Las dos versiones de la Policía brasileña sobre el operativo en Irigoyen

Miércoles 29 de enero de 2020 | 10:34hs.
Chalecos antibalas y armas largas de la Policía Militar.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

La situación sorprendió a propios y extraños ya que no es para nada normal. Efectivos policiales brasileños, con chalecos antibalas, armas largas y vehículos, revisaron una camioneta en suelo argentino, más precisamente en una de las calles principales de Bernardo de Irigoyen, en la frontera seca misionera. 
El hecho ocurrió el lunes por la tarde sobre la avenida Brasil, a unos pocos metros del paso fronterizo con la localidad de Dionísio Cerqueira, pero empezó mucho antes. Sobre este punto hay dos versiones, y ambas son del Batallón de la Policía de Frontera del Estado de Paraná, que intervino en los hechos.  
El comandante de la Tercera Compañía de la fuerza dijo al sitio Jornal da Fronteira que la comisión policial interviniente hacía patrullajes en el vecino país cuando “avistó un vehículo en actitud sospechosa”. Entonces los efectivos le pidieron que se detenga, algo que el conductor no acató. 
Siempre según la autoridad, el implicado, al parecer un comerciante de Irigoyen, decidió darse a la fuga, iniciándose así una persecución. Sin más detalles, se dijo que se avistó cuando el coche ingresó a Argentina, por lo que en esa instancia avisaron a sus colegas de la Unidad Regional XII que iban a ingresar al país para seguirlos. 
Desde la Policía de Misiones, que estuvo en el lugar de los hechos, no se brindaron más detalles de su participación, aunque una fuente más que autorizada expresó que se les solicitó a los brasileños que se retiren del lugar y que luego se dio aviso a las autoridades federales para que intervengan. 
Los efectivos extranjeros habrían utilizado un paso clandestino para ingresar, lo que al parecer les causó problemas a la hora de volver a su país más tarde. 

La otra versión
En contrapunto de la versión oficial, en uno de los tantos videos que se viralizaron en las redes sociales, un efectivo policial de Batallón de la Policía de Frontera relató otra secuencia. “Voy a explicar lo que está sucediendo. La camioneta estaba del lado de Argentina, abierta, y él -el dueño del coche- pasando las cosas para Brasil. Ordenamos que pare para ver qué estaba pasando y huyó”, se puede escuchar nítidamente en el audiovisual. 
Ofuscado, el efectivo policial interpela a las personas que llegaron al lugar para ver lo que estaba sucediendo al decir “él escapó, ¿por qué no paró para que veamos lo que tenía? Estaba pasando un montón de cajas del lado brasileño, un montón de cajas”. El trato de los efectivos brasileños no fue nada amable según esos videos y en un tramo uno de ellos retó a las personas que ahí pedían explicaciones “a medir fuerzas.”
Por su parte, la dueña del comercio hizo su descargo en redes sociales y relató hechos que se condicen con lo escuchado en el video (ver El descargo...). 
Según pudo saber este medio, los productos que estaban siendo pasados al vecino país eran vinos. La persona involucrada, en tanto, fue señalada como alguien que suele pasar productos al vecino país de forma ilegal. 
Cabe señalar sobre este punto que el tráfico ilegal de diferentes mercaderías al vecino país se repite a diario y a toda hora debido a la geografía del lugar, que no tiene ningún límite natural ni artificial. En muchos lugares sólo una vereda separa los países. La situación está tan naturalizada que es muy difícil de controlar. 

En Argentina aún no se aprobó
La polémica con respecto al accionar de los efectivos en suelo argentino se abrió luego de lo ocurrido. Muchos expresaron que efectivos de otro país no pueden hacer operativos en suelo argentino, mientras que otros celebraron ese accionar, en algunos casos cuestionando la inacción de las autoridades argentinas respecto al contrabando. 
En noviembre del año pasado, los ministros de Seguridad del Mercosur acordaron que los policías de esos países podrían cruzar las fronteras hacia otras naciones miembros del bloque cuando estén persiguiendo criminales en fuga. El convenio se firmó en Foz de Iguazú, donde participaron los entonces ministros Patricia Bullrich y Germán Garavano y el actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro. 
Entonces se estableció que los efectivos, siempre que estén debidamente identificados, podrían adentrarse hasta un kilómetro sobre el país vecino luego de dar aviso a sus pares de ese Estado. Sin embargo, el acuerdo debía ser ratificado por los gobiernos y los legislativos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, según la normativa interna de cada uno. 
Según pudo establecer El Territorio en base a consultas con autoridades del Juzgado Federal de Eldorado, quienes tienen jurisdicción en Irigoyen,  este acuerdo fue aprobado por los gobiernos de Paraguay y Brasil, pero no así en Argentina. “Para que sea operativo en Argentina debe ser aprobado por el Congreso y no lo está”, se aclaró. 
De todas formas, se agregó que “el derecho internacional público se rige por un principio básico de la buena fe, si Argentina no denuncia el acuerdo que firmó, debería ser diligente en que se adecue al derecho interno, mediante la aprobación del Congreso”. 
Hasta ayer no trascendió si se iba a dar inicio a una investigación, aunque este medio pudo saber que la Fiscalía Federal de Eldorado había tomado conocimiento de los hechos. 
Más allá de la normativa, los interrogantes que surgieron fueron varios. Si las autoridades vecinas advirtieron una maniobra y tenían identificado al vehículo, ¿no podrían acaso dar aviso a la Policía de Misiones o Gendarmería Nacional para que estos se encarguen del procedimiento, siendo que todo ocurrió a plena luz del día y en una zona urbana?.

El descargo de la comerciante en Facebook

Ayer, ante el revuelo que causó la presencia de los efectivos policiales brasileños en Irigoyen, la comerciante dueña del vehículo en cuestión dio su versión de los hechos en Facebook. Expresó que antes de la secuencia, una cliente que había dejado su vehículo del lado brasileño compró varias cajas vinos en su comercio. “Nos pidió que le acerque hasta el auto las cajas como todos lo hacen y le mandé con el vehículo”, siguió respecto a la camioneta involucrada. “Cuando la señora había cargado las cajas, llega la policía brasileña y, en vez de ver qué llevaba el auto que estaban cargando, vieron que la camioneta venía hacia el mercado, saltaron al cruce armados y la abordaron frente a su lugar de trabajo” , agregó. “¿Estamos todos locos, no podemos andar con un auto cerrado porque si sospechan pueden pasar la frontera atropellando todo? Acá tenemos autoridades también y si debíamos algo, acá tenían que intervenir”, reclamó para finalizar.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina