La desaparición de Topito y el miedo de su madre: "Hasta el momento no tenemos certezas de nada"

La ausencia de Hernán Eliseo Fernández, de 15 años, ocurrió en un contexto de marginalidad en el que prevalece el consumo de drogas y se potencia el delito. El menor terminó siendo -a decir de la madre- un "soldadito" de quienes lo usan para robar teniendo en cuenta "su minoría de edad y que no va preso".
miércoles 30 de agosto de 2023 | 13:07hs.
La desaparición de Topito y el miedo de su madre: "Hasta el momento no tenemos certezas de nada"
La desaparición de Topito y el miedo de su madre: "Hasta el momento no tenemos certezas de nada"

"Hasta el momento no tenemos certezas de nada. No sabemos dónde está, si está bien, con quienes o si alguien lo retiene en contra de su voluntad. Tengo mucho miedo de que mi hijo se convierta en un nuevo caso Josías", expresó preocupada Marly Emke, mamá de Hernán Eliseo Fernández, de 15 años y conocido como Topito, que está desaparecido desde el sábado a la madrugada en Oberá. 

Es que la ausencia de Topito ocurrió en un contexto de marginalidad en el que prevalece el consumo de drogas y se potencia el delito. El menor terminó siendo, a decir de la progenitora, un "soldadito" de quienes lo usan para robar teniendo en cuenta "su minoría de edad y que no va preso".

"Hace por lo menos dos años estoy peregrinando con esta situación, implorando ayuda para mi hijo y golpeando puertas para que lo admitan en algún centro de rehabilitación, pero me dan la espalda o dicen que él tiene que querer hacerlo, es decir, tiene que ser por voluntad propia, pero está claro que no puede, que no lo va a hacer, para eso soy su madre y debo tomar yo la decisión", lamentó Emke, admitiendo que su hijo "tiene problemas con el consumo de sustancias y eso es aprovechado por quienes lo usan para delinquir. De un año a esta parte la situación empeoró y se volvió incontrolable".

Tanto así que entre viernes a la noche y sábado a la madrugada el menor ahora buscado robó en el comercio de su propia familia, que está situado en la casa donde vive en la calle 4 del barrio San Miguel. Robó cervezas, cigarrillos y todo lo que había de dinero en efectivo. Las cámaras de seguridad de la propiedad registraron la secuencia y además la presencia de un hombre que transportó las cosas. Se fueron juntos. "Ese sospechoso fue identificado a las pocas horas y está preso, pero mi hijo, que estaba junto, no aparece", alertó la madre y admitió que algunas personas dijeron haber visto a Topito en los últimos días caminando entre los barrios San Miguel y Cien Hectáreas "pero son solo eso, dichos, rumores".

Para aumentar aún más la incertidumbre de la progenitora, esta mañana, desde el teléfono celular de su hijo recibió un mensaje de audio al WhatsApp. Una voz masculina le decía que no se preocupara, que al mediodía iba a regresar, pero inmediatamente el audio fue borrado aunque por una aplicación pudo recuperarlo y entregarlo a la Policía. El Territorio tuvo acceso a ese audio y no era una voz clara, entendible, sinó como un balbuceo bajo efectos aparentes de alguna sustancia.

Hasta la siesta no hubo señales de Topito y esta tarde la propia familia iba a salir a encarar la búsqueda. "Ya estuvimos en los lugares donde pensamos que podía estar y dicen que no saben, no podemos ingresar para ver si lo estan escondiendo. Igualmente salimos a recorrer porque tiene que aparecer", dijo Emke.

La Unidad Regional II informó esta mañana que "al momento de la desaparición el menor vestía short celeste (malla), abrigo negro con capucha y la inscripción Nike en color rojo y crocs", pero las personas que aseguraron haberlo visto lo mencionan con otra vestimenta. Una cicatriz en el brazo izquierdo -producto de la mordida de un perro- puede ser una marca identificatoria.

La progenitoria fue insistente con el pedido a la Policía para "que se intensifique de verdad la búsqueda de mi hijo, así como han dicho en un comunicado", y volvió a exponer su miedo de que Topito "se convierta en un nuevo caso Josías". Lo argumentó diciendo que "la mamá de Josías (Galeano, Carolina Ramírez) también pidió ayuda para su hijo durante mucho tiempo y nadie le dio una mano, después de la denuncia por la desaparición decían que lo habían visto acá o allá cuando ya lo habían matado. Por eso insisto, cinco días pasaron, es demasiado, tienen que darme alguna respuesta si realmente lo están buscando".

¿Que opinión tenés sobre esta nota?