¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Tiene 65 años y quiere aprender a crear dispositivos inteligentes

Patricia Orlov comenzó a estudiar robótica en Iguazú y sueña con fabricar objetos que contribuyan a la seguridad de los adultos mayores de la comunidad
lunes 27 de marzo de 2023 | 0:00hs.
Tiene 65 años y quiere aprender a crear dispositivos inteligentes
Tiene 65 años y quiere aprender a crear dispositivos inteligentes

La tecnología llegó para quedarse y personas de todas las edades deben adaptarse a ella para poder avanzar en distintos ámbitos. Tal es el caso de Patricia Orlov, quien a sus 65 años decidió aprender robótica con el objetivo de crear dispositivos inteligentes para mejorar su calidad de vida y que a la vez, contribuyan a personas de la tercera edad.

Precisamente, la llegada de la pandemia fue un factor determinante que obligó a que los adultos aprendan a utilizar diferentes aplicaciones para abonar facturas, para acceder a los turnos con médicos y debieron conocer la mayor parte de las funciones que hoy ofrecen los teléfonos celulares.

Es por ello que muchos sólo lograron conocer a los nuevos miembros de la familia por videollamada hasta la llegada de la vacuna y la vuelta progresiva a la normalidad.

Hoy la tecnología está presente en la vida de todas las personas y ante esta premisa, Patricia se animó a inscribirse al espacio Maker de Iguazú y aprender nuevas habilidades. La mujer es guía de turismo en el Parque Nacional Iguazú desde 1988, técnica en mantenimiento de edificios y actualmente asiste a las clases del espacio maker y realiza un curso de electricidad domiciliaria.

“Me inscribí años anteriores y este año entré. La verdad recién estoy empezando a aprender cómo es, pero me gustaría poder ingresar al mundo de la robótica para crear dispositivos que ayuden a la seguridad vial, a la seguridad de las personas en los barrios. Se me ocurre diseñar un techo inteligente que detecte la lluvia y se cierre automáticamente para no tener que salir corriendo por la ropa en el tendedero. Supongo que puedo aprender todo eso”, contó emocionada Patricia.

Entre los distintos aprendizajes y experiencias que fue acarreando Orlov, también es vicepresidenta de la comisión del barrio Obrero y está muy comprometida con la seguridad. Según afirmó, los ancianos están muy alejados de los avances tecnológicos y son los que más deberían tener artefactos que le faciliten la vida, teniendo en cuenta sus limitaciones por los años vividos.

“Yo soy una persona muy activa y me gusta aprender, creo que todos tenemos que aggiornarnos y adaptarnos a la tecnología. Pienso que la robótica tiene que llegar al club de jubilados, aunque sólo sea para que un abuelo fabrique un auto a su nieto, pero creo que no se puede dejar a la tercera edad fuera de los avances tecnológicos”, remarcó.

Respecto a la reacción de la familia, Patricia contó: “Mucho no les gustó, mis hijos me miraron con una cara de cansancio. Ellos quieren que descanse, trabajé muchos años y esperan que sea una abuela normal. Pero yo siento que puedo seguir aprendiendo y, por qué no, después que me jubile dedicarme a otras cosas”.

Patricia asiste a clases una vez a la semana, todos los jueves por el término de dos horas, y expresó que se siente cómoda al cursar con alumnos de menor edad.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?