lunes 25 de octubre de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

Radiografía del tráfico de estupefacientes en Misiones durante 2020

Grandes cargas y precintos: cómo se adaptó el narcotráfico a la pandemia

lunes 18 de enero de 2021 | 4:30hs.
Grandes cargas y precintos: cómo se adaptó el narcotráfico a la pandemia
Noviembre de 2020. Diez toneladas de marihuana fueron incautadas en San José. Fotos: Gendarmería Nacional
Noviembre de 2020. Diez toneladas de marihuana fueron incautadas en San José. Fotos: Gendarmería Nacional

 

La versión oficial dijo que el camionero se puso nervioso al llegar al control de Gendarmería Nacional apostado en el peaje de Santa Ana, a fines de septiembre del año pasado. Conductor y acompañante, ambos brasileños, mostraron sus documentaciones y el manifiesto de carga decía que llevaban muebles. Pero el perro entrenado reaccionó como lo hace ante la presencia de estupefacientes. 

Con la autorización del Juzgado Federal de Posadas, se rompieron los precintos aduaneros y se descubrió en el semirremolque 487 bultos de marihuana, que fueron trasladados al Escuadrón de San Ignacio, donde se hizo el pesaje. La carga superó los 9.700 kilogramos y ambos ocupantes del rodado quedaron detenidos, aunque el acompañante fue liberado al día siguiente. 

Hasta ahí la versión oficial. Calificadas fuentes de la fuerza confirmaron a El Territorio que el camión estaba siendo seguido, pero no sólo por ellos, también por otra organización criminal que quería “mejicanear” la carga, aunque muchos datos aún se mantienen en reserva. 

Desde que entró al país por Puerto Iguazú lo tenían marcado y fueron deteniendo en varias postas a lo largo de la ruta nacional 12. La idea era que llegara hasta San José, kilómetros antes del límite con Corrientes, donde la fuerza tiene un escáner. Pero eso no sucedió y los centinelas del Escuadrón de Jardín América se adelantaron. 

El control del recorrido del camión develó algo que, desde afuera, resulta impresionante: esas casi 10 toneladas de marihuana fueron cargadas en -más o menos- dos horas. Ese es el tiempo que tardó desde Montecarlo -donde aún estaba vacío- hasta El Alcázar -donde ya tenía la carga- , cuando ese trayecto en verdad se hace en 20 minutos.

 

 


Mucha gente y los bultos por un pasamanos a la vera del Paraná. Esa es la explicación para tan aceitada logística. El narcotráfico, como se sabe, tiene una gran capacidad de ofrecer “trabajo” fuerza de las necesidades y caudal de dinero. 

Pero más allá de los detalles de ese operativo, la maniobra es un ejemplo de lo que fue el transporte de estupefaciente en Misiones durante el 2020: grandes cantidades de marihuana resguardadas por precintos aduaneros truchos o vulnerados y camiones con bandera de Brasil. Fuentes de Gendarmería Nacional dijeron que se superó ampliamente lo incautado en el 2019, aunque a pesar de la insistencia de este medio, no se brindaron estadísticas oficiales. 

De todas formas, son muchos los procedimientos destacados, siempre hablando de marihuana: en febrero, diez toneladas fueron secuestradas en Dos de Mayo; la misma cantidad fue detectada en noviembre en San José, cuyos centinelas volvieron a dar el golpe en diciembre, cuando detuvieron un camión con ocho toneladas. En todos estos operativos el rodado era brasileño y se detuvo al camionero. 

El mismo silencio fue la respuesta de Prefectura Naval Argentina, que en agosto incautó ocho toneladas de marihuana en San Ignacio, como resultado de una investigación de la Justicia Federal de Corrientes. La droga se esparció en sambódromo de Ituzaingó y el procedimiento fue presentado en septiembre por el Ministerio de Seguridad en Posadas, con la presencia de las autoridades nacionales y la titular de la cartera, Sabina Frederic. 

Respecto a la Policía de Misiones, durante el año pasado se incautaron más de 20 toneladas de cannabis, con un procedimiento destacado en febrero, cuando interceptaron un camión, también con patente brasileña, que contenía ocho toneladas de la droga. Entonces los narcos pudieron huir del lugar. 

Si bien se hicieron grandes procedimientos antes de marzo, fuentes judiciales y policiales consultadas para este artículo creen que esta modalidad de mover grandes cargamentos tiene que ver con la cuarentena debido al avance del coronavirus. “Es un efecto provocado por las restricciones de circulación y el efecto liberación posterior pero con cierre de fronteras. Los riesgos son otros y la cantidad debe ser ubicada”, opinó un importante actor judicial.

Este funcionario cree que el consumo se multiplicó este año, sobre todo en el Amba, lo que también causó un incremento del precio de la sustancia. “Brindan un producto, ese producto para llegar a los usuarios requiere una logística, eso es lo que adaptan permanentemente, mientras mejor lo hagan, más éxito”, concluyó. 

“Los que viajan a Buenos Aires en auto te dicen que hay controles en todos lados, si llevás algo, vas regalado”, agrega en gendarme. Por el contrario, los camiones nunca dejaron de cruzar fronteras y surcar rutas.

Aquí la utilización de precintos aduaneros toma valor: sólo agentes de Afip-Aduana pueden abrirlos. Las variantes son diversas, como los camiones que son cerrados con precintos truchos o los remolques vulnerados sin romper el lacre; rodados que entran desde Brasil de forma legal o que están en Misiones y luego se mueven con Manifiesto Internacional de Carga/Declaración de Tránsito Aduanero apócrifos. 

En diciembre se viralizó un video de un trabajador de Aduana que explicaba cómo los narcos habían violado la traba de seguridad de la puerta del remolque de un camión, lo que les permitió abrirla sin tener que violentar los precintos. Por su parte, las investigaciones sobre la organización de Néstor “el Negro” Rojas determinaron que tenía contactos en Brasil que gestionaron autorizaciones para camiones y choferes que iban a ser los encargados de mover la droga del PCF. 


En retrospectiva, la nueva modalidad se ve aún más acentuada. En septiembre del 2017 El Territorio publicó un informe titulado “Las nuevas caras del narcotráfico en Misiones”, en el que se destacan las variantes de las organizaciones para mover y se resaltó que muchos buscaban “dinamismo”, lo que había derivado en el incremento del tráfico hormiga. 

“En Misiones lo que se veía hace un año eran grandes cargamentos, de tres o cuatro toneladas. Hoy no ves eso, las organizaciones se trasladaron a más envíos con menos drogas. Mayor versatilidad y dinamismo, más difícil de encontrarlos y pierden menos drogas cada vez que se los logran detener”, señaló entonces Diego Iglesias, flamante titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad de la Nación (Procunar). 

En conclusión, en tres años -y con una pandemia en el medio - la droga pasó de transportarse acondicionada en paneles y dobles fondos de autos y adosada en cuerpos de personas que viajaban en colectivos a moverse a granel en camiones extranjeros. 

Golpe a la estructura
En la misma entrevista, Iglesias expresó la importancia de atacar las estructuras de las organizaciones narcos y no detenerse sólo con el conductor, algo que no perdió vigencia: “Si nosotros nos quedamos con el simple camionero, por más cantidad impresionante de droga que sea, no estamos avanzando. Son los últimos eslabones y son fungibles, detrás de él hay diez esperando. Necesariamente tenemos que ascender en las organizaciones”. 

La premisa se cumplió el año pandémico con el desbaratamiento de la organización del señalado múltiple asesino Rojas, que terminó con la detención de 13 personas y el secuestro de once toneladas de marihuana - la mayoría en Paraguay, con una colaboración del Secretaría Nacional Antidrogas- y 30 kilogramos de cocaína. La investigación estuvo a cargo de Gendarmería Nacional, con Procunar y el Juzgado Federal de Posadas como coordinadores. 

Cada una de las cargas pérdidas generó un perjuicio económico gigante, pero también desencuentros entre sus integrantes. 

También el Juzgado Federal de Posadas, después de un año de investigación, detuvo en Gobernador Roca una organización que operaba hace más de 15 años en Misiones, transportando droga hacia Buenos Aires. Ocurrió en octubre y fueron cuatro detenciones, con el agregado de que fue localizado y esposado el proveedor. Eduardo González Rojas, abogado y empresario paraguayo, había llegado en lancha a Misiones para gestionar la movilización de una carga cercana a las 9 toneladas, que también fue incautada. 

La organización tenía varios inmuebles y chacras en la costa del Paraná, por donde ingresaba estupefacientes desde Paraguay y que luego eran almacenados en Posadas o Candelaria. Por esta razón, también serán investigados por lavado de activos, ya que ninguno tiene una actividad formal que justifique tamaño patrimonio. 

Son los casos marcados, pero no hay muchos más y parece que es una tendencia que continuará en 2021. En lo que va del año fueron incautadas más de 20 toneladas de marihuana en cinco procedimientos, 14 de las cuales se detectaron en apenas tres días, desde el jueves hasta el sábado. 

En dos de ellos, los conductores se fugaron y en otros dos fueron detenidos. La excepción es una investigación del Juzgado Federal de Córdoba, en el que intervino Policía Federal Argentina y permitió la incautación de 1.200 kilogramos de cannabis que estaban listos para ser transportados en un camión en Eldorado. 

El procedimiento -producto de una investigación de tres meses- ocurrió hace una semana y se logró la detención de cinco personas -dos de ellos misioneros-. La droga iba a moverse a Chubut disimulada en una carga de casas prefabricadas, aunque se sospecha que tenía como destino final Chile. El líder, según publicó el diario La Voz del Interior, operaba desde la cárcel bonaerense de Devoto, donde está preso por narcotráfico.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias