lunes 26 de febrero de 2024
Lluvia moderada 26ºc | Posadas

Ocurrió en la tarde del miércoles en San Vicente

Se suicidó tras tratar de matar a su esposa

Anabella F. (29) fue víctima de intento de femicidio por parte de su pareja, Omar Lemes (42), quien después de atacarla se colgó de un árbol. La mujer continúa en estado grave

viernes 29 de septiembre de 2023 | 6:05hs.
Se suicidó tras tratar de matar a su esposa
La denuncia fue realizada por la madre de la víctima en Comisaría de la Mujer de San Vicente. Foto: archivo
La denuncia fue realizada por la madre de la víctima en Comisaría de la Mujer de San Vicente. Foto: archivo

Con el crimen de Daniela Radke (23) -la joven que fue víctima de femicidio el pasado 5 de mayo- aún latente, un nuevo episodio de violencia de género pone en vilo a la comunidad de San Vicente.

Es que en horas de la tarde del último miércoles se conoció un atroz intento de femicidio seguido de suicidio, ocurrido en una vivienda de Picada Maderil, ex kilómetro 1268. La  mujer atacada continúa en estado reservado, en la sala de terapia intensiva del hospital local.

Mediante fuentes policiales, este matutino pudo establecer que una mujer identificada como Anabella F., de 29 años, fue ferozmente atacada con un puñal por su esposo, Omar Ramón Lemes (42), alias Monchi, cuando estos se hallaban con sus dos hijos en su vivienda.

El terrible hecho fue registrado cerca de las 17, cuando Hilda C. (54), denunció ante la Comisaría de la Mujer de la citada localidad que su hija habría sido atacada con un arma blanca, presumiendo que el agresor fue su yerno, quien luego del ataque se dio a la fuga.

En su denuncia, la progenitora de la joven mencionó que días antes del trágico hecho, su hija habría mantenido una discusión con Lemes, por lo que este último se retiró del domicilio que compartía la pareja junto a sus hijos de 12 y 9 años, luego de haber recibido una perimetral por parte de la Justicia.

Anabella había recibido en ese momento varios golpes por parte de su esposo, por lo que fue asistida.

Sin embargo, esa situación no sería la última acción de violencia que pasaría en esa casa, ya que en las últimas horas se tomó conocimiento de algo peor.

Relato del hecho

En su relato, la mamá de la mujer atacada mencionó que en horas de la tarde se encontraba trabajando en su chacra, junto a su esposo Salvador F., de 64 años.

En ese contexto, cerca de las 16  Anabella se dirigió al domicilio de sus padres-que se encuentra en el mismo predio-, acompañada de sus hijos para realizar labores de limpieza en la casa.

En esas circunstancias, según lo declarado por la denunciante, una nieta que también vive en el predio avisó que un ternero de su propiedad se había soltado. Motivo por el que los padres dejaron a Anabella en la casa, para que ella siga con su trabajo, mientras ellos se fueron a ver lo que su nieta había avisado.

Allí lograron ver que su animal estaba suelto producto de que alguien intencionalmente cortó la soga con la que permanecía atado. Entonces procedieron a recuperar al animal y volverlo a atar para que no salga de la chacra.

Segundos de caos

Veinte minutos después, siempre según lo manifestado por la mujer de 54 años, escucharon un grito proveniente de la casa. Entonces vieron que su nieta de 12 años iba desesperadamente en dirección a ellos, gritando “mi mamá se está muriendo, está sangrada”.

Esta situación los preocupó y de inmediato salieron corriendo hacia la casa de su hija.

Al llegar al domicilio, la denunciante vio que su hija Anabella se encontraba acurrucada en el piso con muestras de pérdida de sangre proveniente de su abdomen, además de un golpe en la cabeza, presumiblemente con una pata de cabra, por lo que le dice a su pareja y padre de la víctima que busque el auto para llevarla al hospital local.

Rápidamente el hombre subió a la joven al auto y la llevó al nosocomio local, donde quedó internada con pronóstico reservado. De acuerdo a los informes médicos, la víctima se encontraría en estado grave, ya que uno de los cortes le perforó el hígado y otros le afectaron la arteria del cuello.

Pero el desconcierto no culminó allí, ya que en momentos que Hilda y su pareja estaban con la víctima en el hospital, recibieron un llamado telefónico de otra de sus nietas, quien le manifestó una noticia que no imaginaban.

En la comunicación, su familiar le mencionó que en una chacra lindante a su propiedad encontraron sin vida al presunto agresor, Omar Lemes, quien al parecer se retiró de la casa dando por muerta a su esposa para luego quitarse la vida.

El hombre fue encontrado con una soga en el cuello-presuntamente la que usaban para atar al ternero que se escapó-, que fue atada a una planta de yabuticaba.

Trabajó en el lugar personal de la División Científica y División Criminalística de la Unidad Regional VIII, quien procedió a los trabajos de rigor en el lugar del hecho.

También estuvo presente la médica de turno, quien examinó el cuerpo de Lemes diagnosticando que presentaba “un surco incompleto cervical anterolateral profundo, golpes en la cara y herida cortante en región dorsal de mano derecha”, además de registrar que el hombre estaba sin vida desde hacía más de tres horas.

Por el hecho intervino el Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, quien dispuso que se instruya sumario y que se secuestre la soga con la que se quitó la vida el hombre y un cuchillo que tenía en sus pertenencias, siendo presuntamente este elemento con el que habría sido atacada la joven de 29 años.

A su vez, ordenó que se realice entrega del cuerpo de Omar Lemes (42), a sus familiares para el correspondiente velatorio y posterior inhumación.

En las próximas horas se espera que familiares de Anabella F., quienes viven en inmediaciones de la casa, se presenten ante el magistrado interviniente para ayudar a esclarecer el trágico suceso.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias