viernes 17 de septiembre de 2021
Nubes 18.3ºc | Posadas

Champions League: Real Madrid y Chelsea empataron y la serie se definirá en Londres

martes 27 de abril de 2021 | 18:25hs.
Fútbol

A un paso de la deseada final de Estambul, Real Madrid y Chelsea empataron este martes un duelo inédito en la Champions League. Fue 1 a 1 en el encuentro de ida de las semifinales, un resultado que deja una leve ventaja para el conjunto inglés, ya que la serie se definirá en Londres la próxima semana, el miércoles 5 de mayo.

El partido de este martes se disputó en el estadio Alfredo Di Stéfano de Madrid y fue arbitrado por el neerlandés Danny Makkelie. Christian Pulisic, a los 13 minutos del primer tiempo, abrió el marcador para la visita, que comenzó el partido en un gran nivel y controló al conjunto español. Sin embargo, cuando los ingleses jugaban mejor, un fantástico gol de Karim Benzema, a los 29 del arranque, marcó el empate.

En un partido que empezó con mucha intensidad para ir calmándose a medida de que pasaban los minutos, el equipo blanco sufrió ante Chelsea, especialmente en el primer tiempo. Timo Werner avisó pronto con un disparo a apenas dos metros de la línea de gol, que sacó Thibaut Courtois, dando inicio a una actuación que evitó una mayor renta de los visitantes.

Sin embargo, el arquero belga no pudo hacer nada poco después cuando Pulisic, tras recibir a la espalda de la defensa, le recortó en su salida para poner el 1-0 (14) en el marcador.

El tanto fue un mazazo para el equipo blanco, superado por las rápidas llegadas de los ‘blues’, ante la imprecisa presión de los merengues.

En medio de la tormenta, Benzema fue el salvavidas que sostuvo al Real Madrid y lideró al equipo blanco, al que ayudó la intensa lluvia que cayó sobre el Alfredo Di Stéfano, contribuyendo a tranquilizar el juego.

El francés se sacó un disparo al palo desde la frontal (23) poco antes de controlar un balón en el área con la cabeza para sin dejarlo caer marcar a la media vuelta en boca de gol el 1-1 (29).

El equipo merengue fue mejorando con el paso de los minutos, cerrando líneas y borrando los espacios por los que había hecho mucho daño durante la primera parte el Chelsea, al que le iba costando más llegar con claridad.

El Chelsea abandonó sus rápidas salidas del primer tiempo para replegar líneas al igual que el Real Madrid, buscando los dos equipos hacerse los amos del balón y sosegando un partido que ya no se movería.

En una temporada marcada por las dificultades que sufrió Zinedine Zidane, sin contrataciones que reforzasen un equipo que perdió nombres de peso y con decenas de lesiones en todo el curso, Real Madrid está de nuevo a puertas de la historia en su competición preferida. La Liga de Campeones es especial. La competición que saca lo mejor de unos futbolistas que sienten de nuevo la oportunidad de alcanzar la gloria. Pero este martes se encontró con un rival que le hizo frente. Las alarmas se encendieron en el equipo blanco.

La ilusión por encima de la realidad de un equipo al límite de sus fuerzas. Con la gasolina justa para encarar el momento en el que se deciden los títulos grandes. Tras perder una gran oportunidad en Liga de asaltar el liderazgo, aumentando las dudas con tres empates en las últimas cuatro jornadas. Son las consecuencias que dejaron la semana de locura con doble enfrentamiento ante el Liverpool y clásico frente al Barcelona.

Para este partido Zidane apostó por tres centrales con Militao, Raphael Varane y Nacho Fernández, con el regreso de Toni Kroos y Vinicius como el elegido en el ataque junto a Karim Benzema.

Regresó Zidane a la fórmula de la defensa de cinco, con tres centrales y dos carrileros. Son novedad en su equipo titular la entrada del brasileño Marcelo en banda izquierda y el alemán Kroos en el centro del campo recuperado de sus molestias. En ataque Vinicius sale vencedor ante Eden Hazard, Marco Asensio y Rodrygo, que inician en el banco.

Los precedentes del duelo europeo ante Chelsea no traen un buen recuerdo al madridismo. Perdió una final de la Recopa de 1971, en dos capítulos, y la Supercopa europea de 1998. Es la primera vez que ambos equipos se enfrenten en la competición de mayor prestigio, esa en la que Zidane es el gran especialista.

En Londres también son optimistas con volver a una final de la Liga de Campeones nueve años después. Chelsea mejoró desde que llegó Thomas Tuchel en enero y pasó de ser uno de los equipos más goleados a mantener la puerta a cero como costumbre. En total, 16 veces se fueron sin recibir gol desde que aterrizó el alemán, sin importar que estuviera Edouard Mendy o Kepa Arrizabalaga en el arco.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias