lunes 23 de mayo de 2022
Cielo claro 19ºc | Posadas

Qué es y para qué sirve un glaciar

jueves 05 de mayo de 2022 | 6:00hs.
Qué es y para qué sirve un glaciar

H
e visto hace poco a investigadores de una universidad nacional trepar por una alta pared de hielo de un glaciar antártico para investigar que reserva de agua potable tendrá para el futuro de la humanidad. Nunca creí que un investigador arriesgaría su vida de ese modo para investigar.

Comúnmente se considera que un glaciar es una masa grande de hielo que se forma durante el transcurso de miles de años en la parte alta de una montaña y que desciende lentamente por la ladera en forma de lengua. Sin embargo, pese a tardar tanto en construirse, los glaciares están desapareciendo en cuestión de décadas.

La nieve se va acumulando año tras año sobre un glaciar formando capas. Estas capas se van comprimiendo por su propio peso y la acción de la gravedad. Aunque sean uno de los objetos más grandes del planeta, los glaciares se mueven. Son capaces de ir fluyendo lentamente como los ríos y pasar entre montañas. Existen algunas formas montañosas que se han creado a partir del movimiento de los glaciares.

Son una gran fuente de agua dulce del planeta, junto con los ríos y lagos. Un glaciar es considerado un vestigio de la última Edad de Hielo. Esto se debe a que, a pesar de que las temperaturas han aumentado, aún no se han derretido. Han sido capaces de mantenerse por miles de años y cumplir con su función natural.

Cuando terminó la Edad de Hielo, hace cerca de 10.000 años, las temperaturas más altas en las zonas firmes más bajas provocaron su lento derretimiento. Tras su desaparición, han dejado formas del terreno espectaculares como los valles en forma de U. Los glaciares forman el 10% del total de la superficie terrestre.

El agua contenida en los glaciares es tal, que es considerada la mayor reserva de agua dulce del planeta. Contiene hasta tres cuartas partes de ésta, más que los ríos y lagos. Los glaciares además son quienes alimentan numerosos ríos montañosos que finalmente se descargan en los lagos.

Investigadores nacionales idearon la página web “www.glaciares.org.ar” con la intención de educar, divulgar información de interés sobre esta temática y para dar a conocer novedades e investigaciones vinculadas con los glaciares de nuestro país. El Centro de información y Comunicación de la Universidad Nacional de Cuyo, colaboró con el desarrollo de esta web.

Obviamente el glaciar nacional más conocido es el Perito Moreno, ubicado en el extremo sur de la provincia de Santa Cruz, frente a la Península de Magallanes, a 78 Km. de El Calafate. El Conicet ha publicado un Inventario Nacional de Glaciares, con el detalle de todos los glaciares nacionales.

Por su parte, el último informe del Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares indica que las tasas actuales de adelgazamiento de los glaciares a nivel global no tienen precedentes en el último siglo y que se han duplicado desde la década de 1990. Por ejemplo, en los Andes, entre los años 2.000 y 2.018, los grandes glaciares de la Patagonia han perdido un promedio de 70 cm de espesor de hielo por año, totalizando un adelgazamiento de casi 14 metros. En los Andes Áridos el proceso de calentamiento global ha sido acompañado por una reducción de las precipitaciones pluviales, originando una sequía de una persistencia y extensión sin antecedentes en el registro histórico. La severidad del periodo seco que comenzó en esta porción de la cordillera en 2.010 –y que persiste hasta la actualidad– es tan marcada que ha sido nombrado “Megasequía”.

El 70% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua; sin embargo, solo un 3,5% del agua de la Tierra es dulce; de este porcentaje, el 70% está congelada en glaciares y casquetes polares. El 30% restante se encuentra en el subsuelo, pozos o acuíferos. Sólo el 1% del agua dulce de la Tierra recorre las cuencas hidrográficas en forma de arroyos y ríos. El agua potable es un recurso limitado cuya demanda, según las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), se disparará globalmente hasta un 55% entre los años 2000 y 2050.

En resumen: otros de los grandes problemas modernos de la humanidad es la disponibilidad futura del agua dulce –que además del calentamiento global– está reduciendo las reservas de los glaciares. O sea que con esta modernidad, pese a los agradables inventos tecnológicos humanos, también aparecen nuevas acechanzas ambientales.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias