martes 26 de octubre de 2021
Cielo claro 19ºc | Posadas

24S Movilización global por el clima

Los jóvenes se plantan ante la crisis climática

Distintas organizaciones se concentraron ayer en plaza San Martín de Posadas para pedir acciones inmediatas a los gobiernos contra la crisis socioambiental y ecológica

sábado 25 de septiembre de 2021 | 6:08hs.
Los jóvenes se plantan ante la crisis climática
En el marco de una convocatoria mundial, la plaza San Martín de Posadas reunió a un nutrido grupo de misioneros que se manifestaron contra las acciones que provocan el calentamiento global.
En el marco de una convocatoria mundial, la plaza San Martín de Posadas reunió a un nutrido grupo de misioneros que se manifestaron contra las acciones que provocan el calentamiento global.

‘‘Estamos aquí por todos nosotros y por las generaciones que vendrán’’, arrancaron diciendo los chicos de XR (Extinción o Rebelión) Misiones. Liderando la reunión a micrófono abierto y  autoconvocados, los jóvenes que militan por acciones concretas para frenar el cambio climático destacaron que estamos ante un desafío civilizatorio y denunciaron que mientras los gobiernos dicen basarse en la ciencia para múltiples acciones, ese discurso no se corresponde con políticas públicas amigables con el medioambiente. En esa línea se plantaron y manifestaron con fuerza la necesidad de decirle basta al sistema extractivista, al agronegocio, a la megaminería, a prácticas como el fracking, prohibidas ya en tantos países y todavía prósperas en Argentina

‘‘El planeta no soporta más. No crean que Argentina y que Misiones no tiene impacto. Googleen Huella hídrica, huella ecológica y de carbono’’, indicó efusiva Clarisa Neztor (33) miembro de XR y de Basta de Falsas Soluciones al denunciar por ejemplo, que el gobierno nacional busca potenciar la explotación de hidrocarburos, entre otras aberraciones ambientales como el tan polémico acuerdo porcino con China

Otro de los primeros oradores en esta jornada de charlas informativas públicas, fue Walter Brítez, antropólogo y ambientalista, becado por el Conicet. Al celebrar la pluralidad de voces, arrancó contundente marcando que hay que desmitificar que la polución del aire por ejemplo, no existe en Posadas y está lejos, en grandes ciudades. En ese marco dio detalles de la cantidad de metales pesados que se liberan en una acción tan simple y arraigada como la quema de basuras, plásticos y pastizales. ‘‘Es necesario y urgente abrir el debate y comenzar a discutir una nueva agenda urbana ambiental’’, arrancó exponiendo.

Al postular que se necesitan políticas más radicales que simplemente plantar árboles o hacer compost, focalizó sobre el complejo problema sociocultural de la quema de hojas - por considerarla basura- y el mal tratamiento de los desechos en general. Si bien aquí no hay un control sobre las emisiones nocivas de los autos, ponderó que la quema de la basura supera cualitativamente la contaminación vehicular.

‘‘Posadas no está exenta de la contaminación, pero tiene todo para ser una ciudad sustentable: es de tamaño mediano, no hay millones de habitantes, tiene un parque automotor moderado, no hay grandes industrias con chimeneas, pero sí hay miles de vecinos y parte de la administración que realizan un tratamiento no adecuado de la basura’’, alegó al especificar que una quema produce toneladas de material particulado y que ‘‘Un vecino puede contaminar como 80, 90 autos con una hora de quema’’.

Por su parte, entusiasmado por la convocatoria juvenil y la cantidad de gente en la plaza, el referente de la Mesa Provincial por el No a las Represas, Eduardo Luján recordó la importancia de defender la naturaleza misionera. ‘‘El ejemplo de la Mesa No a las represas es un ejemplo de que juntándonos se pueden lograr muchas cosas’’, enunció al graficar la frena de las construcciones en Corpus y Panambí a raíz del levantamiento popular frente a los gobiernos.

Entre los oradores, la música de la Dj Ro Moglia amenizó la tarde y atrajo incluso a algunos transeúntes que se anoticiaron de la movida ecológica. Como parte del artivismo que pregona XR, hubo un número  teatral inspirado en la película  Matrix para transmitir de una forma más cercana el mensaje de la verdad ambiental.

En tanto, desde Villa Cabello, se hicieron presentes los vecinos autoconvocados en defensa del Montecito, que en voz de Laura Rodríguez Estévez, marcaron la relevancia del derecho al acceso libre al río.

Citando en particular el drama  que se vivió en ese espacio verde de la zona oeste, Laura recordó que el Código Civil en sus artículos 235, 237, 240 y 1974 protege el libre acceso a las costas y establece que todas las aguas, riveras, playas y sus accesos, en toda su extensión, son bienes públicos. Es decir, patrimonio inalienable, inembargable e imprescriptible de todos los ciudadanos. Por esa razón, ningún emprendimiento privado puede impedir u obstaculizar el uso o ingreso a estos bienes.

La comunidad mbya de Kaá Kupé también se pronunció en defensa del territorio y por la prórroga de la ley 26160, pronta a vencer. ‘‘Para nosotros el territorio es vida, nos protege a nosotros y a la flora y fauna. Sentimos que están matando a nuestra vida, a nuestra cultura’’, marcó Mario e invitó a todos a conocer el grado de desmonte que sufre su comunidad.

Más allá de los álgidos discursos de los militantes comprometidos,  un orador que se llevó la ovación del público fue el pequeño Baltazar Giuggioloni que pidió el micrófono para decir basta de tala y plásticos.

Mientras iba cayendo la tarde, el arte de Bocanada, Surfrits y Cocho Motta llegaron para enmarcar un encuentro que planteó que aún hay mucho debate por delante y reforzó el entusiasmo local de luchar por la defensa de este espacio grandioso de biodiversidad que significa la Tierra Colorada.


Greta marca la agenda

Por regulaciones que reduzcan el calentamiento global millones de jóvenes marcharon ayer en la mayor protesta desde el inicio de la pandemia. Detrás de Greta Thunberg y Fridays for Future, que lideró desde Berlín, tanto distintos puntos de Argentina como Austria, Nueva Delhi, Budapest, México DF, Milán, Zurich, Varsovia, Estambul entre otras se unieron a la consigna poco antes de la cumbre de la ONU. Si no se reducen las emisiones, serán 16% más altas en 2030 que en 2010, muy lejos del 45% necesario para 2030 para limitar el calentamiento a 1,5 º.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias