viernes 12 de abril de 2024
Muy nuboso 19.7ºc | Posadas

Estarán detenidos hasta que el caso se eleve a juicio

Confirman prórroga de preventiva a acusados de querer matar a un juez

La Cámara de Apelaciones de Misiones confirmó lo dispuesto por el Juzgado de Instrucción Uno. Entre los implicados están el Negro Rojas y sus cómplices posadeños

martes 26 de diciembre de 2023 | 6:03hs.
Confirman prórroga de preventiva a acusados de querer matar a un juez
En el lugar se halló equipamiento táctico y armas. Foto: archivo el territorio
En el lugar se halló equipamiento táctico y armas. Foto: archivo el territorio

La Cámara de Apelaciones de Misiones confirmó la prórroga de prisión preventiva de los detenidos que conforman la presunta organización que respondía a Néstor Fabián “El Negro” Rojas en Posadas. Se trata de cuatro hombres sospechados - entre otros delitos- de elaborar un plan para asesinar al juez Fernando Verón.

Tal y como informó El Territorio oportunamente, la misma había sido impuesta en junio de este año por las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas, a cargo del juez Marcelo Cardozo.

Los implicados por este caso son Luis Baden (36), Andy León Torres y los hermanos -cuñados de Baden- Diego Armando y Alejandro Da Luz (27), este último integrante del Ejército Argentino al momento de ser detenido en mayo del 2020. Por el hecho también está detenida con domiciliaria Vanesa Da Luz.

Todos están imputados por los delitos de acopio de armas de fuego, asociación ilícita y tentativa de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas. A diferencia de la mujer, llevaban detenidos más de tres años, luego de que en 2022 se decidiera una prórroga por un año.

Rojas organizó el magnicidio.

La extensión  que fue apelada estableció entonces que seguirán detenidos por “el plazo en que la Instrucción Formal sea cumplida”, según las documentaciones a las que tuvo acceso El Territorio. Es decir, hasta que la causa sea elevada a juicio. Esto choca con lo establecido en la Ley nacional 24.390, que establece un plazo máximo de dos años de prisión preventiva y un tercero por excepción.

En las resoluciones, el juez Marcelo Cardozo admitió que la preventiva se “halla altamente vencida”, pero también reafirma  que “estamos ante un caso grave y de suma seriedad”. Menciona que los hechos por los que se los acusa contemplan una pena mínima de ocho años en caso de ser considerados culpables, por lo que existe riesgo de fuga y/o entorpecimiento del proceso en caso de que sean liberados.

Sin embargo, el principal argumento refiere al intento de magnicidio y la posibilidad que en libertad puedan concretar ese plan. “La cuestión que se suscita no radica en que la vida de un juez doctor Fernando Luis Verón es más importante que la vida de cualquier ser humano (que es el don más preciado), sino que atentan contra investidura, como una demostración de poder que quieren reflejar este tipo de bandas peligrosas, cuyo fin último es infundir terror en todos los magistrados, fiscales, funcionarios y hasta ministros del ente autárquico del Poder Judicial, intentando imponerse como fuerza superior dejando de rodillas a los integrantes de ese órgano jurisdiccional, y asegurarse total impunidad ante actos delictivos futuros y la manera más efectiva es a través del temor, amedrentamiento de quienes tendrían la labor de juzgar sus actos delictivo, quienes justamente debe regular la paz social, desbaratando actos de delincuencia y que sus autores sean castigados. Entonces estamos ante un caso grave y de suma seriedad”.

Quienes ahora confirmaron estos argumentos fueron los jueces de la Sala Uno de Apelaciones, con voto del juez José Alberto López y la adhesión de Marisa Dilaccio. Se tuvo en cuenta para ella tres ejes centrales: la complejidad de la causa, la cantidad de recursos interpuestos por las diferentes defensas a lo largo del proceso - incluso ante el Superior Tribunal de Justicia - y que está bien fundamentada la necesidad de que los encartados sigan en prisión debido a su comprobada peligrosidad.

“En Misiones no tenemos una ley que establezca plazo de prisión preventiva porque la Ley Nacional no es aplicable por ser ley procesal que debería dictar la provincia. Siempre se hace mención a la ley nacional pero no corresponde, aunque es todo un tema a resolver”, expresó una fuente con acceso al expediente.

Al respecto, consultado oportunamente el defensor de Baden y los hermanos Da Luz expresó que se trata de “una prisión preventiva por tiempo indeterminado” considerando que es algo que no existe al señalar que “inventaron una figura jurídica”.

“Esto es como estar viviendo en un país absolutista, en una dictadura. Se han pasado todos los límites, es como que no hay una Constitución con derechos y garantías para los ciudadanos. Es un viva a la pepa, se comportan como que no hay garantías individuales”, expresó.

“El supuesto plan para atentar contra la vida del doctor Verón tenía fecha anterior al momento en el que detuvieron a los acusados. Y si tenía fecha anterior es porque al menos mis defendidos desistieron voluntariamente de ejecutarlo o de formar parte de ese plan. Y al desistir voluntariamente de un acto, no hay pena. Eso lo dice el Código Penal, el Estado no tiene alcance punitivo sobre esas conductas”, remarcó.

La investigación

La causa se inició el  26 de mayo del 2020 en un control de Gendarmería Nacional llevado adelante en el ingreso a Posadas. Baden fue detenido junto a Andy León Torres, paraguayo que entonces no tenía documentos y no supo justificar cómo había ingresado al país.

Ambos circulaban en un auto con pedido de secuestro por robo en el Sur del país, pero además en la requisa los efectivos hallaron un arma 9 milímetros. Luego se reconstruyó, dijeron investigadores del caso, que venían de llevar un cargamento de marihuana a San Javier. La carga fue despachada por el río Uruguay a Brasil.

Según detallaron fuentes de Gendarmería, Baden ya estaba en la mira de los pesquisas debido a la detención de cuatro brasileños en San José en 2018, quienes portaban armas y ropas de PFA.

Todo cerró cuando allanaron su casa, ya que allí se encontró un abrojo de los uniformes de la fuerza federal con el nombre Nebrinsky, el mismo que llevaban los extranjeros. Además de las ropas truchas -equipos tácticos- de la Policía Federal, había armas y municiones, en las que se destaca un subfusil calibre 5.66, del que Baden niega su existencia.

El inmueble estaba en una esquina de la calle Salvador Miqueri de Posadas, a dos cuadras de la ex ruta 213. Según dijeron fuentes de la investigación, cuando la casa estaba por ser allanada, efectivos de incógnito hicieron un reconocimiento previo que arrojó datos reveladores y terminó en la detención de los hermanos.

Diego y Alejandro llegaron al lugar y, presurosos, empezaron a mover elementos. Se los vio abrir el baúl de uno de los autos estacionados en frente y arrojar una llave al techo. El procedimiento, presidido por el juez Cardozo y llevado a cabo por Gendarmería Nacional, llegó pronto.


Los mensajes de Negro Rojas a Luis Baden

Según fuentes policiales y judiciales ligadas a la investigación, la apertura y el análisis de los teléfonos secuestrados no sólo reconstruyeron tramas narcos, contactos y transacciones con Rojas -que entonces estaba detenido en Ezeiza, de donde impartía órdenes -, sino que también el presunto plan para matar al magistrado.

Además apareció en escena Vanesa Da Luz (37): una vez que todo fue incorporado al expediente, se determinó su detención. Es que se pudo establecer que apenas después de que su novio y hermanos fueran detenidos se comunicó con Rojas, pidiéndole dinero.

“Filmá todo, así ya voy armando, es necesario, yo sé lo que te digo. Hacele seguimiento estos días temprano, cuando sale a trabajar. Lo mandamos a un semáforo y chau de última. Preocupate por eso porque ese nos va a traer problemas a todos. Foto, filmación y el horario que sale para el trabajo. Esa es la hora, yo traigo la gente”, le ordenaba Rojas a Baden desde la cárcel.

Él respondía que su cuñado vivía cerca y que haría ese seguimiento. El plan era sorprender a Verón en un semáforo para allí acribillarlo y para ello iba a traer “la gente” de Brasil, quienes traerían las armas y se movilizarían en motocicletas pedidas especialmente.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias