lunes 27 de septiembre de 2021
Cielo claro 34.7ºc | Posadas

Histórica y conocido comercio local

Construcciones que marcan y sobreviven al paso del tiempo

Con trucos de construcción para l a humedad, la casa de la esquina de Corrientes y Rivadavia de El Soberbio sigue en pie. Su diseño fue inspirado por inmigrantes

lunes 09 de agosto de 2021 | 0:00hs.
Construcciones que marcan y sobreviven al paso del tiempo

Situada en la esquina de calle Corrientes y Rivadavia, a escasos pocos metros del Río Uruguay, está una de las casas más antiguas de El Soberbio. Se construyó en el siglo pasado, alrededor del año 1946, por lo que es contemporánea al inicio del pueblo (El Soberbio tiene 75 años de fundación).

Sus constructores fueron inmigrantes alemanes, por ello se cree que el estilo fue copiado del país europeo. El techo estaba compuesto por tablitas pequeñas cortadas en formato cuadrado y,  con el pasar de los años, éstas se fueron deteriorando hasta que  se tuvo que tomar la decisión de cambiarlas por chapas de zinc. Las paredes de la parte interna de la casa son dobles para que se mantenga la frescura. Y, también, para que en invierno se mantenga la temperatura cálida y no ingrese tanto el frío. El secreto para mantenerla sin humedad está en “no mojar su piso”, y reemplazar este acto simplemente por el hecho de  pasar un paño húmedo.

En la actualidad la casa está cubierta de árboles que brindan una hermosa y fresca sombra. Se logra ver el formato “Cuatro aguas o Cupia’’ del techo, que es muy característico de las viviendas que se construyeron por los abuelos.

Este tipo de construcción se debe a que en Alemania cae nieve y, entonces, al ser triangular el techo hace que resulte mucho más fácil que la nieve se deslice. En Misiones esta forma tuvo su aceptación debido a las fuertes lluvias y tormentas de vientos peligrosos que arrancaban los techos.

La humedad es quien más se destaca en la provincia y para mantener a la casa  alejada de ella, fue instalada arriba de “cepos de madera dura” que propiciaban una altura y firmeza.  Por aquellos años lo que abundaba en la zona era la madera y la utilizada en la construcción de la casa fue anchico y grapia, muy característicos de la zona.

La inspiración

El Soberbio fue cuna de inmigrantes europeos y brasileños en su gran mayoría, que vieron en el monte virgen la oportunidad de fundar un pueblo, abriendo caminos, con picos y palas. Todo de manera muy rústica, con sus propias manos.

Es así como fueron surgiendo construcciones que hoy son monumentos a la historia, como la vivienda de la esquina de Corrientes y Rivadavia. Tiene forma de casa, pero siempre fue usada para el comercio. Primeramente alojó ramos generales; después de unos años, en la década del ‘60 la señora Lori Henn le dio uso como farmacia, que hasta el día de hoy funciona y están ahora sus nietos y bisnietos. Es decir, la vivienda fue pasando de generación en generación.

Lory era hija de Don Arturo Henn, el “fundador del pueblo”, hombre que supo cómo y dónde abrir una picada, inauguró los primeros comercios,que serían el motor de crecimiento económico del pueblo.


Cuatro aguas, facilidad de diseño

Una de las características más atractivas de un techo a cuatro aguas en la construcción residencial es la facilidad de diseño, especialmente en los planos más básicos con sólo cuatro planos de techo.

Si bien un techo a cuatro aguas es algo más complicado de construir que un techo a dos aguas (un techo que tiene sólo dos planos de cubierta), los cálculos para la medición de los cortes de vigas y las líneas de plomada tienden a ser uniformes en todo.

Una cubierta a cuatro aguas en particular, crea una pendiente equivalente para todas las superficies del techo, dando a la casa un aspecto limpio y unificado con las líneas de alero y un mínimo de variación en el techo en si mismo.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias