivo, a la espera de familiares que residen en Buenos Aires.

El cuerpo de Ferrari estaba tendido sobre el piso, a centímetros de la puerta principal y el de Martins Da Rocha en uno de los baños de la casa. Fueron hallados por la hermana de la mujer, Lucía Martins Da Rocha, quien desde un par de horas antes comenzó a buscarla junto a una vecina ante la nula respuesta a un mensaje que esta última le había mandado.

Las autopsias determinaron que la mujer fue estrangulada con un lazo, una asfixia mecánica, mientras que el hombre sufrió un infarto a causa de los múltiples golpes que estaba recibiendo. Más allá de eso, en las últimas horas comenzó a sobresalir una hipótesis que direccionó el foco investigativo hacia el entorno de Ferrari, pista que este sábado a la noche derivó en la detención de un sobrino de 24 años en Corrientes.

En cuanto a Martins Da Rocha, el crimen deja expuesta una compleja situación de violencia de género que, según su hermana, padeció tiempo atrás en manos de la ex pareja, con denuncias de por medio y un periplo judicial que la dejó en la calle tras haber sido instada judicialmente a salir de su propia casa. Por eso el vínculo laboral con Ferrari, quien le pagaba para que se hiciera cargo de los quehaceres domésticos y eso, a su vez, le servía para hacer frente al pago del alquiler de una vivienda situada a pocos metros de la de su empleador, de quien los vecinos tienen buenas referencias.

Momentos previos

"Yo estuve con Regina desde el domingo pasado. Ese día comimos juntos en la casa del patrón (Ferrari), que nos invitó a un asado, y después a la tarde estuvimos todos en la pileta. El lunes otra vez nos vimos, y así también el martes, miércoles y hasta el jueves compartimos con ella", contó Lucía Martins Da Rocha, hermana de la víctima, lamentando que "sólo ayer (viernes) no la pude ver con vida". 

Lucía es quien, buscando a su hermana ante la sospecha de que pudo haberle pasado algo debido a que no se había reportado desde las últimas horas del jueves hasta la tarde del viernes, ingresó a la casa de Ferrari y descubrió el horror. Sobre eso, y las horas previas, explicó en diálogo exclusivo con El Territorio que "mi hermana todas las tardes se juntaba a tomar tereré con una vecina, pareja del dueño de la casa que estaba alquilando. Como no llegaba, a eso de las 3 (de ayer) le mandó un mensaje (por WhatsApp) que se marcó como entregado pero mi hermana nunca leyó. Pocos después y ante la falta de respuestas se preocupó y fue hasta la casa de ella pero no la encontró. Me avisó, le pedí que buscara un poco en los alrededores pero no había señas; también se fijó en la pileta (ya en la propiedad de Ferrari) porque mi hermana no sabía nadar, pensé que por ahí se había caído, pero tampoco estaba. Ni el garaje de la casa del patrón, donde estaba el auto de él". 

En ese contexto de búsqueda la vecina notó que la puerta de la casa de Ferrari estaba entreabierta pero -dijo- no se animó a entrar. "Me mandó otro mensaje contando que miró por todos lados pero no estaban ni Daniel ni Regina. En cinco minutos estuve allá. Primero fui a la casa de mi hermana, encontré su teléfono celular sobre la mesa, como sabía la contraseña pude mirar, no tenía nada anormal. Dejé el teléfono y fui corriendo a la casa de Ferrari, porque está cerquita una de otra. Empecé a golpear las ventanas, les llamaba por sus nombres y nadie contestaba, entonces decidí acceder por la puerta que estaba entreabierta. Cuando la empujé estaba el cuerpo del hombre en el piso. Ya muy asustada vi que la ventana del baño que iba a la pieza principal estaba abierta, y por ahí me metí. Me fijé en las piezas pero mi hermana no estaba, me quedaba una puerta que es la del baño en la cocina, estaba cerrada, y cuando la abrí me topé con ella tirada, ya muerta desde hacía varias horas", lamentó Lucía, acongojada, sin poder borrar de su cabeza el momento del hallazgo de ambos cuerpos masacrados. 

Las víctimas: Daniel Ferrari y Regina Martins Da Rocha.

 

Sobre el estado del interior de la casa, recordó que "estaba todo abajo, revolvieron armarios, muebles, hasta los roperos de las piezas, todas las cosas estaban en el piso. No sé si para simular un robo o si de verdad robaron, pero el desorden era absoluto", aunque admitió desconocer si Ferrari tenía dinero en la propiedad. Finalmente junto a la vecina alertaron a la Policía, que en pocos minutos rodearon la escena. 

Lucía busca respuestas, pide justicia y el rápido esclarecimiento. "Quiero saber quién fue el que mató a mi hermana y por qué la mataron", reclamó con la voz quebrada, y exigió a las autoridades "que esta vez haya justicia".

 

El periplo judicial de Regina

En esa línea Lucía expuso una situación que tuvo que atravesar su hermana tiempo atrás y lamentó que "por falta de justicia en Aristóbulo (Del Valle) desde hace un año Regina estaba fuera de su propia casa", y amplió: "La echaron como un perro". Fue -según dijo- a instancias de una decisión judicial consecuente con una denuncia por violencia de género y pedido de restricción de acercamiento hacia su ex pareja (Arnaldo G.) que desde entonces continúa viviendo en la propiedad de la que ella sería titular.

De acuerdo a lo que contó, por diversos episodios de violencia física y verbal Regina había tomado la decisión de denunciar a su ex pareja, hace poco más de un año. "Él hombre empezó a ser agresivo, celoso, le ocupaba todo el tiempo, la maltrataba demasiado, no la dejaba salir ni a mi casa para tomar mate. Se pasaba perturbando la vida de ella, hasta le quiso pegar con un garrote y mi hermana se tuvo que escapar por la ventana, sino la mataba", rememoró.

Lucía, junto a su hermana Regina, hace algunos meses. Foto: Facebook.

 

"Ella fue a la policía, denunció eso y pidió una restricción de acercamiento, porque estaba siendo agredida, era mucha la violencia que sufría, y eso pasó, excluyeron al agresor de la casa pero poco después los hijos de este señor acusaron a mi hermana que no lo cuidaba, que no lo atendía, poniéndolo en posición de víctima y diciendo que es enfermo, y la jueza ordenó que le saquen a mi hermana de su propia casa. Por eso tuvo que alquilar, pero vivía con miedo y angustiada porque acudió a la justicia y terminó perjudicada".

En ese contexto aparece en escena un hijo del hombre que, de acuerdo a las denuncias que aseguran haber hecho, habría protagonizado episodios de intimidación y hostigamiento. "Mi hermana no tuvo más remedio que denunciarlo, yo igual, ambas pedimos una restricción de acercamiento pero jamás fuimos notificados de nada, quedó todo así. Lamentablemente nunca hubo justicia para mi hermana en aquella causa, tampoco la protegieron cuando pidió ayuda, por eso espero que ahora sí haya justicia para ella".

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias