Langostas, una plaga que atacó fuerte a Misiones en 1947 - El Territorio Misiones

Langostas, una plaga que atacó fuerte a Misiones en 1947

Lunes 29 de junio de 2020
Victor Piris

Por Victor Piris vpiris@elterritorio.com.ar

Las langostas constituyen la plaga de insectos que posiblemente más han preocupado a los agricultores en la historia nacional. Los insectos son temidos por la rápida destrucción que ocasionan a las hojas de los cultivos. En los últimos años localidades misioneras han sufrido ataques esporádicos de estos insectos que rondan la región entre Paraguay, Argentina y Brasil. Actualmente hay una importante manga de insectos que está siendo atacada por aviones fumigadores en el Sur de Corrientes.
Históricamente el mayor ataque que sufrió Misiones y varias provincias argentinas fue registrado entre los años 1946 y 1947. Según reprodujo el diario El Territorio en esa época, fue desplegado un importante plan nacional para seguir a los insectos con aviones, camiones y jeeps. La estrategia era arrojarles insecticida en polvo. En su paso por la tierra colorada, los insectos atacaron y destrozaron plantaciones de yerba mate y tung, entre otros cultivos del momento. 
Pero en provincias como Santa Fe la plaga de langostas ya atacó con fuerzas desde el año 1946.
En la tierra colorada el ataque de los acridios, como se los referenciaba en la prensa de la época, se sintió con mayor fuerza hacia mediados de 1947. Ya en enero de ese año se pedía la coordinación internacional para atacar a la langosta. Se referían pérdidas millonarias para los agricultores del país y se dudaba de si era posible exterminar al temible insecto.
Hacia septiembre de 1947 los insectos atacaban aleatoriamente cultivos en Corrientes, Chaco, Formosa y en ese entonces el Territorio Nacional de Misiones. En tanto el Ministerio de Agricultura expresó que para la lucha contra las langostas se requería articular el apoyo que prestaban las fuerzas armadas, con los gobiernos y técnicos locales. También se dispuso “adscribir a la lucha defensiva contra la langosta a todo el personal del Ministerio de Agricultura en las provincias de Córdoba, Corrientes, Tucumán, Salta, Santiago del Estero y Territorios Nacionales de Chaco, Formosa y Misiones. Así también afectar a la lucha todos los transportes automotores que disponía la entidad”. 
“Venían como una nube negra y bajaban sobre los árboles y las plantas. En la escuela hacíamos ruidos con tambores y se hacía mucho humo para que se vayan a otros lugares”, recordó una testigo por esos años del ataque de langostas en Posadas. 
En tanto los insectos atacaban en casi todas las localidades. Y desde la provincia se reclamaba a Nación el envío de combustible para que camiones con tóxicos en polvo pudieran atacar a la plaga. 
“La acridia está desovando, se encuentra muy pesada y prácticamente ha devorado toda la floración y el follaje nuevo de enormes superficies de plantaciones de citrus, tung y hasta de papa, como ha ocurrido en Cerro Azul y Andrade, donde los indefensos colonos no han podido defender sus cultivos pues carecían de los elementos indispensables”, comentaba una nota de octubre del terrible año. Se criticaba en tanto y por ese entonces la falta de movilidad del personal dispuesto para la lucha contra la plaga. “Según parece (el personal técnico) ha preferido quedarse en sus oficinas y galpones, esperando que la plaga llegue a la ciudad. Mientras el voraz bicho está completando el drama de los plantadores de tung y naranjas, que tras no poder vender sus productos se hallan ahora ante los perjuicios que les ha provocado la plaga, que virtualmente ha destruido la cosecha del próximo año”. 
En tanto el Centro Agrario Yerbatero Argentino convocó por un aviso a sus productores a que denuncien los perjuicios provocados por las langostas y el granizo que también había golpeado fuerte ese año.  
Fue hacia el final de 1947 cuando se intensificó el ataque con aviones y se tomó Posadas como base de operaciones. Así el 15 de diciembre de 1947 se anunció la instalación de un servicio de información entre Argentina, Paraguay y Brasil para prevenir el ataque de langostas y anticipar sus movimientos. Se previeron servicios de aviones de espolvoreo con insecticidas en polvo. Se destinó un avión Junker y un Piper con asiento en Posadas y Eldorado. 
El territorio misionero se dividió en cinco grandes zonas a las que se dotó de elementos de lucha para combatir a la plaga. Los equipos constaban de camiones para esparcir el insecticida en polvo, así como aviones que también arrojaban el tóxico sobre la manga de langostas. También se pusieron a disposición varios jeeps con personal. 
Una de las zonas de mayor afectación en su momento fue Oberá. 
Hacia diciembre la Dirección de Acribiología pedía sumar más de 100.000 kilos de tóxicos para espolvorear sobre las plantaciones y matar a las langostas.  El 27 de diciembre se anunció que la campaña implementada por el gobierno había tenido éxito en diezmar la plaga. Pese a ello, años después, el insecto volvió a atacar, pero ya había equipos para su combate. 

Lograron diezmar la manga de insectos en Corrientes

El actual avance de langostas generó gran preocupación en productores.
En Corrientes se logró reducir la densidad de la manga de langostas mediante tarea conjunta del Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (Senasa) y el gobierno de Corrientes. 
Así, luego de largos días de rastrillaje de los equipos técnicos, se pudo dar con la ubicación de la manga, que se encontraba a 90 kilómetros de Curuzú Cuatiá.
Se realizaron tratamientos fitosanitarios para disminuir la población de langostas. Las aplicaciones se llevaron a cabo con avión y estuvieron a cargo de la Dirección de Producción Vegetal de la Provincia de Corrientes.
Con anterioridad se había advertido que en aproximadamente un kilómetro cuadrado pueden movilizarse hasta 40 millones de insectos de la denominada langosta sudamericana, comiendo cultivos y pastizales equivalentes a lo que pueden consumir 2.000 vacas en un día.
El Senasa emitió a principios del mes una alerta general destinado a productores de Salta, Córdoba, Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y todo el oeste del país, debido a la aparición de la Tucura Quebrachera, 
“Es una especie que venimos siguiendo de cerca porque en su momento generó problemas, y ya se detectaron nacimientos masivos”, precisó el coordinador del Programa de Langostas, Héctor Medina, a través de un comunicado.
El Senasa alertó a los productores de las provincias del Norte argentino que estén atentos y recomendó que inicien acciones de control. “Este es el mejor momento para poder hacerlo”, porque señaló que “cuando esas plagas avanzan, es mucho más complejo controlarlas y si no se frenan a tiempo, las situaciones empeoran”.
En tanto el último miércoles el gobierno brasileño declaró la emergencia fitosanitaria en dos de los estados del sur del país ante el riesgo de que sus plantaciones sean atacadas por una “nube” de langostas que se encuentra en Argentina y pese a que inicialmente se preveía que avance hacia el Sur de ese país.
El decreto del Ministerio de Agricultura que declaró la emergencia en los estados de Río Grande do Sul y Santa Catarina, fronterizos con Argentina y Uruguay, fue publicado en la madrugada de este jueves en el Diario Oficial de la Unión. Desde 2015 han sido frecuentes las formaciones de nubes de langostas en países de la región como Bolivia, Paraguay y Argentina, dijo el Ministerio de Agricultura brasileño. Las autoridades creen que el cambio climático, con alteraciones en la temperatura y la humedad, pudo haber alentado el aumento de esos insectos, con apariciones cada vez más frecuentes. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina