miércoles 28 de febrero de 2024
Cielo claro 25ºc | Posadas

El ataque se produjo el martes por la noche y los implicados son buscados por la Policía

Sicarios entraron a hospital rosarino y mataron a policía delante de su hija

Leoncio Bermúdez (42) recibió impactos en la cabeza por parte de criminales que se cree intentaban rescatar a un narco condenado que estaba internado por tuberculosis

jueves 16 de noviembre de 2023 | 6:03hs.
Sicarios entraron a hospital rosarino y mataron a policía delante de su hija
El subeinspector asesinado se encontraba trabajando dentro del nosocomio junto a su pequeña hija de 10 años.
El subeinspector asesinado se encontraba trabajando dentro del nosocomio junto a su pequeña hija de 10 años.

Una banda armada irrumpió en la noche del martes en el Hospital Provincial de Rosario y asesinó a balazos en la cabeza a un policía e hirió a otras tres personas. Las primeras averiguaciones apuntan que el grupo tenía por objetivo liberar a un preso que estaba en el sector de guardia. Además, se reveló que los delincuentes huyeron con un arma robada a un agente penitenciario y que al efectivo lo mataron a metros de su hija de 10 años.

Fuentes policiales y judiciales informaron que en el hecho en el que asesinaron al subinspector de la policía santafesina Leoncio Bermúdez (42) actuaron entre tres y cuatro delincuentes que hasta el momento permanecen prófugos.

Los voceros policiales mencionaron que el ataque de los criminales se dio para rescatar o matar a Gabriel Guillermo Lencina, un condenado de 29 años que había llegado al hospital  por un cuadro de tuberculosis.

Prontuario criminal

Lencina, quien permanece detenido en la cárcel de Piñero, está cumpliendo una condena unificada por dos crímenes.

Según voceros judiciales, el primer homicidio por el que fue condenado Lencina ocurrió el 6 de febrero de 2013, cuando el joven tenía 18 años, y la víctima fue identificada como Jorge González, alias Jaime.

De acuerdo a la sentencia, González se enteró la tarde de aquel día que un grupo de personas había ingresado a la casa de su suegro y los había golpeado, por lo que abandonó su festejo de cumpleaños para ir hasta el lugar, en Larrea y Sanguinetti.

Según la investigación, allí encontró a Lencina. Con él mantuvo una discusión, y al dejar el lugar en su auto, González chocó a una hermana del ahora detenido.

Entonces, Lencina sacó un arma, fue hasta el automóvil y asesinó de varios disparos a Jaime.

El hospital seguía cerrado y sus empleados reclamaron garantías para trabajar.

En 2017 fue condenado a 12 años de prisión por ese crimen, mientras que su padre recibió la misma pena como instigador, pero un año después un tribunal de alzada que revisó el falló, absolvió al padre y redujo a 10 años y meses de cárcel la pena impuesta a Lencina.

En tanto, el segundo asesinato, ocurrido el 23 de febrero de 2020, tiene como trasfondo una trama narcocriminal, que se condice con el resultado del allanamiento realizado ayer por la Policía a la celda del pabellón 9 de la Unidad Penitenciaria 11, donde cumple las condenas Lencina, y en la que se secuestraron 15 bochas de cocaína, 114 bochas de marihuana, 5 teléfonos celulares rotos y chips de telefonía celular, informaron fuentes de la fuerza de seguridad.

Lencina fue condenado a 11 años y 6 meses de prisión como instigador del homicidio, atento a que intercambió mensajes con el condenado como autor material, Gastón Núñez, condenado a 19 años y 6 meses, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

De acuerdo a la investigación, Núñez acordó a través de mensajes un encuentro con José, quien al llegar al lugar fue baleado desde un automóvil.

El móvil del crimen, según la investigación, sería una deuda por drogas que la víctima mantenía con una banda del narcomenudeo asentada en la zona noroeste de Rosario, de la que participaba Lencina desde prisión.

Por esa condena, la Justicia unificó ambas penas en una a 22 años y 2 meses, que Lencina cumple en la cárcel de Piñero hasta que fue trasladado al hospital Provincial de Rosario por el cuadro de tuberculosis.

En ese centro de salud ocurrió el asesinato del policía de 42 años, cuando al menos tres personas irrumpieron con armas, aparentemente para rescatarlo, según la hipótesis de la fiscal que investiga el hecho, Gisela Paolicelli.


Hospital cerrado

Por el trágico hecho, los trabajadores y los médicos del nosocomio decidieron ayer en asamblea no atender al público. Por lo que la guardia y los consultorios permanecerán cerrados en reclamo de "garantías" para desempeñar sus funciones.

"Pedimos garantías para trabajar a las autoridades como a la Ministra de Salud -por Sonia Martorano-, y al de Seguridad -por Claudio Brilloni-, la atención será sólo para los pacientes internados y estará cerrada la atención en guardia y consultorios", aseguró a la prensa local el doctor Pablo Crispo, titular de la delegación local de la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra).

"Realmente lo que pasó es inimaginable por el grado de violencia con la que actuaron. Esta gente está dispuesta a todo. Realmente nos supera porque saben que hay guardia permanente. Los trabajadores están aterrados y no quieren venir a trabajar", aseguró el representante gremial.

Para Crispo, quien desempeña funciones en el Hospital Provincial, lo ocurrido en la noche del martes en ese centro asistencial "es una locura" y agregó: "Estamos en shock porque supera todo lo que vivimos hasta ahora".

En esa línea, en declaraciones a Radio2-Rosario pidió "garantías de seguridad a las autoridades actuales y a las que asumirán", cerró.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias