La niña ya volvió a su casa

“Decían que había fallecido, pero queríamos recuperarla”

Emanuel Spieker es uno de los héroes que salvó a una nena de dos años, quien había caído a un arroyo en Comandante Andresito y estaba sin signos vitales. “Pensé en mi hijo”, dijo
viernes 29 de diciembre de 2023 | 6:08hs.
“Decían que había fallecido, pero queríamos recuperarla”
“Decían que había fallecido, pero queríamos recuperarla”

El miércoles por la tarde una niña de dos años fue rescatada sin signos vitales de las aguas del arroyo El Doce, en Comandante Andresito. Luego de sacar a Joselyn del agua y realizar maniobras de reanimación camino al hospital, el oficial ayudante Emanuel Spieker y los agentes Víctor Marcelo Alcántara y Jonathan Alejandro Bogado lograron salvar su vida.

“Salimos un poco del protocolo porque queríamos recuperar a Joselyn a toda costa, sin importar que decían que ya había fallecido”, expresó el oficial ayudante Emanuel Spieker, en conversación con Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7.

A su vez, precisó que habían tomado conocimiento del hecho alrededor de las 17, vía telefónica. “Habremos tardado seis minutos hasta llegar a la orilla del arroyito, que es un poco feo porque tiene piedras. Hasta salir y llegar al hospital transcurrieron unos diez minutos. Entre que entré al agua, la tomé en brazos y la intenté reanimar en el lugar, habrán pasado unos catorce minutos”, estimó.

El efectivo destacó que fueron claves sus capacitaciones.

“Cuando llegamos un señor la saca del agua y me la da en brazos. Ella tenía sus párpados, su boca morada. Se hizo una revisión a primera vista y vimos que no tenía signos vitales, entonces la reanimamos para trasladarla”, recapituló.

Respecto al rescate, explicó que tanto las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y las maniobras de Heimlich son parte de la preparación académica de la Policía de Misiones.

“El RCP es presionando sobre el tórax y dando oxígeno a través de la boca. Son 30 masajes cardíacos por serie. Intercalamos con la maniobra de ponerla boca abajo y palmear su espalda para que escupa el agua, pero no tengo noción de cuánto tiempo lo hice”, indicó.

“En el momento sólo quería que Joselyn vuelva y recupere sus signos vitales. Es la primera vez que me toca estar en una situación así”, manifestó el héroe.

Luego del susto y del milagroso rescate, la familia de la niña se presentó en el hospital y habló con los policías que salvaron la vida su hija.

“La mamá comentó que su domicilio está en cercanías al arroyo El Doce y que estaban en el patio con otras personas, hasta que en un momento Joselyn se les perdió de vista. Llegaron a la suposición de que había caído al agua y nos dieron aviso. Después, otra nena más grande dijo que vio cuando ella cayó al arroyo y fue arrastrada aguas abajo”, contó Spieker sobre la conversación.

“El arroyo no tiene mucho caudal. Debe tener medio metro, pero tiene mucha corriente. La gente suele bañarse allí, pero en este caso fue un descuido”, analizó sobre el hecho. “Con la adrenalina del momento sólo quería que la nena vuelva en sí. Cuando pasó todo y vi que lloraba, llegó el momento de emoción y pensé mucho en mi hijo, que tiene 6 años”, ahondó.

Además, señaló que el jefe de la Comisaría se dirigió a la casa de Joselyn ayer por la mañana y notó que la niña estaba bien y presentaba otro semblante.


Parto en la comisaría

El rescate del que participó Spieker no fue la única intervención heroica de un efectivo de la Policía de Misiones de esta semana. En Dos Hermanas una cabo de la fuerza provincial asistió a una mujer embarazada que terminó dando a luz en la propia comisaría.

La madre, de 39 años, contó que estaba cursando el noveno mes de embarazo y que ya estaba por nacer su bebé. En razón de que el hospital zonal se halla a varios kilómetros, la cabo Tatiana De Camargo le dio la tranquilidad y contención necesaria, a la vez que llamó a una ambulancia.

En ese momento, la mujer policía notó que la gestante ya estaba dando a luz, así que con profesionalismo la asistió en el proceso, recibiendo en sus propias manos a la bebé que nació sin ninguna complicación.

“Fueron muchas las experiencias por las que pasé en estos años de servicio, pero nunca me tocó vivir algo así. Lo más emocionante fue el momento en el que escuché llorar a la pequeña, ahí es cuando supe que hice bien mi trabajo”, expresó De Camargo, que hace siete años está en la fuerza.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?