lunes 26 de febrero de 2024
Lluvia moderada 26ºc | Posadas

El hecho que se debate en el TP2 ocurrió el 7 de septiembre de 2020

Cronología y prudencia en inicio del juicio a mujer que casi mató a su bebé

Rita Martínez fue acusada de apuñalar 5 veces a su hija recién nacida y tirarla a la orilla del arroyo Mártires. “No hay que sacar conclusiones apresuradas” dijo el fiscal Vladimir Glinka

martes 28 de noviembre de 2023 | 6:05hs.
Cronología y prudencia en inicio del juicio a mujer que casi mató a su bebé
Para hoy se prevé que se presenten nueve testigos ante el tribunal presidido por César Yaya. Foto: Víctor Hugo Paniagua
Para hoy se prevé que se presenten nueve testigos ante el tribunal presidido por César Yaya. Foto: Víctor Hugo Paniagua

En la mañana de ayer comenzó el juicio contra Rita Cervantes Martínez (31), la mujer que es acusada de intentar matar con un arma blanca y luego abandonar a su hija de tan sólo dos días de vida, el 7 de septiembre de 2020 en la orilla del arroyo Mártires, en el barrio Villa Cabello de Posadas.

El debate, que se desarrolla en el Tribunal Penal Dos de Posadas, tiene al frente a los magistrados César Yaya (presidente), Gregorio Busse y Carlos Jorge Giménez. En tanto, la acusada es representada por las defensoras Gabriela Luciana Sommer Aromí y Karen Dalila Rodríguez De Olivera. Mientras que la fiscalía está representada por Vladimir Glinka.

Cervantes Martínez llegó al banquillo de acusados con la carátula de “homicidio calificado por el vínculo, en grado de tentativa en concurso real, con hurto y alteración de la identidad de un menor de 10 años”, luego de ser considerada autora de haber apuñalado cinco veces -utilizando un cuchillo sin mango- la espalda de su hija recién nacida, para después dejarla a su suerte al borde de arroyo mencionado.

La apertura del debate oral, que tiene previsto extenderse hasta el próximo miércoles 6 de diciembre, se dio con la lectura del auto de elevación a juicio que detalla lo ocurrido ese lunes 7 de septiembre, cuando la víctima fue dejada a su suerte con heridas cortantes en su pequeño cuerpo.

Parto y abandono
Según el requerimiento de elevación a juicio, en base a la investigación realizada en la etapa de instrucción por la fiscal Patricia Clerici, el delito comenzó el 5 de septiembre de 2020 -dos días antes del ataque y abandono-, cuando la acusada al sentir los primeros síntomas de parto se levantó, se bañó, se despidió de su pareja, cerca de las 8, diciéndole que se iba al hospital Favaloro para extirparse de un fibroma de útero. Sin embargo, se dirigió al Hospital Materno Neonatal de Posadas y con identidad falsa se presentó para tener a su hija de incógnito, quien finalmente nació a las 11.10 de ese sábado.

Ese mismo día -cerca de las 9.30- le había mandado una fotografía vía Messenger a su hermana Lucía y su marido, diciéndoles nada más que se encontraba aterrada. Motivo por el cual comenzaron a buscarla en distintos nosocomios, empezando por el hospital Favaloro, en el que ella había dicho que estaba. Pero no la encontraron porque se había registrado con otro nombre.

Al no localizarla, en la medianoche del 6 de septiembre, su pareja formuló la denuncia por desaparición de persona.

Mientras, tanto la mujer como su hija se hallaban bajo observación todo el fin de semana y finalmente siendo las 12.30 del 7 de septiembre fueron dadas de alta, encontrándose las dos en buenas condiciones de salud

Fue así que la mujer, de entonces 29 años, subió a un colectivo urbano con la bebé en brazos, dirigiéndose hacia la costanera oeste de la capital provincial.

En ese contexto, al bajar del transporte público llevó a la menor al sur de la rotonda de la avenida Blas Pareras y con la hoja de un cuchillo sin mango la apuñaló en cinco ocasiones en la parte de la espalda, para luego colocarla en el interior de una manta y una bolsa negra de basura, dejándola abandonada mientras caía una persistente lluvia.

Luego, la imputada volvió a su casa y le pidió prestado el teléfono a una vecina para avisar a su familia que estaba de vuelta. Esto ya cerca de las 15.30.

En tanto, la pequeña permaneció en el lugar en el que la había abandonado su madre hasta que, siendo a las 17.30, fue hallada por un hombre que pasaba corriendo por la zona y detuvo su marcha al escuchar ruidos provenientes de una zona de piedras de la costa. Al acercarse, abrió la bolsa y descubrió que se trataba de un bebé.

Inmediatamente se dirigió a la dependencia policial más cercana, donde trasladaron a la bebé hasta el Hospital Neonatal. Allí, al revisar a la menor consignaron que tenía la hoja de un cuchillo incrustado en su cuerpo.

La historia clínica de la recién nacida refiere que presentaba herida punzocortante en la región interescapular con orificio de salida a nivel cervical lateral derecho, con presencia de arma blanca y otras cuatro lesiones punzo cortantes en el dorso. Se encontraba a su vez con hipotermia.

Ocultaba su embarazo
A su vez, en la lectura acreditó que el entorno de Cervantes Martinez ignoraba que ella estuviera embarazada. Ni siquiera lo sabía su propio concubino y padre de la menor, siendo que la imputada tomó conocimiento de su embarazo en julio de 2020, cuando llevaba 34 semanas de gestación, tras hacerse una ecografía por dolores que sentía. Desde entonces, ocultó la situación a todos y se atendía con el documento de su mejor amiga.

Respecto de la imputación de “alteración de la identidad de un menor de 10 años”, se da porque la mujer en primer lugar, cuando le consultaron por cómo se iba a llamar mencionó el nombre de su otro hijo. Pero al conocer que se trataba de una niña, la nombró pero con el apellido de su amiga.

En el requerimiento se consideró la figura de dolo, teniendo en cuenta el tipo de arma utilizada, el número de lesiones y el lugar de las lesiones efectuadas. También la vulnerabilidad extrema de la víctima, siendo una beba de dos días y sin tener posibilidad de defensa o sobrevivir por sus propios medios.

Otro punto que enmarca el dolo directo, es la forma en la que se quiso deshacer de la menor. Ya que tenía una bolsa, anterior a cometer el delito, donde ocultaría a la menor. Lo que daría a entender que toda su acción fue planeada.

Apertura de alegatos
Posterior a la lectura, se dio lugar a la apertura de alegatos. En esta oportunidad tanto la fiscalía, a cargo de Vladimir Glinka, como la defensa, representada por las ahogadas, manifestaron que el caso tiene una gran interrogante, que es el ¿por qué la imputada accionó de esa manera? Pregunta que oportunamente será respondida en las siguientes jornadas con los testimonios de los más de 30 testigos pautados.

Por su parte, Glinka comenzó su alegato mencionando que “la causa es difícil. No por el hecho, sino por el contexto”, agregando que “si alguien lee o escucha lo que pasó con una madre en perfecto estado de salud tiene a su bebé y que luego lo deja abandonado y apuñalado al costado de un arroyo, a cualquiera le da escalofríos”.

“Cualquiera dice que una persona cuerda no lo hace. Convivimos más fácil con la idea de que sólo una persona demente puede realizar este tipo de hechos”, continuó, refiriendo a su vez que para juzgar este caso se debe salir de todo estereotipo.

“Yo creo que ninguna de las dos posturas son las adecuadas para resolver la causa. Hay que empezar de cero y ser lo más objetivo posible”, expresó. Asimismo, advirtió que “no hay que sacar conclusiones apresuradas. Se necesita la mayor objetividad posible”, revelando que “personalmente en esta causa vengo a escuchar. Al leer la causa todos tenemos la misma pregunta en un punto: ¿por qué lo hizo?”.

En esa línea, aseguró que las respuestas van a estar en cada jornada de pruebas, ya que los testigos se presentarán en un orden perfecto para entender cada parte del caso.

Esto lo dijo, haciendo referencia que en los más de 30 testigos citados se podrá entender la teoría de los casos de estas características, los hechos en concreto de esta causa, el contexto de lo sucedido y por último las cuestiones específicas de la imputada.

En tanto, la defensa expresó que durante la ronda de testimonios se podrá determinar que no existen pruebas suficientes para sostener la acusación y mucho menos para efectuar alguna sentencia.

En ese marco, alegaron que en las próximas jornadas no se podrá probar ninguna prueba que ratifique que la acusada haya cometido los hechos por lo cual está imputada. “Esta defensa no puede explicar qué pasó en el tramo de esas horas en la que sucedieron los hechos, porque Rita no lo recuerda”.

Juicio contra Rita Cervantes Martínez
Rita Cervantes Martínez (31) dijo que dará su versión más adelante. Foto: Víctor Hugo Paniagua

Por último, en concordancia con el fiscal, aseguraron que la razón del accionar de Rita será respondida a lo largo de las audiencias, con las declaraciones de los más de 30 testigos que tienen previsto presentarse hoy, mañana y este jueves y los días 4 y 5 de diciembre.

Terminado los alegatos de las partes, el debate oral entró en un cuarto intermedio hasta hoy a las 8, cuando se espera que se presenten como nueve testigos, solicitados por la defensa.

Llamada y reclamo a la familia

Según el expediente, cuando la mujer volvió a su casa y llamó a sus familiares éstos se dirigieron de inmediato al departamento y la hallaron completamente mojada, muy nerviosa y llorosa, manifestando ideas suicidas, golpeándose la cabeza, estirandose el cabello y repitiendo “ustedes me sacaron mi bebé”.

Ante la incertidumbre de qué le estaba sucediendo a la imputada y ella al no mencionar que había dado a luz y posteriormente abandonado al bebé, los familiares interpetraron que se había practicado un aborto.

Su familia se enteró de la realidad del hecho tras el hallazgo de la beba.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias