Turin, encanto histórico de la ciudad entre palacios y gastronomía

Se trata de una de las ciudades más lindas de Italia y se puede disfrutar un poco más por tener menos turistas que los grandes destinos de este país. Turín es famosa porque allí se encuentra el Santo Sudario
domingo 02 de julio de 2023 | 6:00hs.
Turin, encanto histórico de la ciudad entre palacios y gastronomía
Turin, encanto histórico de la ciudad entre palacios y gastronomía

La serie italiana “Guía astrológica para corazones rotos” (en español) se trata de una entretenida comedia romántica rodada en la ciudad de Turín. Consta de dos temporadas con 6 capítulos cada una, completando la cantidad de signos del zodiaco y, en esta producción, se puede apreciar un poco de cómo es la bella ciudad donde trasncurre esta divertida historia.

 Se trata de una de las joyas ocultas de Italia, que invita a un viaje fascinante donde la vida moderna se entrelaza con la grandeza de su patrimonio histórico y sus majestuosos palacios. Aunque mundialmente conocida por albergar el santo sudario, es importante destacar que la mayoría de los viajeros no tienen la suerte de contemplarlo. Sin embargo, no hay razón para desanimarse, ya que los fabulosos palacios y museos de la ciudad compensan con creces este pequeño inconveniente. Además, la ventaja de Turín radica en su menor afluencia de turistas en comparación con otras ciudades italianas, como Roma o Milán.

Turín, la capital de la famosa región de Piamonte, es un destino que deleita a los amantes del vino y las trufas, ya que esta región es conocida por su producción de estos productos. Los apasionado de la gastronomía local, no encontrarán mejor lugar para disfrutar de los sabores auténticos. Tanto en el centro de la ciudad como a orillas del río Po, hay una amplia variedad de restaurantes donde se podrá dar un gusto. Pero no hay que olvidarse de dar un paseo por la deslumbrante calle comercial Via Roma, donde hay grandes plazas y una vibrante escena comercial.

Plaza San Carlo

La plaza San Carlo es un lugar perfecto para empaparse de la belleza de Turín mientras se disfruta de un delicioso café. Esta plaza está rodeada por elegantes soportales que datan del siglo XVII, cuidadosamente conservados a lo largo del tiempo. Al llegar a la plaza, reciben al turista dos iglesias gemelas: la encantadora iglesia de Santa Cristina, con su campanario que se alza al cielo, y la imponente iglesia de San Carlos Borromeo. En el centro de la plaza se alza la estatua ecuestre de bronce de Manuel Filiberto, duque de Saboya. Para admirar las vistas panorámicas, no hay nada como saborear un capuchino en el Caffè Torino o en el Caffè San Carlo, ambos ubicados en los extremos de la plaza.

A continuación, hay que adéntrarse en la famosa Via Roma, la versión turinesa de la icónica Oxford Street de Londres. Esta calle, que se extiende a lo largo de unos 700 metros, es perfecta para dar un relajante paseo. Comienza en la plaza San Carlo y  lleva hasta el majestuoso Palacio Real.

A lo largo de Via Roma, se es  cautivado por los hermosos edificios históricos adornados con encantadores soportales, así como por las boutiques de renombrados diseñadores, incluyendo Louis Vuitton, Salvatore Ferragamo y Swarovski.

Hay que sumergirse  en esta animada atmósfera ya que en ocasiones hay músicos callejeros interpretando canciones originales y versiones populares. Si se quiere vivir la experiencia en plenitud,  se puede reservar un hotel cerca de Via Roma y disfrutar de todas las maravillas que esta calle tiene para ofrecer.

Palacio Real

Este imponente edificio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue la residencia histórica del duque de Saboya y su familia.

En su interior, se podrá admirar grandes salones, estancias doradas, un museo real, una armería y una biblioteca real. Sólo se permite la entrada mediante visitas guiadas, las cuales tienen un costo aproximado de 12 euros y brindarán acceso a todas las instalaciones. Los jardines reales, situados detrás del palacio, son de acceso gratuito y merecen una visita. Para llegar al Palacio Real, sólo  se tiene que caminar unos diez minutos desde la plaza San Carlo por Via Roma. En el  camino, se pasará por la encantadora plaza Castello, donde se alza el imponente Palacio Madama.

Turín, una ciudad repleta de historia y encanto, alberga un lugar que despierta los sentidos y cautiva a todos sus visitantes. El majestuoso mercado de Porta Palazzo, el más grande de la ciudad, que se encuentra en la esquina sudeste de la animada Plaza de la República.

Si se está buscando una experiencia única, este es el lugar perfecto para sumergirse en la cultura italiana y llevarse a casa recuerdos inolvidables.

Turín es uno de esos destinos donde hay que perderse caminando.

Al adentrarse en el mercado, el turista se encuentra con la “antigua marquesina del reloj”, un edificio icónico conocido por su arquitectura impresionante. En su interior, se descubre una amplia variedad de puestos que ofrecen productos frescos italianos y prendas de vestir. Sin embargo, lo que realmente distingue a Porta Palazzo son los agricultores locales que venden directamente sus productos detrás del mercado.

Aquí se podrá saborear la influencia histórica de la cultura marroquí, ya que fue una de las primeras comunidades de inmigrantes en la ciudad. Hay puestos que ofrecen carne halal, así como especias y hierbas exóticas que transportan a tierras lejanas. Y si se busca un recuerdo auténtico de Turín, no hay que olvidarse de explorar la cerámica y los vasitos típicos de Marruecos, una verdadera joya para llevar.

El mercado de Porta Palazzo abre sus puertas de lunes a sábados, así que no importa qué día se elija para visitarlo, siempre se encontrará algo emocionante que descubrir en este bullicioso rincón de Turín.

Museo del Palacio Madama

 Si se es un amante del arte y la historia, el Museo del Palacio Madama es una parada obligada en la visita a Turín. Este magnífico edificio fortificado, ubicado frente al complejo del Palacio Real, leva a épocas pasadas mientras se explora sus maravillas artísticas.

Lo que una vez fue una fortaleza y sede del senado se ha transformado en un museo que alberga una fascinante colección permanente en sus cuatro plantas. Desde pinturas clásicas hasta artefactos centenarios provenientes de todos los rincones de Italia, cada rincón del museo ofrece un tesoro visual para deleitar los ojos. El precio de entrada para adultos es de aproximadamente diez euros, y lo mejor de todo es que los menores de 18 años pueden ingresar de forma gratuita. 

El Museo del Palacio Madama también acoge exposiciones temporales en colaboración con otras instituciones, que abarcan una amplia gama de temas. Desde la historia del perfume hasta las pinturas medievales de los castillos de Francia, estas exhibiciones especiales agregan un toque adicional de emoción y variedad. Hay que tener en cuenta que el precio de la entrada puede variar según los eventos temporales que se estén llevando a cabo.

Turín no sólo cautiva con su historia y arte, sino también con su exquisita oferta gastronómica. Como capital de la región del Piamonte, esta ciudad italiana es famosa por uno de los tesoros culinarios más apreciados del mundo: la trufa blanca. Si se tiene la suerte de visitar Turín entre octubre y noviembre, no hay que perderse los festivales dedicados a la trufa blanca que se celebran en la ciudad. 


Para agendar

Alojamiento

U$S 52

El precio diario de un depto de un dormitorio en Tirreno, a 3 kilómetros del centro de Turín

Alojamiento

U$S 54

Precio por una noche en Sweet  Home Lingotto, a 4 kilómetros del centro de Turín.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?