jueves 22 de febrero de 2024
Nubes 24.2ºc | Posadas

Por intentar asesinar a su hija recién nacida en septiembre del 2020

Rita fue condenada a cuatro años de prisión por intento de homicidio

La sentencia de Cervantes fue dictada por la mayoría del Tribunal Penal Dos. El fiscal Glinka pidió 7 años de prisión, mientras que la defensa solicitó la absolución

jueves 07 de diciembre de 2023 | 6:06hs.
Rita fue condenada a cuatro años de prisión por intento de homicidio
Rita Cervantes, posterior a su condena, fue trasladada a la Unidad Penal V, donde está desde el 2020. Foto: Marcelo Rodríguez
Rita Cervantes, posterior a su condena, fue trasladada a la Unidad Penal V, donde está desde el 2020. Foto: Marcelo Rodríguez

Rita Cervantes Martínez fue condenada a la pena de 4 años de prisión efectiva al ser hallada culpable de intentar matar y abandonar a su hija recién nacida al costado del arroyo Mártires el 7 de septiembre de 2020. El monto de la pena, menor mínima que prevé este delito, se impuso debido a que se tuvieron en cuenta circunstancias de atenuación.

La sentencia, dictada por el Tribunal Penal Dos de Posadas, se dio a conocer en la tarde de ayer con la disidencia del juez Carlos Giménez, quien votó por la absolución de la acusada, argumentando el beneficio de la duda.

En tanto, la mujer considerada autora de “homicidio agravado por el vínculo, en grado de tentativa” deberá cumplir menos de un año en prisión, ya que permaneció detenida desde el día del hallazgo de su bebé. Es decir, más de tres años.

El veredicto, decidido por los jueces César Yaya y Gregorio Busse, fue de público conocimiento cerca de las 14. Previamente, se dio lugar a los alegatos del fiscal Vladimir Glinka y de la defensora Luciana Sommer Aromi. Glinka solicitó 7 años de prisión por el mismo delito, mientras que la defensa pidió su absolución.

Alegatos del fiscal
Glinka, quien se presentó a la audiencia con un listón naranja que representa el rechazo a la violencia contra las mujeres, fue quien alegó en primera instancia y se extendió durante dos horas a partir de una premisa inicial: “Nadie se arrepiente de lo que no hizo ni puede negar lo que no conoce”. Sobre eso, se valió de líneas de tiempo en las que desarrolló el antes y después del hecho y también sobre los momentos que supuestamente Rita no recordaba, algo que descartó.

Rita Cervantes Martínez fue condenada a la pena de 4 años de prisión
El fiscal alegó que no fue verdad que Rita no recordaba lo que pasó ese día. Foto: Marcelo Rodríguez

En primer lugar el representante del Ministerio Público se expresó con durísimos términos en contra de “los habladores que ni siquiera son de esta provincia” que durante tres años generaron una “victimización absurda”, en referencia a profesionales de Buenos Aires convocados de la defensa que declararon en la causa. Como la psicóloga Bárbara Bernasconi y el licenciado en obstetricia Francisco Saraceno. Dijo que no conocían la causa, que ni siquiera la conocían a Rita y que la usaron para beneficio personal.

“Eso me genera que voy a tener que tratar de explicarle a Rita que ella no es la víctima, la víctima es la bebé”, amplió. Asimismo fue contundente al desarrollar que Rita no sufrió una psicosis puerperal y desarrolló la hipótesis de que el hecho ocurrió en su casa.

Procedió luego a desandar la lista de los delitos de los que se la acusaban, considerando que el hurto del documento de su amiga y la alteración de la identidad de un menor de 10 años no conformaban un concurso ideal. A grandes rasgos, argumentó que eso formaba parte de un plan mayor: “Se anotó con otra identidad porque sabía que ese bebé no iba a volver. El objetivo era atentar contra la vida”.

Sobre la psicosis puerperal, desacreditó - otra vez en duros términos - los informes de las peritos de parte que dieron ese diagnóstico. Señaló que ni una había visto a la acusada e incluso dijo que “había que tirar a la basura” esos documentos. En ese sentido, se apoyó en los informes de los profesionales del Poder Judicial, citando jurisprudencia del STJ al decir que son las pericias más objetivas y por lo tanto tiene un mayor valor.

“Se cabalga sobre la psicosis puerperal porque la imputada no confiesa el delito. Está imputada de un delito gravísimo y como dice que no se acuerda, lo que es lógico, entonces es una psicosis puerperal. Eso es un sesgo, es volver a tratar cualquier cosa con cualquier ideología. ¿Cuándo un imputado vino y confesó? Ella dice que no se acuerda de nada porque es la estrategia que mejor le conviene, porque mentalmente no tiene nada”, puntualizó.

Glinka desarrolló una cronología que inició cuando robó el DNI de su amiga el 7 de junio hasta cuando salió de su casa para ir a tener a la bebé el 5 de septiembre. En el medio se hizo dos ecografías, una de ellas fue con un médico del sector privado, consulta que consideró fue un intento de abortar, pero que no se concretó porque estaba muy avanzado ese embarazo.

En el medio deslizó sus sospechas de que parte de su familia - al menos su madre y una amiga- sabían de la existencia de esa gestación y que incluso cuando Rita estaba desaparecida “buscaron en lugares clandestinos” y “hasta en un basurero”. Luego señaló más firmemente que congeniaron para ocultar el intento de crimen y proteger a la acusada, incluso durante sus declaraciones en el juicio, describiendo que hablaban entre ellos por celular tras declarar.

Puntualizó sobre lo ocurrido entre el alta de la imputada, ocurrida a las 12.30, y las 19 del 7 de septiembre. Volvió a mostrar un video registrado a las 14.57 en cercanías a la escena del lugar donde se arrojó a la niña al decir que “tenemos certezas de que es definitivamente, y lo dijo Sacha, que Rita aparece filmada”. El tiempo de estadía, desarrolló después, fue de 18 minutos.

En esta nueva línea del tiempo detalló que empezó a llover a las 15.45 y 16.30 empezó la tormenta. A las 17.30 pasó quien salvó a la niña, Penayo y a las 17.32 volvió para rescatarla. El fiscal dijo que el lugar que marcó el héroe de la historia como el sitio donde encontró a la beba es “exactamente el mismo lugar donde vimos a esas mujeres”.

Explicó en base a sus conclusiones que la beba estaba bien abrigada pero que la hipotermia que tenía al momento que se le revisó se debió a que se largó la lluvia y estuvo dos horas mojada sin que nadie la viera. Por eso considera que nadie pudo haberla dejado ahí más que esas dos personas registradas en el video.

Rita, siempre según esta línea temporal planteada por la fiscalía, llegó a las 15.30 a su domicilio, cuando la bebé ya estaba en la orilla del Mártires. Entonces volvió a remarcar sobre el rol de la familia “que tuvo contradicciones en todo lo que declararon. Quedó en evidencia que ellos hicieron un acuerdo para algo. ¿Para qué hicieron ese acuerdo? Nunca lo vamos a saber”.

“Hasta que llegó la Policía tuvieron dos horas para hablar de lo que querían, para planificar lo que se le canta, para cambiarse la ropa que se quiere cambiar”, remarcó.

“Pero lo que nos convoca acá es lo que pasó desde las 12.31 a las 14.56. Acá tenemos una oportunidad precisa. Rita salió del hospital, fue a la casa y lesionó de gravedad al bebé en la casa”, detalló, señalando que “necesariamente después del acto equivocado comienza toda una etapa de encubrir”. En ese punto -en una relación que pareció forzada e innecesaria- lo comparó con Martín Monzón, quien mató a Horacelia y después, en esa etapa de encubrir, la desmembró y repartió por la ciudad.

En ese momento, según el fiscal, llamó a la persona que se ve la acompañaba en el video. Sin embargo no pudo determinar de quién se trataba. “Quiero creer que le dijo a esta persona ‘tuve un aborto, está muerto y lo tengo que desechar’”. Entonces mostró las prendas de la bebé, remarcando que la puñalada fue con la ropa (por las manchas de sangre) y que luego fue tapada con un polar y cerrada con la bolsa, que además fue atada. Eso demostró, para Glinka, la planificación.

Con todo esto consideró que “Rita actuó en consecuencia de sus propias decisiones. Ella decidió en su momento no contar el embarazo y como no contó el embarazo fue avanzando. Y en un momento tiene que empezar a resolver. Y no se resuelve y no resuelve y no resolvió. Hasta que tuvo el problema enfrente”.

Glinka expresó que fue la causa más difícil de su carrera y por eso al solicitar la pena (siete años) se inclinó un monto menor a la mínima que establece el intento de homicidio agravado por el vínculo, figura que para él era innegociable. Tuvo en cuenta, dijo, el genuino dolor y arrepentimiento que vio en la víctima durante las audiencias, el contexto de pandemia donde ocurrió todo y el castigo que sufrió en la cárcel por otras reclusas.

No hay pruebas
Luego fue el turno de presentar su alegato para Sommer Aromi, quien en sus argumentos planteó, al igual que en su alegato de apertura, que no hay ninguna prueba que pueda determinar que la que cometió el intento de homicidio y posterior abandono sea Rita.

Rita Cervantes Martínez fue condenada a la pena de 4 años de prisión
La defensa argumentó que no hay pruebas que vinculen a Rita con el delito. Foto: Marcelo Rodríguez

“No existen pruebas materiales contra Rita. No hay sangre de Rita en la bebé ni de la bebé en Rita”, comenzó explicando la abogada, agregando que tampoco existieron huellas de la acusada en la hoja de cuchillo que se utilizó para atacar en cinco oportunidades a la bebé, ni hay testigos o imágenes en que se la pueda observar con la pequeña en cercanías al arroyo.

A su vez, hizo hincapié en el video de las cámaras de seguridad que el fiscal mostró en reiteradas ocasiones a los testigos que se presentaron, para saber si reconocían a la acusada o a algún familiar. Al respecto, mencionó que “no podemos decir que el video mostrado es prueba de algo”.

Esto último considerando que la expareja de la mujer, Eduardo Panchuk, no aseguró haber visto a Rita en el video, sino que era una posibilidad. “Claramente ninguna de las dos mujeres caminando es Rita. Por eso nadie la reconoció”, indicó la defensora.

Asimismo, explicó que otra de las cuestiones que descartarían que la imputada no es ninguna de las mujeres que se ven en el video, es que una mujer que recién tuvo un bebé y tiene realizada una episiotomía no podría caminar tan rápido como las de las imágenes.

“Nos defendemos de hipótesis”
Además, la defensa apuntó que lo que planteó la fiscalía surgió sólo de él, ya que “ni siquiera nos ha dado la precisión de dónde Rita cometió las lesiones”. En tanto, manifestó que el fiscal “tiró la hipótesis de que podría haber sido en su casa porque no había sangre”, añadiendo que “¿es válido que vengamos como defensa a defendernos de hipótesis? No es coherente”.

Luego, refutó sobre el posible plan de abandono que expuso Glinka previamente. En referencia al plan, Sommer apuntó que si el delito ocurrió siendo organizado “¿por qué Rita no eliminó el arma del cuerpo del bebé?”.

Otra de las aristas con la cual la abogada contradijo lo dicho anteriormente por el representante de la fiscalía, es que si la mujer actuó estando en sus facultades mentales, no la dejaría en un lugar donde la conocían, cerca de su casa o donde la podían encontrar.

Lo último lo justificó explicando que al ver el video de la cámara de seguridad “pasaron 25 personas caminando y ninguna ve o escucha a la bebé”.

Por otro lado, remarcó que hubo otras inconsistencias -tales como los celulares que usaron y el orden de llegada de los familiares al departamento-, que evidencian que no hubo una organización para cometer el delito. “Si hubo dolo, ¿por qué hay esas inconsistencias?”, alegó. “No es una banda de criminales, hablamos de una familia”, refirió.

Disociación y negación

“El mecanismo de disociación y negación fue necesario para que ella pueda continuar con su vida”, explicó, haciendo referencia al abuso sexual que padeció cuando era menor.

Profundizando más en la disociación mental, la defensora expresó: “El 2 de agosto le dicen que está embarazada y que ya estaba de ocho meses. Esto generó en la cabeza de Rita no poder creerlo. Esto inició el estado de disociación”.

Respecto de por qué no contó de su embarazo, Sommer indicó que fue porque “no podía contarse a sí misma. No podía darle entidad de embarazo a esto porque no encontraba los signos en ella de lo que un embarazo tiene que tener”. Luego de los argumentos planteados, Sommer solicitó que la imputada sea absuelta, expresando que “Rita está privada de su libertad y de su vida hace 3 años. Tiene suficiente. Y sus hijos, que la necesitan, también tuvieron suficiente. Esto la va a acompañar hasta su último suspiro”.

En cifras

3 Es el total de años que Rita Cervantes Martínez llevaba detenida, previo al juicio que comenzó el pasado lunes 27 de noviembre.

“No estamos conformes, vamos a instancia recursiva”

Rita Cervantes Martínez fue condenada a la pena de 4 años de prisión
Familiares de la condenada se unieron en un abrazo tras la sentencia. Foto: Marcelo Rodríguez

Posterior a la sentencia, la abogada Luciana Sommer Aromi expresó ante este matutino su disconformidad con el veredicto dado a su defendida y adelantó que apelarán.

“No estamos conformes. No es lo que hemos planteado y obviamente vamos a seguir en la instancia recursiva. Entendemos que es importante que dejemos de tener en nuestra provincia condenas con casos en los cuales no hay hechos para probar”, indicó.

A su vez, expresó que “creemos firmemente que esto se va a revisar. Creo que este es un caso testigo, en el que vimos una sentencia sin pruebas y esto no puede quedar así”.

Sin embargo, explicó que los años de condena dan un poco de alegría, ya que “en breve Rita estará libre, que para nosotras siempre fue esencial devolverle a su mamá a estos chicos”.

Respecto de la revinculación de Cervantes con sus pequeños hijos de 3 y 6 años, la abogada explicó que se estará tratando en la justicia de familia. Esta petición ya fue solicitada por Panchuk -expareja de la imputada-, con anterioridad. Esperan que la inminente libertad de Rita sea provechoso para la revinculación con sus hijos.

“El hecho de que tenga tres años de los cuatro cumplidos, amerita que dentro del régimen de progresividad ella obtenga la libertad de manera paulatina”, aseguró.

Ante la consulta del voto de absolución del juez Giménez, la entrevistada indicó que “fue el único voto con el que coincidimos. Nosotros sostenemos que hay elementos suficientes para manifestar con todas las firmezas que no hay pruebas. Lo único que tenemos es que Rita fue la última persona vista con la niña”.

Por último, cuestionó la Justicia de la provincia, advirtiendo que “todavía nos queda mucho por aceptar y entender. Sobre todo muchos resguardos constitucionales que estamos perdiendo todavía. Misiones tiene mucho por andar, no solamente con las sentencias con perspectiva de género”.

Por otra parte, Luciana, la hermana de Rita también expresó su disconformidad por la sentencia dispuesta.

“Yo no estoy conforme, porque no se dijo la verdad. Pero estamos agradecidos de que pronto ella va a volver y que toda su familia y sus amigos los estamos esperando”, indicó ante la prensa, agregando que “va a volver a casa y sobre todo sus niños, que la aman, la van a estar esperando”.

Respecto del fallo, la entrevistada manifestó que “esperaba que realmente se pueda sentir y ver la verdad absoluta. Pero creo que es un fallo diferente a quizás como se venían dando estas causas”.

Por otra parte, Luciana contó que después de la sentencia no pudo hablar con su hermana, pero que previamente se dieron un abrazo, mientras “le decía que se quede tranquila. Que la estamos esperando desde el momento en el que ella desapareció”.

“Eso es importante. Que ella sienta que nosotros estamos”, amplió.

Con respecto a la hipótesis que planteó el fiscal que apuntaba la complicidad de la familia en el delito, la joven expresó: “Te da una impotencia y ganas de gritar de que no fue así”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias