¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Gendarmería incautó libros de la comisaría de Capioví por denuncias de torturas

La denuncia fue radicada por Juan Darío Cardozo, quien se hallaba detenido en Capioví. La acusación apunta al comisario Aldo Galeano, jefe de la dependencia
lunes 29 de mayo de 2023 | 8:36hs.
Gendarmería incautó libros de la comisaría de Capioví por denuncias de torturas
Gendarmería incautó libros de la comisaría de Capioví por denuncias de torturas

El 9 de septiembre del año pasado, el obereño Juan Darío Cardozo (30) logró fugarse de la comisaría de Ruiz de Montoya, dependiente de la Unidad Regional IV de Puerto Rico, donde estaba alojado por una serie de delitos contra la propiedad.

Lo llamativo del caso fue que escapó a bordo de una moto Honda New Titan color negra, propiedad de uno de los efectivos de la misma comisaría. El evadido fue recapturado cinco días más tarde en una chacra de la localidad de General Alvear. Luego fue reubicado en la comisaría de Capioví.

En ese contexto, según denunció el propio Cardozo ante el Juzgado de Instrucción Dos de Jardín América, habría sido víctima de torturas y amenazas de muerte por parte del comisario Aldo Galeano, jefe de la comisaría de Capioví.

La denuncia apuntó exclusivamente al citado funcionario, sobre quien pesan otras causas del mismo tenor, según confirmaron desde la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura (CPPT). Con relación al caso de Cardozo, el correspondiente informe médico corroboró golpes y excoriaciones en diferentes partes del cuerpo, inclusive en los testículos. Tras la denuncia, para preservar al detenido el juzgado interviniente ordenó su traslado de la Unidad Penal VII de Puerto Rico. En tanto, el pasado 4 de mayo fue alojado en la Unidad Penal II de Oberá.

Sobre el avance del expediente, días atrás personal de Gendarmería Nacional secuestró los libros de guardia de la comisaría de Capioví y tomó fotos de las instalaciones, entre otras medidas dispuestas por la fiscalía. La intervención de la fuerza federal pretende garantizar la pesquisa, precisó un vocero.

Si bien en paralelo la Jefatura de Policía inició una investigación interna, hasta el momento el comisario Galeano continúa al frente de la misma dependencia.

Reiteradas denuncias

Según precisaron desde la CPPT, el citado funcionario posee al menos dos expedientes por torturas con seguimiento del organismo provincial. Antes de la denuncia de Cardozo, en noviembre del año pasado una vecina del barrio Santa Rita de Puerto Rico denunció que su pareja fue víctima de apremios en la comisaría de Capioví.

Se trata de un albañil de 28 años que fue detenido junto a un hermano y otros familiares por supuestos hechos de resistencia a la autoridad en el playón de una estación de servicios de dicha localidad. Por este caso la CPPT realizó una presentación ante Jefatura de Policía por presuntos hechos de maltrato por parte del comisario Galeano y un subalterno. También apuntaron contra los uniformados por violencia de género. En la misma presentación se dejó constancia que otros detenidos refirieron abuso de autoridad.

Oportunamente, en diálogo con El Territorio, Yésica G. relató los pesares de su marido Charly P. (28), sus cuñados Luis P. y Nadia L. y un sobrino menor de edad. La mujer subrayó que su pareja se llevó parte.

Comentó que en la madrugada del pasado 18 de noviembre su esposo y familiares se detuvieron unos minutos en un surtidor de Capioví, ubicado sobre ruta Nacional 12, con la intención de pasar al baño tras regresar de Aristóbulo del Valle.

“Cuando salen del baño están los policías alrededor de sus motos para ver los papeles. Mi cuñada le pasa los papeles y cuando el policía le está por entregar, viene otro y le quita los documentos. Instantes más tarde viene el jefe de la comisaría, Aldo Galeano, y empieza a decir que no le iban a dar los papeles y ahí se genera el primer inconveniente”, mencionó.

Intervención oficial

Según la versión de la mujer, la situación derivó en un fuerte entredicho entre las partes, circunstancia en que uno de los uniformados golpeó a los motociclistas, lo que generó un forcejeo y la posterior detención de los cuatro civiles.

“Esposado lo llevaron al calabozo y lo torturaron, le golpearon. Mi marido tiene problemas de salud, tiene piedras en el riñón. Es por eso que ese mismo domingo le llevaron a emergencias a Puerto Rico y de ahí a Eldorado porque tenía hematomas internos”, indicó.

A su vez, comentó que “si las motos estaban con irregularidades no las hubieran devuelto días después” del hecho. También los motociclistas fueron liberados. Tras ser alertados de lo sucedido, comisionados de la CPPT se entrevistaron con la denunciante y su esposo.

Posteriormente, los funcionarios realizaron una visita de control y monitoreo en la dependencia apuntada, donde tomaron contacto con las autoridades policiales y luego con personas privadas de su libertad.

En ese contexto, varios de los detenidos también mencionaron que padecieron episodios de violencia por parte de efectivos de esa dependencia. La actuación de la Cppt se cristalizó en una denuncia por presuntos malos tratos, tanto en el operativo de detención como durante el tiempo que estuvieron alojados en sede policial.

Asimismo, se hizo mención a supuestos hechos de violencia de género en que habrían incurrido los efectivos hacia una de las denunciantes, por lo que solicitó que se trabaje en el abordaje con perspectiva de género en esa dependencia.

 Fugas y condena anulada

Sobre los antecedentes de Juan Darío Cardozo, quien el año pasado se fugó de la comisaría de Ruiz de Montoya y luego denunció al comisario Aldo Galeano, se trata del mismo que el 25 de septiembre 2013 -entonces de 21 años- logró escapar de la Seccional Primera de Oberá, donde se hallaba detenido por homicidio en grado de tentativa.

Cardozo fue recapturado dos años y medio más tarde como sospechoso por el robo e intento de homicidio en perjuicio de Víctor Rosendo Álvez (40), perpetrado el 19 de enero del 2016 en paraje La Línea, sobe ruta Provincial 5, localidad de Panambí.

Por ese hecho, el 23 de septiembre de 2019, el Tribunal Penal Uno de Oberá condenó a Cardozo y a Sergio Fabián Rodríguez (33) como coautores de “robo doblemente agravado por haberse cometido en poblado y en banda y por el uso de arma de fuego, y homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego”.

Pero lejos de purgar la sentencia, a principios del año pasado Cardozo y Rodríguez se vieron beneficiados por una resolución del Superior Tribunal de Justicia (STJ) que anuló la sentencia de 2019 y ordenó liberar a ambos.

La medida también alcanzó al hermano del primero, Martín Andrés Cardozo, quien había sido condenado a cuatro años como autor intelectual del hecho.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?