domingo 14 de abril de 2024
Muy nuboso 24.7ºc | Posadas

Desaparecieron el pasado domingo en Pinamar

El hallazgo del kayak y posibles paraderos de los misioneros perdidos

Los misioneros Gabriel Raimann (38) y Ramón Román (56) son intensamente buscados luego de ingresar al mar en la embarcación para pescar en la costa atlántica y no volver a la orilla

domingo 21 de enero de 2024 | 6:03hs.
El hallazgo del kayak y posibles paraderos de los misioneros perdidos
En horas del mediodía de ayer encontraron partes del kayak buscado.
En horas del mediodía de ayer encontraron partes del kayak buscado.

A una semana de la intensa búsqueda de los misioneros Gabriel Raimann (38) y Ramón Román (56), quienes se adentraron al mar en kayak para pescar en la bajada náutica de Valeria del Mar de Pinamar,  arrojó la primera certeza ayer luego de confirmarse el hallazgo de la embarcación utilizada por los desaparecidos. Sin embargo no hay noticias de su paradero y aún continúan buscando a los pescadores.

En la búsqueda, que comenzó el lunes y que ya suma seis días de pesquisa, intervienen efectivos de Prefectura Naval Argentina, Guardavidas, la Armada Argentina y la policía bonaerense con drones, lanchas y helicópteros.

A raíz de distintos rastrillajes realizados por mar, tierra y aire, distintas pistas surgieron con el correr de las horas, tanto elementos encontrados como rutas alternativas. Pero sin dudas la principal  pista de dónde están es el descubrimiento de la embarcación de los amigos.

Primera pista

Desde un primer momento las fuerzas de seguridad trabajaron en conjunto y abarcaron gran parte de la costa realizando recorridas en motos de agua y buques guardacostas, pero en las exploraciones no lograron encontrar nada.

Fue entonces que las primeras pruebas se consignaron  al día siguiente, cuando los grupos de investigadores ampliaron la búsqueda por aire, utilizando un helicóptero, una aeronave B-200 y hasta drones.

Es así que en uno de los rastrillajes lograron encontrar varios objetos, como un gorro, un porta carnada y restos que serían de un gomón. No obstante, al momento de ser exhibidos a los familiares, ninguno reconoció los elementos como pertenencias del dúo.

En paralelo a estas recorridas, los familiares de Ramón contrataron por sus propios medios una avioneta para que recorriera la costa durante cuatro horas. La aeronave salió cerca de las 9 y uno de los hermanos de José, Pablo, se subió junto al piloto para cubrir zonas alejadas de la costa.

A esta búsqueda se sumó un vecino de Pinamar que cuenta con una avioneta y se ofreció a hacer otro vuelo. En los dos casos, los pilotos privados salieron a recorrer la costa sin saber bien las coordenadas y luego de algunas horas volvieron sin ningún rastro de los misioneros.

Una ruta diferente

Hasta ese momento todos los recorridos en avión, buques y vehículos eran destinados a cubrir desde el punto de la desaparición hacia al sur, ya que un rescatista mencionó que “hubo en dos días cuatro cambios de viento muy fuertes. Los indicios marcarían que estarían hacia el sur, en lo que sería el partido de La Costa”.

Sin embargo, desde las familias de los pescadores se planteó una alternativa de ruta en la que apuntaría a que la corriente podría haber llevado a los amigos hacia el norte de Pinamar, cerca de Uruguay. Pablo, uno de los hijos de Ramón, contó que esta alternativa fue mencionada por conocidos pesqueros, quienes dieron la pista de que su papá y su amigo podrían estar cerca de Punta del Este.

Esto se reforzó horas más tarde, cuando se presentó un hombre en el puesto de Prefectura y entregó un objeto, similar a un respaldo de un kayak, que expresó haber encontrado a la altura del balneario Marbella. No obstante,  con el correr de las horas se descartó que esto sea alguna parte de la embarcación.

Primeros restos

Ya el miércoles, durante otra recorrida que realizaron de forma particular en helicóptero y avión, los hijos de Román divisaron en la zona de la Bahía Samborombón -al norte de Pinamar-, algo de color naranja. El color coincide con la pintura del kayak que le pertenece a Román, pero en esa oportunidad no pudieron confirmar que ese objeto pertenezca a alguna parte de mencionada embarcación, ya que lo vieron desde lejos.

“Hay muchas pistas pero, como nos dijo el personal de la Prefectura, ninguna es certera”, lamentó en diálogo con El Territorio Sara Raimann, hermana de Gabriel, que llegó el miércoles a la localidad balnearia para ser parte del operativo.

Una de las últimas novedades, que generó esperanzas, es que la familia recibió una fotografía -tomada desde el aire por un aviador- en la cual se puede observar un kayak que tendría las mismas características del bote en el se trasladaban los amigos, que se hallaba en inmediaciones al objeto naranja que mencionaron ver un día antes. Esta vez, los familiares indicaron que estaban casi completamente seguros de que era la embarcación en la que salieron a navegar Ramón y Gabriel.

El kayak fue avistado a 50 kilómetros de la costa de San Bernardo. Las proyecciones hechas por los miembros de la Prefectura, a partir de los vientos y el movimiento de las mareas, apuntaban que el kayak podía estar en esa zona, que es hacia dónde dirigieron la búsqueda desde el jueves, con la esperanza de encontrarlos.

Finalmente, en horas del mediodía de ayer desde las fuerzas de seguridad mencionaron que en Villa Gesell encontraron un flotador de color amarillo con caño azul, elemento que los hijos de Ramón reconocieron como parte de la embarcación que es buscada hace días.

 Esto sería la primera prueba que confirman con completa certeza. Pero esto no fue todo, ya que en cuestión de pocas horas y a pocos kilómetros del flotador, lograron  ubicar el bote de los pescadores. Sin embargo, los desaparecidos no estaban a bordo. 

Posible paradero

Desde Prefectura y la Policía de Valeria del Mar señalaron que era factible que los desaparecidos estén cerca de Punta Rasa, Bahía de Samborombón. “El rastrillaje va a continuar en aquella área. Se lleva a cabo tanto por mar como por aire y tierra”, precisaron. Descartaron, además, que pudieran aparecer cerca de Uruguay o que hubieran llegado a tierra firme y que no pudieran ponerse en contacto con sus seres queridos por no contar con los medios necesarios.

Respecto a por qué no pudieron ser hallados todavía, las fuentes alegaron: “El mar es un cuerpo muy grande. Solo se puede cubrir una parte con los medios que tenemos. Y este kayak es una aguja en un pajar. También hay que entender que todos los vehículos que ponemos a disposición puedan llegar solo hasta ciertos puntos”.

Luego, sobre la posibilidad de supervivencia de Ramón y Raimann, estimaron que “la experiencia marítima dicta que, si no están atados al kayak y flotando, las chances se reducen considerablemente”.


Amistad enlazada en el origen

Los amigos que en los últimos días son intensamente buscados, se habían conocido hace poco tiempo. Pero el oficio, el origen y la actividad recreativa de la pesca logró unirlos muy rápido y formar una gran amistad.

Una de las razones que afianzó la amistad fue que Ramón Román (56) reside hace 26 años en Pinamar pero es oriundo de la localidad misionera de Colonia Mado, mientras que Gabriel Raimann (38) nació en Campo Grande. Los dos misioneros se conocieron en una obra en la que Raimann trabaja como albañil y en la cual Román es el encargado.   

“En muy poco tiempo Gabriel se hizo un compañero de confianza de mi papá. Él es de Misiones y vino a trabajar a Pinamar. Es muy bueno y amable. Y mi viejo le estaba dando una mano”, contó Lucas, hijo de Román.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias