viernes 24 de junio de 2022
Nubes 17ºc | Posadas

Homicidio en San Vicente

La defensa a tiros de un gran botín y una víctima que puede ser asaltante o rehén

Mientras testimoniales apuntan a que el fallecido fue víctima de una banda delictiva y llegó a la chacra a la fuerza, desde la defensa buscarán probar una legítima defensa

sábado 21 de mayo de 2022 | 11:20hs.
La defensa a tiros de un gran botín y una víctima que puede ser asaltante o rehén
En el lugar se incautó el Suran que pertenecía a Martínez. Foto: Policía de Misiones
En el lugar se incautó el Suran que pertenecía a Martínez. Foto: Policía de Misiones

La tensión en San Vicente aumenta desde el pasado miércoles, cuando un colono de la localidad mató a balazos a un hombre que entró a su propiedad y al que acusó de ser un delincuente. Mientras productores amenazan con movilizarse si no se libera al hombre, el hijo de la víctima y los otros dos demorados sí recuperaron su libertad al día siguiente.

Se trata de un caso con versiones contrapuestas. Las testimoniales apuntan ahora a que el fallecido, identificado como Jorge Martínez (44) -un capataz de la zona-, no era un asaltante sino que también fue víctima de delincuentes armados. Al detalle, el hombre había sido llevado a la fuerza por la banda a la chacra donde murió.

Mientras tanto, el productor detenido, Damián Antonio E. (65), está alojado en una comisaría local a la espera de ser citado a audiencia indagatoria por parte de las autoridades del Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, a cargo del juez Gerardo Casco.
Según detallaron fuentes del caso, el hombre fue trasladado hoy y designó abogado defensor, por lo que la audiencia podría llevarse a cabo el lunes.

Según trascendió, la intención del sospechoso de homicidio -así se investiga la causa por el momento- es declarar y exponer que los disparos fueron producto de una legítima defensa. El acusado considera que los delincuentes llegaron a la chacra con el dato de una venta importante porque pensaron que su pareja estaba sola y desprotegida. Insiste en que Martínez “le tumbó la puerta” con claras intenciones delictivas.

Como informó este medio, los hechos ocurrieron en una zona rural conocida como Picada Santa Rosa el miércoles por la tarde. Poco antes de las 19 fue el colono quien alertó a efectivos de la Comisaría Segunda de la localidad sobre la situación, por lo que una comisión se trasladó a la escena.

Allí el hombre dijo que había sido víctima de asaltantes armados y que corrió a su casa para buscar una escopeta y repeler el ataque. Fue entonces cuando le disparó a Martínez, quien cayó muerto en el lugar a causa de disparos en el pecho, según determinó luego el médico policial.
Supuestamente el hombre había llegado a la chacra junto a su hijo, quien fue detenido en una plantación de yerba por los uniformados que asistieron a la escena. También se demoró a dos jóvenes de 20 y 18 años que estaban en una “vivienda de peón” de un yerbal cercano.
Por orden judicial, el colono Damián Antonio E. (65) fue detenido y se procedió a la incautación de su arma de fuego y un Volkswagen Suran que sería de la víctima fallecida.

Con el correr de las horas el hecho fue comparado rápidamente con el del productor tealero Héctor Kattz (65), quien estuvo detenido por matar a un hombre que intentó asaltarlo a él y su esposa en Salto Encantado -la víctima fue Gustavo Presti (31)-. En tanto, la División de Investigaciones de la Unidad Regional VIII recabó elementos que hacen que el caso sea más complejo.

La otra versión

El relevamiento de testimoniales indica que momentos antes del intento de asalto en la chacra lindante un grupo armado de al menos cuatro personas, quienes vestían capuchas, abordaron, redujeron y maniataron a siete tareferos. También a Martínez -el capataz- y su hijo.
Fue entonces que a Martínez, bajo amenazas, lo obligaron a que lleve a la banda en su vehículo hasta la casa donde terminó falleciendo. En medio de eso, su hijo escapó de las ataduras y fue corriendo hasta el lugar.

“Fueron liberados porque resultaron ser víctimas también. Según surge de los testigos, el padre fue reducido y llevado por los delincuentes y al hijo le dejaron atado y después se escapó”, dijo una fuente judicial. Los testigos son los tareferos, pero también se incautaron en el lugar cables y cuerdas que habían sido utilizadas para inmovilizarlos.

En la zona, los uniformados hicieron varios rastrillajes y se determinó que posiblemente la presunta banda ingresó al lugar a pie, debido a que había marcas de pisadas y porque necesitaron del vehículo de Ramírez. Un vecino también expresó que a la hora del hecho observó a varias personas correr hacia el monte cuando vieron su automóvil.

La complicación es que en la zona, cercana a la ruta provincial 14, no hay mucho movimiento y hay sólo dos casas. De todas formas, los investigadores locales siguen abocados a la búsqueda de los posibles autores y aún no se descarta del todo ninguna hipótesis.

Asimismo, desde la defensa señalan que esta historia es poco creíble y sustentan su versión, sobre todo, en que nadie va a reducir a varios trabajadores rurales si estos lo superan en número. Lo cierto es que las palabras -o el silencio- del implicado ante el juez Gerardo Casco serán de importancia para lo que sigue en la investigación.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias