martes 07 de diciembre de 2021
Cielo claro 21.7ºc | Posadas

Territorios en disputa

martes 16 de marzo de 2021 | 6:05hs.
Territorios en disputa

La planificación, en general, suele tratarse de trazar una hoja de ruta para que el resultado que obtengamos en un tiempo sea más ordenado de lo que tenemos, es nuestra capacidad de poder anticiparnos, imaginar cómo queremos que sean las cosas en el futuro y empezar a actuar hoy.

En el caso de la planificación territorial, según Roberto Monteverde, presidente de la Sociedad Argentina de Planificación Territorial, se trata de definir -junto a actores políticos, sociales y las personas mismas que habitan los territorios- qué vamos a hacer para que las ciudades y los territorios dentro de veinte años sean más parecidos a lo que queremos: menos desiguales, más sostenibles, que valgan la pena ser vividos y puedan darles un futuro a las generaciones actuales y las próximas.

Buscando esas definiciones, en 2019 se creó el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, estando a su cargo la arquitecta María Eugenia Bielsa, hermana del reconocido director técnico de fútbol. Durante cerca de un año, con un estilo marcado por la academia y el perfil docente de la funcionaria, desde el Ministerio se trabajó en un cambio de raíz sobre la problemática del hábitat, formando a los actores, antes de empezar a actuar.

Evidentemente, había urgencias que no podían esperar, y mientas se realizaban estas jornadas y ciertos congresos de capacitación, hubo un sector de la opinión pública que consideraba que no se estaba atendiendo lo inmediato y eso llevó a que cerca de un año después de haber creado este ministerio, el presidente Fernández anunciara la salida de Bielsa y nombrase como nuevo ministro de la cartera al ingeniero Jorge Ferraresi.

El actual ministro les dio una impronta más ejecutiva a las políticas que surgen desde el Estado nacional, enfocándose desde el inicio sólo en una faceta del hábitat: la vivienda. Por lo que anunció el Plan Casa Propia, que consiste en 264.000 soluciones habitacionales, de las cuales al menos 60.000 serán nuevas viviendas. Es importante aclarar que una solución habitacional no es necesariamente una vivienda social a estrenar, puede ser también un crédito con muy bajos o nulos intereses para poder ampliar o cambiarle el techo a una casa.

Pero el hábitat es mucho más que la vivienda, necesitamos que las ciudades dejen de desparramarse por el área metropolitana. El costo de la tierra hace que las familias vivan cada vez mas lejos del centro, generándoles a las personas la necesidad de trasladarse por horas para poder hacer su vida cotidiana, trabajar, estudiar o ir al médico. Por su parte, los municipios tienen así cada vez tienen más barrios que atender y las distancias dentro de una comuna sólo generan dolores de cabeza, teniendo que extenderse demasiado en el área de cobertura de servicios, con el presupuesto que esto significa.

Es por todo esto que se vuelve urgente empezar a discutir un Plan de Ordenamiento Territorial, trazar esa hoja de ruta de la que hablaba Monteverde.

Desde el ministerio no está claro si -ademas del Plan Casa Propia- continuarán la búsqueda de construir paulatinamente un equilibrio socio-territorial a partir de la planificación o si eso es algo que se quedó en la anterior gestión. Consultado el equipo de Ferraresi, ellos no descartan tener el tema en agenda, pero prefieren esperar que la solución a estos problemas primero la aborden las provincias.

En el caso de Misiones, aún no tenemos una Ley de Ordenamiento Territorial. Un antecedente podría ser nuestra la Ley de Bosques, que establece dónde se conservan los bosques nativos y cuáles son los espacios dentro de la provincia destinados a los bosques de cultivo y forestoindustria, pero esto sería sólo un aspecto de los muchos otros tantos dentro de nuestra planificación territorial.

Esperar que todas las provincias avancen sobre sus propias normativas, antes de poder discutir este tema a nivel nacional, no respeta la lógica de ir desde lo general a lo particular y demora los avances. Es necesario un marco regulatorio que nos permita -desde lo macro- ir dándole forma a lo que suceda en cada región y organice la inversión en obras públicas.

Hoy vemos muchos territorios de nuestra Argentina que están en disputa, miradas individuales con intereses inmobiliarios sobre los humedales, ambiciones de soja sobre la biodiversidad autóctona o especulación sobre el suelo ocioso en las ciudades que necesitan de una respuesta clara del Estado nacional. Sólo trabajando colectivamente en mejores condiciones de vida para todos, podremos revertir años de desigualdad, atendiendo a quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad y respetando definitivamente las cuestiones ambientales.

Imaginar, para empezar a actuar hoy.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias