lunes 04 de marzo de 2024
Nubes 25.6ºc | Posadas

Hoy desde las 8.30 en el TP 2 de Posadas, se llevarán a cabo los argumentos

Alegatos y posible sentencia en juicio por Carmen Rosa

La hija de Carmen Rosa (47), quien fue hallada sin vida en el barrio Los Potrillos el 14 de febrero de 2013, apuntó que “está todo inconcluso” y que espera se aclare en los alegatos

miércoles 23 de agosto de 2023 | 6:05hs.
Alegatos y posible sentencia en juicio por Carmen Rosa
Rina Zarza, hija de la víctima, espera una sentencia ejemplar. Foto: M. Rodríguez
Rina Zarza, hija de la víctima, espera una sentencia ejemplar. Foto: M. Rodríguez

Luego de más de 10 años del fallecimiento de Carmen Mirta Rosa (47), la exdocente que fue encontrada sin vida en el barrio Los Potrillos el 14 de febrero de 2013, hoy comienzan los alegatos por el juicio que tiene en el banquillo a los policías Gabriel Villalba (36) y Luis Albino Rotela (44).

Rina Zarza, hija de la víctima, en diálogo con El Territorio contó que espera para el día de hoy y cómo recuerda a su madre. Además de qué sensaciones les dejó las primeras seis jornadas de audiencia, llevadas a cabo al Tribunal Penal Dos de Posadas.

“Está todo inconcluso. Por ahí con los alegatos logramos entender un poco más cómo se está manejando la cuestión”, expresó Rina, agregando que la familia no tiene en claro el accionar de los imputados, como tampoco el de los oficiales de la brigada involucrados.

En esa línea, mencionó que fue muy importante la declaración del testigo Chinito Velázquez, “que fue contundente para nosotros”. Ya que sostuvo que gracias a su testimonio, pudieron asegurar que “mamá fue abandonada y asesinada brutalmente. Eso quedó claro durante esta etapa de juicio”.

Respecto a la autoría del hecho, la entrevistada manifestó que “da la sensación de que nadie se quiere hacer cargo. Los policías ahora están siendo juzgados por el abandono de ella, pero queda todavía la cuestión del asesinato, de quien propinó los golpes. Detrás de esto hay asuntos de los que no se quiere hablar”.

“Hace diez años que pasó todo esto y estas personas hasta subieron de rango”, señaló, añadiendo que no supieron explicar cómo se movieron ese día y que hubo muchas contradicciones.

Una de las cuestiones que marcó el debate oral, fue el tiempo transcurrido entre el hallazgo de Mirta y el juicio. Un aspecto que fue importante para la memoria de los testigos a la hora de recordar lo ocurrido.

Sin embargo, Zarza indicó que ella no cree en esa pérdida de memoria, ya que “así como ocultaron todo y como dieron información falsa, yo creo que no es que no se acuerden. Se acuerdan demasiado y hay cosas que no están diciendo”, aseguró.

Asimismo, la hija menor de Rosa, explicó que desde el entorno familiar no piensan en una justicia para la mujer, ya que “por mamá justicia ya no nos pueden dar. Justicia sería que la traigan de nuevo a ella, y eso nadie en este mundo puede hacerlo”. Sino que “queremos justicia para quienes sufren violencia brutal y abuso de poder por parte de las fuerzas de seguridad”, ratificó.

Sentencia ejemplar

Ante la consulta de qué espera o necesita, expresó: “Nosotros esperamos que quienes fueron los responsables no vuelvan a ocupar lugares de autoridad. Los culpables, que todavía no queda claro quienes fueron, no deben ocupar más cargos para que esto sirva para las nuevas camadas de policías”.

A su vez, la entrevistada expresó que no hay animosidad de venganza y que sólo quieren que estos casos salgan a la luz y que se destape los malos tratos que pueden tener las autoridades con las personas. Que el caso en particular sirva para “levantar la voz y hacer justicia por quienes hoy están sufriendo esta persecución y esa violencia y abuso de autoridad, que pueden llegar a ser nuestros hijos el día de mañana”, explicó.

En otro tramo de la entrevista, Rina mencionó que la muerte de su madre ocasionó una gran pérdida para todos.

“Perdimos una mamá que amábamos, mi papá perdió una esposa que amaba, y también perdimos una abuela que iba a ser muy amorosa. Tiene muchos nietos que hubiera estado bueno que los conozca y que los disfrute, que la disfruten a ella también”, relató.

Además, detalló que el duelo para ella costó mucho. “Yo al año de la muerte de mi mamá, esperaba que se duerma mi bebé y me sentaba a la madrugada a llorar desconsoladamente”.

15 años de padecimiento

Mirta Rosa padeció la enfermedad durante 15 años. Los primeros síntomas comenzaron en 1998, cuando la entrevistada tenía tan solo 8 años y su hermano Facundo 12.

En ese contexto, mencionó que “estuvimos al lado de ella y padecimos los cuatro juntos como familia todo el tiempo”.

“Fue difícil, fue duro. También las decisiones que se tomaron como familia: Papá tuvo que dejar su trabajo y se preparó un tallercito atrás de casa, antes una carpintería, también plantamos verduras, se hacía empanadas y salíamos a vender con mi hermano”, continuó.

Respecto al tratamiento que se sometió Carmen, Rina indicó que en primera instancia “no hubo un tratamiento continuo porque nosotros estábamos en San Javier, y pesaba la economía, además de que nos quedaba lejos Posadas (donde recibía atención médica)”.

Esos años fueron los más complicados para la familia, ya que la mujer “se tiraba al río, quería irse, había violencia, se tiraba bajo los autos”. Es por esto, que a mediados de 2003 la familia decidió mudarse a Capital, para que Carmen tenga una mejor atención y cumpla los tratamientos de forma continua.

Ya en Posadas, la exdocente se atendió en distintos sanatorios. “Primero en el Carrillo y después empezó a atenderse en el sanatorio San Miguel y en otros sanatorios, donde se fue acompañando su enfermedad”, mencionó Zarza.

Aunque era difícil para toda la familia tener que dejarla internada a Rosa, y verla en horas que el sanatorio permitía las visitas, el tratamiento empezó a notarse, permitiendo que la mujer salga los fines de semana, para estar en la casa y luego volver al sanatorio para seguir con su cuidado.

Luego, años después obtuvo el alta, “para que ella esté más con nosotros en casa. Estaba mucho más tranquila y se podía tener una conversación con ella”.

Justamente, en febrero de 2013, Carmen vivía con su esposo Carlos Zarza y su hijo mayor Facundo Zarza, quien volvió a la casa tres meses antes del hecho.

“Era una cuestión de también ir organizándose y turnándose. Fue difícil acompañar una enfermedad terrible de 15 años, de distintas etapas”, señaló la entrevistada.

El mejor recuerdo

Por otro lado, Rina expresó que “la recordamos siendo puro amor, dando el ejemplo de abrazar siempre a los más vulnerados e indefensos. Ella ejercía su docencia en escuelas rurales, y yo crecí hasta donde la pude ver sana y ejerciendo su carrera”.

También, agregó que “era una persona con una preocupación y con un dolor profundo por los más necesitados. Muchas veces me hablaba y me convencía de regalar ropa a algún chiquito que necesitaba”.

En tanto, ratificó que “era una excelente mamá. Muy correcta, amable, amorosa. Era un ejemplo. Me hubiera gustado conocerla mucho más y poder ser un poco de esa mujer que fue ella”.

“Queremos que esto concluya para que nosotros también podamos tener paz y para que se haga verdadera justicia”, cerró la familiar de Carmen Rosa, quien estará hoy desde las 8.30 entre el público para escuchar los alegatos, tanto de la fiscalía, a cargo de Vladimir Glinka, como la defensa, representada por los abogados Mónica Olivera y José Luis Rey. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias