Los hechos ocurrieron el último martes 22 de agosto

Familia se salvó de milagro cuando un camión arrastró su automóvil

Daniel Verón (47) contó que fueron embestidos y arrastrados por más de 300 metros en la ruta 105. Reclamó por las malas condiciones del otro vehículo y la poca señalización
lunes 28 de agosto de 2023 | 6:03hs.
Familia se salvó de milagro cuando un camión arrastró su automóvil
Familia se salvó de milagro cuando un camión arrastró su automóvil

Daniel Verón (47) es DJ y publicista de 47 años que desde hace unos días vive incómodo en su cuerpo por diferentes dolores. No deja de repetir que el 22 de agosto volvió a nacer y que es su nuevo cumpleaños. De él, de sus hijos (7 y 21), de su madre de 81 y la acompañante terapéutica de ésta. 

Ese día, martes, los cinco circulaban en su Ford Ka por la ruta 105 en dirección San José-Posadas hasta que un camión cargado de maíz los embistió y los arrastró más de 300 metros en su paragolpes.

No hubo que lamentar víctimas fatales de milagro, aunque el vehículo quedó destruido.

Danny, como lo conocen, agradeció que no haya pasado a mayores, pero asegura que se podría haber evitado.

En diálogo con El Territorio, señaló que quiere advertir por la imprudencia del camionero, las condiciones de ese vehículo y también la mala señalización de la ruta nacional, que está en pleno proceso de convertirse en autovía.

Todo ocurrió en el kilómetro 14, a la altura del arroyo Pindapoy y en cercanías a Parada Leis. “Quiero destacar que la ruta está muy mal señalizada, que el lugar donde tuve el accidente no se debería circular a más de 40 kilómetros, pero como no está pintada, entonces los camiones y colectivos te imponen la velocidad”, expresó.

Contó que unos 500 metros antes de llegar al viaducto, en la doble vía, pasó a un Scania 112 cargado con granos. En el lugar hay una pendiente y justo la calzada se achica nuevamente antes de llegar al puente.

“Cuando agarro la bajada empiezo a bajar la velocidad y la ruta se convierte en una sola vía, el camión se pone detrás mío con unas luces de led que me encandilan. Pero no sólo eso, sino que él (camionero), al ver que bajo la velocidad, me tira el camión y se tiró a pasarme”, siguió contando.

El camión se detuvo con la ayuda de la utilización de tacos para frenar.

Más allá de que era un sitio que imposibilitaba el traspaso, de frente venía un colectivo -la tragedia pudo haber sido mucho peor-, lo que hizo que el Scania busque volver nuevamente a su carril. Danny contó que intentó bajar aún más la velocidad y orillarse, pero fue en vano.

“Ahí me enganchó de costado, me hizo girar el auto a 90 grados y me hizo pasar todo el puente del arroyo Pindapoy arrastrándome. Yo no tenía control de nada de mi auto, lo único que atiné fue acelerar para que no pierda tracción y que no arrastre el auto. Ya casi llegando al final del puente me tiró a la derecha y con la cola de mi auto desintegró al último pilote de concreto”, reveló con detalles.

El entrevistado aseguró que él y su familia fueron arrastrados entre 350 y 600 metros por el camión. Algo que le llamó mucho la atención es que luego de que se detuviera el vehículo de gran porte no podía quedarse quieto en el lugar, por lo que tuvieron que poner unos tacos.

Cree que es porque, además de la maniobra imprudente y las luces no homologadas, también estaba pasado de kilaje, algo que ocurre mucho con cargas como la de maíz o soja. Por esa misma razón se habría arrojado al sobrepaso en plena pendiente y llegando al puente.

En su denuncia el camionero expresó que el Ford Ka había chocado contra el puente y luego de eso los embistió, algo que fue desestimado por el publicista. “Yo lo que quiero destacar es que primero la ruta es un peligro y segundo estos camiones cargados con estas luces y con este conductor imprudente”, reclamó.

Más allá de eso, Verón destacó la rápida asistencia de los encargados de la obra, quienes también fueron los primeros en hacer las pericias. Al sitio llegaron efectivos de Gendarmería Nacional, Policía de Misiones y la ambulancia los asistió en muy buen tiempo. Lamenta que la atención en el centro de salud fue mínima, sin estudios complementarios, ni contención.

“Ahora nosotros estamos con estudios médicos, en el momento con la adrenalina no sentí nada, pero no sabes la cantidad de moretones que tengo por todos lados. Yo estoy con una licencia de trabajo y los cinco ocupantes del auto con terapia psicológica. Los demás ocupantes con golpes nomás, todos se hicieron placas preventivas, rayos X, tomografía”, remarcó. 

Y se quejó: “Pero lo que más me molesta a mí es que el camión siga circulando, hoy -el viernes-  estaba en Chaco. Ese es mi gran enojo, porque yo me quedo sin mi herramienta de trabajo que es el auto y con toda mi familia afectada. Yo no sé si ese camión pasa una verificación porque esas luces son antirreglamentarias”.

La investigación y el proceso siguen vía seguros y abogados, mientras Dany y su familia agradecen poder contarlo.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?