martes 22 de junio de 2021
Nubes 13ºc | Posadas

“Encontré fortaleza en poder seguir amamantando a mi bebé”

domingo 07 de junio de 2020 | 6:00hs.
Poder seguir junto a su hijo le dio fuerzas, reconoce.

“La lactancia materna prepara a los bebés para una buena salud a lo largo de su vida”, es la enseñanza de abuelas, tías y médicos, y a ella se aferró Cecilia Melegatti, el pasado 30 de abril luego de que, de manera voluntaria, se testeara para conocer si era portadora del Covid-19.
Con el resultado positivo en la mano, sin presentar ningún síntoma, y el revuelo mediático entorno a la fábrica de pastas de su tío, Cecilia, al no presentar síntomas insistió a las autoridades sanitarias en poder continuar cerca de su pequeño hijo Enzo, de 8 meses. “Expresé mis deseos de continuar la lactancia, después de consultarlo con la pediatra”, comenzó explicando en diálogo con El Territorio.
Recordó que al recibir los resultados, se lo tomó con seriedad, pero cuando se barajó la posibilidad de que sea trasladada al Hospital de Fátima comenzaron los miedos y angustias por separarse del niño.
“Hablando con los médicos de Salud Pública y la pediatra del gordo, llegamos a un acuerdo entre todos. Creo que ese fue el momento más difícil. Lo viví con algo de preocupación, mucha incertidumbre porque no sabés qué va a pasar, tenía miedo que mi bebé se enferme”, reflexionó. Luego agregó sobre su hijo: “Nunca tuvo síntomas, aunque tampoco sé si en algún momento se contagió,ya que a él no lo testearon”.
La cuarentena en la casa de Cecilia se vivió por momentos con mucha obsesión y mediciones de temperatura constantes. “Desde mi positivo estuve con barbijo todo el día, con recambios cada tres horas, con mucho cuidado en lavarme las manos antes de agarrar al bebé. Limpiar la casa y desinfectar todo el tiempo, sobre todo los juguetes, porque Enzo se lleva todo a la boca. Cada vez que necesitaba sacarme el barbijo, por ejemplo para comer, me alejaba de él”.
Por precaución toda la familia se sometió a cuarentena, allí estuvieron al pie del cañón los familiares y amigos con su apoyo, desde lo emocional y logístico, “no estábamos preparados para encerrarnos tantos días, así que no teníamos provisiones”.

Después del negativo
En el segundo test realizado a Cecilia ya había logrado negativizar la enfermedad, allí comenzó otro proceso: dejar atrás los miedos y volver a la vida normal. “Cuando me dieron el alta, tardé unos días en salir. No fue fácil, tenía miedo”.
Ahora se desenvuelve con los cuidados que debe tener cualquier persona en este contexto: usar barbijo, lavado de manos, distancia, etcétera.
Su recuperación arroja una dosis importante de esperanza para otras madres que en esta pandemia sienten miedo al momento de amamantar. “Mi consejo: si realmente quieren seguir con la lactancia, consulten con su pediatra y busquen información. Hasta el momento no hay ninguna contraindicación y todos salen beneficiados”.

Ultimas noticias