viernes 18 de junio de 2021
Muy nuboso 8.7ºc | Posadas

El contador Leandro García fue absuelto

Histórica condena a organización dedicada a facilitar la evasión

Tres de los cuatro acusados recibieron diferentes condenas por su participación en una asociación ilícita fiscal. Estafaron al fisco por más de 62 millones de pesos

martes 25 de mayo de 2021 | 5:05hs.
Policiales

Tres de los cuatro imputados por integrar una asociación ilícita fiscal destinada a cometer delitos vinculados a la evasión impositiva fueron condenados ayer en el Tribunal Oral Federal de Posadas. También se solicitó ampliar la investigación a otras personas y firmas que se beneficiaron de la ingeniería montada para defraudar al fisco.

El absuelto fue el contador Leandro Antonio García (56), lo que coincidió con el pedido de la fiscalía. En tanto, Luis Ramón Zayas (63) fue condenado como coautor en calidad de jefe por asociación ilícita fiscal a seis años de prisión; Oscar Luis Ocampo (55) recibió cinco años como coautor del mismo delito en calidad de organizador; y como coautor en carácter de integrante de esta asociación a Ricardo Galarza (64), que recibió tres años.

El Tribunal compuesto por los magistrados Alberto Jesús Moreira, Lucrecia Rojas de Badaró y Fermín Amado Ceroleni, estos dos últimos como subrogantes y conectados por videoconferencia desde Corrientes, definió que los condenados sigan en libertad hasta que la condena quede firme. Los fundamentos de la sentencia, que es la primera por este delito en Misiones, se conocerán la semana que viene.

La sentencia se conoció a las 19.30, luego de una extensa jornada de alegatos que había iniciado once horas antes, después de las 8.30. Los primeros en exponer sus consideraciones fueron los representantes de la querella, llevada adelante por la Afip; luego fue el turno del Ministerio Público Fiscal, a cargo de Vivan Barbosa y, ya en horas de la tarde, se sucedieron las consideraciones de las cuatro defensas.

En tanto, con las nuevas restricciones implementadas a nivel nacional se recrudecieron las medidas de bioseguridad y la prensa siguió el debate mediante una pantalla desde una sala contigua. No se informó sobre un link para acceder de forma remota a la audiencia. Sí fotógrafos y camarógrafos tuvieron un momento en el recinto para hacer su labor.

Querella y fiscalía fueron coincidentes en la cantidad de pruebas en contra de los acusados, sobre todo la recolectada en los allanamientos el 11 de septiembre del 2009. Hicieron hincapié en que se trataba de una organización dedicada a “facilitar la evasión” de personas y empresas mediante un completo entramado, conformada con ese único fin -algo inédito en este tipo de delitos- y que estuvo “viciada desde sus inicios”.

Si bien la investigación se inició en 2008, ambas partes describieron que los implicados formaban empresas llamadas “de cartón” o fantasmas y operaban de esta manera desde por lo menos el 2005. Para ello se valieron del desconocimiento o la desconfianza de personas cercanas, como es el caso de las dos mujeres a quienes estafaron hicieron firmar papeles y poderes que impulsaron la investigación tras la denuncia.

La querella

En representación de la Afip, querellante particular, expusieron los letrados Silvia Catalina Mani, Marcos Aurelio Atencio y Ariel Ricardo Smiak. Los profesionales, después de una hora y media de exposición, solicitaron penas de 8 años para Zayas, siete para Ocampos, seis para Galarza y seis para García.

“Se pudo determinar que la maniobra desplegada por Zayas, Ocampo, García y Galarza consistía en la creación de sociedades mediante interpósitas personas y también la reactivación de sociedades que ya se encontraban constituidas y no se encontraban operando. De esta manera conseguían las habilitaciones para imprimir facturas, recibos, remitos y el resto de la documentación necesaria”, se describió.

Y siguieron: “Generaban a través de estas sociedades la simulación de operaciones comerciales, generando la emisión de comprobantes que eran falsos. “Que no representaban una actividad legal detrás de eso, sino que la simulaban y servían para que las empresas usuarias de estos documentos pudieran deducir el impuesto a las ganancias, costos y gastos inexistentes, y de esta manera reducir la base imponible y pagar menos o inclusive no pagar impuestos a las ganancias”.

La fiscalía

La fiscal Vivian Barbosa, a su turno, solicitó penas más leves luego de más de dos horas de alocución: siete años para Zayas, seis años para Ocampos y cuatro para Galarza. Sobre García expresó: “No tenemos acreditado con el grado de certeza que requiere esta etapa procesal que el contador García haya tenido el conocimiento y la voluntad de participar en estas sociedades apócrifas”, argumentando que los cruces de llamadas, los documentos incautados y las declaraciones testimoniales nunca lo situaron como un actor de esta maniobra.

La fiscal concluyó que “los imputados generaron un complejo entramado de sociedades para facilitar la evasión impositiva a terceros; no se limitaron a la creación de una sociedad con la cual operar, sino que al menos utilizaron cinco sociedades distintas para esta operatoria. Sociedades nuevas o viejas reactivadas, que incluso operan proveyendo unas a otras y todo a los efectos únicos de generar facturación que permita a contribuyentes reales a evadir impuestos tanto en iva como finalmente en ganancias”.

En ese sentido, señaló que la complejidad de la maniobra, llevada adelante por personas formadas, aumentó la gravedad del hecho.

El Ministerio Público Fiscal también recordó un informe de incidencia, en el que se calculó que a través de las cinco empresas cuestionadas se han hecho “ajustes a usuarios reales por más de dos millones y medio de pesos”. Remarcó que se trata de un valor de operaciones en 2009, referenciado que entonces la cotización del dólar estaba en 3,76 pesos.

El cálculo a la cotización oficial de la víspera (92,20) arroja más de 62 millones, seiscientos mil pesos.

Respecto a los alegatos de las defensas, se destacó la presentación del letrado que defiende los intereses de Ocampos, Manuel Bilinski. Sin optimismo sobre el futuro de los imputados expresó que desde que se inició el proceso sabía que todos estaban sentenciados, por lo que no importaba lo que digan. “Este juicio es injusto y es absurda la acusación, está basada en pruebas infundadas”, reclamó, señalando sobre todo a la Afip.

Galarza, por su parte, habló por primera vez y se desligó de todas las acusaciones, expresando que solo conocía a Zayas. Sin embargo, luego de un cuarto intermedio de poco menos de dos horas, recibió al igual que sus consortes un fuerte revés, que significó una condena histórica.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias