viernes 12 de abril de 2024
Muy nuboso 22.7ºc | Posadas

Datos de la autopsia confirmarían muerte violenta y abuso

Sospechoso de matar a Milagros ya había cumplido una condena por violación

Daniel Alberto N. cumplió una condena por abuso sexual impuesta en San Isidro, Buenos Aires. Luego se mudó a Misiones y trató de ejercer como pastor. El perfil del acusado

domingo 14 de enero de 2024 | 6:07hs.
Sospechoso de matar a Milagros ya había cumplido una condena por violación
El sospechoso de 62 años fue detenido en la tarde del viernes.
El sospechoso de 62 años fue detenido en la tarde del viernes.

El universo de la literatura infantil está plagado de cuentos con personajes malvados, brujas y bestias que persiguen y lastiman niños. Desde los hermanos Grimm hasta la mitología local, a los chicos siempre les contaron historias de miedo para que estén alertas, en realidad, al verdadero monstruo: el ser humano.

La tragedia de Milagros Ayelén Prestes (10), hallada muerta en la zona rural de Colonia Aurora, ratifica toda la perversidad que es capaz de desplegar una persona en perjuicio de un ser inocente e indefenso.

El informe preliminar de la autopsia practicada ayer en la morgue judicial de Posadas confirmaría la muerte violenta por ahorcamiento y abuso sexual.

Por ello, no hay delito más grave que el que ahora pesa sobre Daniel Alberto N. (62), quien el viernes fue detenido bajo sospechas de haber abusado sexualmente y asesinado a la chiquita que un día antes salió de su casa hacia un almacén para comprar un analgésico para su mamá.

Lo incriminan vecinos de la zona que declararon que el jueves a primera hora lo vieron con ropa limpia, aunque más tarde observaron que pasó embarrado y lo notaron nervioso.

Pero esto no es todo, ya que los investigadores policiales constaron que el citado posee un pesado antecedente: entre 2009 y 2017 cumplió una condena por violación a una menor. La pena fue impuesta por la Justicia Penal de San Isidro, provincia de Buenos Aires, donde residía.

En la cárcel se habría integrado a los presos del culto evangélico, los cuales suelen estar apartados de la población común, lo que implica un refugio para imputados por abuso sexual, la escala más baja y repudiable en el escalafón tumbero. 

Monstruo en la colonia

Tal como publicó El Territorio en su edición de la víspera, el acusado llegó a Colonia Aurora hace alrededor de tres años y se instaló con una mujer a la que conoció por Facebook.

A más de mil kilómetros del lugar donde violó a una criatura, Daniel Alberto N. inició una nueva vida sin que nadie conozca su pasado. Ahora, al menos por los primeros indicios del caso, los vecinos lo califican como un monstruo.

El horrendo homicidio de Milagros se registró en paraje Kilómetro 20, situado a esa altura de la ruta provincial terrada 222 y a 30 kilómetros del casco urbano de la localidad de Colonia Alberdi.

Se trata de un típico poblado de la colonia misionera, con productores primarios, en su mayoría tabacaleros. Una zona productiva por excelencia, recostada sobre el río Uruguay y con gran influencia del Brasil, por eso el “portuñol” que impera en la zona.

Está la Escuela 389, almacenes de ramos generales, unos cuantos bares y varios templos e iglesias separados por pocas cuadras.

Al respecto, si bien algunos medios informaron que el sospechoso del homicidio de la niña era pastor evangélico, en diálogo con este diario una importante fuente descartó dicha versión.

“Es cierto que una época concurrió a una iglesia evangélica y después comenzó como a querer posicionarse como pastor y llegó a pasar al frente con la intención de predicar, pero no era pastor”, subrayó.

Es más, mencionó que “dejó de asistir al culto cuando los responsables del templo le pidieron sus datos y el registro de antecedentes policiales, lo que es un requisito interno. Le pidieron eso y no fue más”.

Asimismo, comentó que los vecinos no lo veían con buenos ojos y lo calificaron como soberbio. “Como que quería llevarse el mundo por delante”, graficó.

El peor final

Un indicio que desde un primer momento llamó la atención de los pesquisas y apuró el pedido de antecedentes penales del sospechoso, fue una serie de cicatrices que posee en los antebrazos, marcas que los reclusos suelen autoinfligirse a manera de reclamo.

Tras los testimonios que lo pusieron en la mira de los investigadores, el mismo viernes el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá ordenó el allanamiento del domicilio donde residía y procedieron al secuestro de prendas de vestir, calzados y un teléfono celular.

Los primeros elementos serán analizados en busca de rastros genéticos de la criatura, mientras que el aparato también será peritado con la intención de hallar algún indicio vinculado al crimen.

En las primeras horas el caso estuvo a cargo del juez de Instrucción Dos de Oberá, Horacio Alarcón, quien hasta ayer subrogó al juez de Instrucción Uno, Pedro Piriz, el magistrado natural de la causa que a partir de la víspera comanda el expediente.

Según averiguó este medio, el informe preliminar de autopsia confirmaría que la niña fue estrangulada y sometida sexualmente.

De todas formas, hasta el cierre de esta edición el cuerpo continuaba en la morgue judicial de Posadas para estudios complementarios, como la búsqueda de rastros genéticos que podrían ser claves para identificar al autor del hecho.

Luego de dicho procedimiento el cadáver sería remitido a la familia para el velatorio e inhumación.

En tanto, se estima que recién a mediados de la semana el sospechoso sería conducido al juzgado para trámites de rigor.

Los últimos pasos de Milagros

Según se reconstruyó hasta el momento, la nena salió de su casa a pie el jueves a las 8 con destino a un almacén situado a unos 800 metros de su casa, recorrido que en época de clases hacía para asistir a la Escuela 389. Transcurrido poco más de una hora y al ver que no volvía, su mamá salió a buscarla.

Testimonios de vecinos dieron cuenta que la vieron caminando de regreso a su domicilio, por lo que habría sido interceptada a la vuelta de hacer su compra.

La familia es de condición muy humilde y poseen un celular casi obsoleto, por lo que recién pasado el mediodía un vecino alertó a la comisaría de Colonia Aurora, distante a 30 kilómetros.

Los primeros uniformados arribaron al lugar, charlaron con la familia y vecinos y a las 14.30 se inició la búsqueda, aunque entrada la tarde el resultado había sido infructuoso.

Por eso el viernes, apenas amaneció, retomaron el rastrillaje. Unos cien efectivos trabajaron en la búsqueda bajo la supervisión del comisario mayor Hugo Omar González, jefe de la Unidad Regional XI de Aristóbulo del Valle.

Eran las 6.20 cuando hallaron el cadáver, tendido en una plantación de maíz, a unos 50 metros de la ruta provincial 222. De la escena del crimen hasta la casa de la nena hay escasos 400 metros.

Se presume que Milagros fue abordada por la ruta cuando volvía del almacén y por la fuerza la llevaron hacia el maizal donde fue abusada y asesinada.

En el lugar trabajaron peritos de la Dirección General de Criminalística de la Policía de Misiones, quienes recolectaron datos y muestras que podrían ser importantes para la investigación.


Piden pena ejemplar para  el culpable

Como es de práctica en este tipo de hechos, tras el hallazgo del cadáver de la pequeña Milagros Prestes su mamá y el padrastro fueron trasladados a la comisaría de Colonia Aurora para recepcionar sus testimonios. La madre es Dahiana Prestes (26) y su concubino Eliseo Fagundez (30).

Una de las primeras cuestiones que se determinó fue que en la franja horaria en que desapareció la nena su padrastro se estaba trabajando en una chacra de la zona, por lo que quedó descartado como sospechoso.

La mamá, en tanto, confirmó que el jueves temprano su hija se dirigió a pie hasta un almacén del poblado para comprarle un analgésico para el dolor de muela, lo que la tuvo a maltraer la noche anterior. Milagros era la mayor de cinco hermanitos.

También se hizo presente Fabián De Lima, el papá biológico de la criatura, quien reside en El Soberbio y ya el jueves por la tarde llegó para colaborar con la búsqueda. 

La familia de la víctima es de condición humilde y ofician de cuidadores de una chacra. Es gente apreciada en la zona y la tragedia golpeó fuerte.

“Acá nos conocemos todos y uno nunca se imagina que puede pasar un caso así, que uno ve por la televisión que sucede en las grandes ciudades. En qué cabeza cabe hacer eso a una inocente. Ni los animales hacen eso. Tiene que haber una pena ejemplar para el culpable. Es aberrante”, comentó Carlos Suarez, colono del Kilómetro 20, conmovido por el hecho.


En cifras

400

Milagros Prestes (10) fue hallada sin vida y tendida en una plantación de maíz en la mañana del viernes a 400 metros de su domicilio de Colonia Aurora.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias