jueves 22 de febrero de 2024
Cielo claro 21.7ºc | Posadas

Debate en el Tribunal Penal Dos de Posadas, día 3

“Era imposible que esté embarazada y que ese bebé fuera de Rita”

La amiga de Rita Cervantes Martínez, mujer acusada de intentar matar a su hija, relató que no notó ningún indicador de que la acusada cursaba un embarazo

jueves 30 de noviembre de 2023 | 6:03hs.
“Era imposible que esté embarazada y que ese bebé fuera de Rita”
Diego Penayo contó la secuancia en la que salvó a la recién nacida. Fotos: Victor Paniagua
Diego Penayo contó la secuancia en la que salvó a la recién nacida. Fotos: Victor Paniagua

La continuidad del juicio contra Rita Cervantes Martínez (31), la mujer que está acusada de intentar matar y abandonar a su bebé de dos días en la orilla del arroyo Mártires de Posadas,  siguió mostrando la misma dinámica, con testimonios propuestos por la defensa para hablar sobre el estado de psicosis posparto que presentó la víctima y sobre la inconsciencia de su embarazo. 

Además, ayer ante el Tribunal Penal Dos declararon el joven quien encontró y salvó la vida a la recién nacida, los médicos que la atendieron a ella y Cervantes Martínez  y la mejor amiga de la imputada, con cuyo documento de identidad la joven ingresó al hospital para dar a luz. La mujer aseguró que “no tenía una panza de embarazo”.

Profesionales

La licenciada en Psicología Barbara Bernasconi fue la primera en aparecer en la pantalla vía Zoom ante el tribunal compuesto por César Yaya, Gregorio Busse y Carlos Giménez. La profesional docente y perito del Poder Judicial en Buenos Aires y se especializó en psicología perinatal.

A grandes rasgos se manifestó psicosis puerperal es una enfermedad mental que tiene su punto de inicio en el nacimiento del bebé. “Dura seis semanas de recuperación y tiene un correlato -además del físico- psíquico”, debido a que se trata de una etapa de muchísimos cambios emocionales.

Al respecto refirió que los factores de riesgos de esta condición son los abusos o maltratos en la infancia o no transitar el embarazo de forma consciente.

“Si se cumplen las dos -abusos en la infancia y no ser consciente del embarazo, dos condiciones que se cumplirían en la imputada-, es un riesgo muy alto. Esas intervenciones en el parto alteran traumas de la infancia”, aseguró la especialista ante las consultas de la defensa, llevada adelante por Gabriela Luciana Sommer Aromí y Karen Dalila Rodríguez De Olivera. 

Sobre la inconsciencia del embarazo, la profesional expresó que se debe a cuestiones emocionales e intelectuales. Que la mujer presenta una pérdida de la realidad y sigue su vida como si no estuviera embarazada. Esto se ve acompañado en que no hay indicadores físicos como la panza y hasta a veces su periodo menstrual sigue normal. 

“Hay un sesgo cognitivo, hay contacto con la realidad, pero lo que ocurre es que está por fuera de la conciencia sobre el embarazo”.

Después,  volviendo a la sobre la psicosis puerperal, señaló que una de las características es que está en un estado mórbido y que  “no tenemos cómo responsabilizar a la personas porque no son responsables de sus actos”.

Rita Cervantes tiene un hijo que al momento del hecho tenía 3 años.

Ante la consulta del fiscal, volvió a manifestar que esto se da después del nacimiento, no antes, y que en este estado no tiene capacidad de planificación. “No hay planificación posible, no tiene coherencia. El nacimiento marca el inicio de está situación”, puntualizó.

Luego fue el turno de Esteban, quien pertenece al Observatorio de Violencia Obstétrica de Argentina y -al igual que Bernasconi- desplegó su amplia formación y trayectoria, que lo llevaron a intervenir en más de 5.000 nacimientos. Otra vez guiado sobre la consultas principalmente de la defensa, el profesional refirió que el obstetra es la persona idónea para acompañar a una mujer durante su embarazo y en el posparto.

Sobre la psicosis puerperal, el licenciado confirmó que existen embarazos sin síntomas y conocimiento del mismo y esto se puede generar debido que esos nueve meses son como una preparación para ingresar al puerperio, que genera un “estallido hormonal, la psiquis se empieza a construir de otra manera”, por lo que no entender qué está pasando puede generar “no reconocer a esa cría”. 

Expresó que es muy importante el acompañamiento y atención no solo en la cuestión clínica, sino también en lo psíquico y cultural. Y que ese seguimiento debe durar al menos 45 días.

Las abogadas pusieron la lupa sobre el accionar de los médicos que atendieron a Rita, consultando al testigo si no eran situaciones de alerta que ella haya llegado a parir sola, que no haya recibido visitas durante dos días y que incluso le dieran el alta y también se vaya en soledad.

El obstetra manifestó eran indicadores de “altas probabilidades de riesgo”, aunque ante la consulta del fiscal Glinka al respecto aclaró que en época de pandemia -el nacimiento ocurrió en septiembre del 2020, uno de los momentos más críticos- el Sistema de Salud casi que descartó la posibilidad de acompañamiento.

Hallazgo y amistad

Luego de las presentaciones remota llegó el turno de dos testigos centrales en lo que respecta a lo investigado. El primero fue Diego Sebastián Penayo, quien fue la persona que encontró a la beba en una bolsa cerrada mientras corría por la Costanera del arroyo Mártires.

Penayo estaba muy nervioso pero pudo contar lo ocurrido ese día. Expresó que en horas de la tarde salió a correr y “antes del puente de Villa Cabello pase y escuché un ruido que me llamó la atención. Pase de largo, pero después volví”, inició su relato. 

“Bajé y el ruido venía de una bolsa negra de consorcio. Había movimiento. Lo siguiente que hice fue abrir y vi que había un bebé adentro pensé que era un muñeco, pero cuando lo toqué me di cuenta que no”, siguió. Luego expresó que tenía ropas azules o celestes, que estaba boca arriba y que no vio en ese momento que tenía un cuchillo incrustado.

El hombre, profesor de artes marciales y personal trainer, llevó luego la pequeña hasta la División de Comando Radioeléctrico de la Zona Oeste cerca de las 17.40. Reveló que en el camino no se cruzó con nadie y que la pequeña no lloraba de forma intensa o fuerte, sino que pudo escucharla porque no había nadie en la costanera y la lluvia entonces era tenue.

Mediante las preguntas de fiscal y defensa el testigo mostró en el mapa su recorrido y señaló el punto donde se encontraba. Además, se vieron fotos de las cámaras de seguridad de la zona de los hechos, marcando los horarios específicos en los que ocurrió todo.

También se sentó en el banquillo de testigos una amiga de la infancia de la acusada, quien antes pidió a los medios de comunicación -mediante las partes- que no se publiquen sus datos personales ni se le tomen fotos. La mujer era íntima de Rita y fue su documento de identidad con el cual la mujer se internó antes de parir.

Contó que el día del hallazgo de la beba estaba con el hijo mayor de Rita en la casa de sus padres, en el mismo barrio de la imputada. Ella se encargaba de cuidarlo debido a que tenía muy buena relación, jugaba con su sobrino y además la familia de la mujer la había reportado como desaparecida y la estaba buscando.

Contó que la última vez que vio a su amiga antes del desenlace fue el 28 de agosto, cuando le contó Rita le contó que se estaba haciendo unos estudios para que le operen. “Estaba flaca, era una persona demacrada, no era una panza de embarazo, era de una persona normal. Hasta yo tengo esa panza”, relató.

Sobre ese punto volvió varias veces, insistiendo que nunca notó una gravidez , que tampoco fue referida por su amiga. Además dijo que antes de tener a su primer hijo Rita tenía “una panza gigante”, marcando el contrapunto. “Yo la conocía a Rita y sabía que no estaba embarazada, era imposible que el bebé fuera de Rita”, le dijo entonces a la Policía.

Los uniformados la fueron a buscar a su casa porque en los registros de las mujeres que habían dado a luz horas antes del hallazgo figuraba ella. Al respecto, expresó que no sabía que su amiga tenía el documento y fue ambigua al contar cómo lo había perdido.

En su historia clínica figura que se hizo estudios el 2 de agosto y el primero de septiembre, pero ella negó haberse atendido tras la consulta del Ministerio Público Fiscal.

Por último fue consultada por el rol de madre de su amiga Rita, lo que abrió una escena de lágrimas incontrolables de las amigas. Describió que como madre se desempeñaba “con mucha paciencia, delicada, muy atenta. Era muy dedicada” y que se encargaba de todos los aspectos de la vida del niño desde la alimentación hasta la organización de todos sus cumpleaños. Además hacía los quehaceres de su horas.

“¿La ves capaz de atentar contra la vida de sus hijos?”, fue la consulta final y respondió con un rotundo no.


Dijo que había sido inducida a un aborto

Respecto a la declaración de los médicos, el testimonio de mayor interés fue el de José Santiago Pineda, quien atendió a la víctima. A Pineda básicamente lo citaron porque no se entendía su letra y en esa instancia leyó que la víctima tenía un hematoma en el pliegue del codo.

Aseguró que habló con Rita sobre eso y ella le dijo que la herida era por un suero debido a que la habían “inducido a un aborto”. En esa instancia el profesional dijo que ordenó estudios y análisis más completos.

El debate oral y público continúa hoy desde las 8.30 con la presencia de más testigos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias