Informe de Domingo: Conquistas y desafíos

Domingo 12 de enero de 2020 | 06:00hs.
Facundo Alzaga

Por Facundo Alzaga deportes@elterritorio.com.ar

En tiempos en los que la histórica lucha de las mujeres por conseguir igualdad de derechos con respecto a los varones se transformó casi en una revolución, el fútbol femenino, en Argentina en general y en Misiones en particular, dio un gran paso en los últimos años para achicar esa enorme brecha que se vive desde la creación de este deporte.

En el mundo de la redonda, como en tantos otros, existe una gran desigualdad en cuanto a los derechos y privilegios de hombres y mujeres. El fútbol es uno de los ejemplos más concretos y palpables de esta diferencia que existe entre los géneros.

Romper las estructuras establecidas parece casi una utopía, pero la realidad demuestra que, de a poco, casi como un trabajo de hormigas, cada vez son más las mujeres que están dispuestas a pelear para mejorar las condiciones.

En marzo del año pasado, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) firmó un acuerdo para dar inicio a la Liga Profesional de Fútbol Femenino, lo que significó todo un logro para las jugadoras que venían luchando por la igualdad de derechos y el reconocimiento en los clubes.

Este acuerdo se traduce en mejores condiciones para aquellas jugadoras que practican este deporte, al menos en los clubes de Buenos Aires que juegan el torneo de Primera División.

“La ebullición y revolución feminista que pelea por reivindicar los derechos en distintos espacios se traslada también a las canchas. Hoy el fútbol femenino es un deporte que juegan las ricas y las pobres, y cuando algo atraviesa todas las clases sociales, deja de ser una moda”, explicó en una entrevista la periodista deportiva y futbolista amateur Ayelén Pujol. 

Un poco de historia

El primer torneo de mujeres en nuestro país se jugó en 1991 y se dio porque, luego una decisión de Fifa, las asociaciones de cada país tuvieron que hacerse cargo del fútbol femenino. A raíz de esta declaración, la AFA tuvo que incorporar a las mujeres y fue así que el 26 de octubre de 1991 comenzó el primer Campeonato de Fútbol Femenino, integrado por ocho equipos: Boca, Excursionistas, Independiente, Yupanqui, Deportivo Español, Deportivo Laferrere, Sacachispas y River.

Muchos años antes, entre 1950 y 1960, hubo un grupo de mujeres que empezó a jugar el fútbol. A ellas se las conoce como las pioneras del fútbol femenino, las que comenzaron a disputarles el fútbol a los varones.

El camino para estas mujeres, entre las que se destacan los nombres de Marta Soler y Betty García, fue bastante difícil. Otra jugadora de esa época, Malia Flores, contó que de chica se escapaba de su casa para ir a jugar y que sabía que a la vuelta le esperaban los cintarazos de su padre.

Ellas sabían que no era normal ni aceptado jugar al fútbol y sin embargo actuaron contra la norma y se convirtieron en pilares fundamentales. Estas valientes crearon la primera selección argentina de fútbol femenino y jugaron la Copa del Mundo de México en 1971. Allí se dieron el gusto de ganarle a Inglaterra por 4 a 1 y de enfrentar a las dueñas de casa ante 120.000 espectadores.

El trabajo y la lucha de estas mujeres puso en marcha un movimiento que sigue repercutiendo hasta hoy y que todavía continúa en busca de achicar esa enorme brecha que existe entre varones y mujeres.  

Posadas marca el rumbo

En este escenario de una lucha histórica que llevan adelante las mujeres que aman el fútbol, en Misiones se dio una situación muy particular. 
Hasta hace poco tiempo, las chicas se juntaban a jugar y organizaban torneos de barrio o los famosos picaditos en alguna cancha de fútbol cinco, pero nunca tuvieron su propia liga de fútbol femenino.

Sin embargo, guerreras hay en todas partes y la Tierra Colorada no fue la excepción. Hoy Misiones cuenta con cinco ligas a lo largo y ancho de toda la provincia. Oberá, Puerto Rico, Apóstoles, Posadas y Eldorado tienen sus torneos y son más de 1.000 las jugadoras fichadas en las distintas ligas.

Si bien sólo la de Oberá y la de Posadas son las que están homologadas por el Consejo Federal de Fútbol y son las únicas que pueden participar en torneo nacionales, las demás están en pleno crecimiento y organización para poder dar ese paso. No es fácil por todas las trabas que se presentan en el camino, pero las chicas están cada vez más unidas para seguir ganando su espacio.

La primera edición de la Liga Posadeña de Fútbol Femenino se jugó el año pasado y fue un verdadero éxito, a tal punto que los dirigentes del Consejo Federal felicitaron a las autoridades debido a la excelente organización y estructura que presentó el histórico torneo, que tuvo la participación de 14 equipos y que consagró como campeón a La Picada.

Una de las principales impulsoras de esta liga es Mirtha Parayva, quien contó cómo fue que se le ocurrió la idea y reivindicó el trabajo realizado en estos años. 
“La idea nace por una necesidad de hacer algo más organizado para las chicas, que siempre las veía jugando en los barrios. Pertenecer a un club te da otra fuerza. Por suerte la Liga Posadeña nos dio el lugar y la gente nos acompañó. Hay mucha gente trabajando para que esto funcione”, comentó  Parayva.

“Me parece muy importante destacar que, un año antes de que se profesionalice el fútbol femenino de AFA, nosotras acá en Posadas ya habíamos arrancado con este proyecto de tener la liga femenina. A fines del 2018 hicimos un torneo que fue como una prueba piloto y fue todo un éxito. Armamos una terrible estructura. Jugamos los partidos en estadios de fútbol mientras que a nivel nacional se hacen en canchas de entrenamiento. Tuvimos ambulancias, iluminación, todo lo que se necesita para hacer un torneo de Primera”, destacó.

“Lograr todo eso en un año es muchísimo. Nuestra liga es una de las mejores del país en cuanto a la estructura. Tuvimos la suerte de contar con el apoyo del Ministerio de Deportes, que nos dio la indumentaria para los 14 equipos. Tener las pelotas, los estadios, la iluminación no es poca cosa”, explicó. 
“Queremos hacernos fuertes a nivel provincial porque tenemos muy buenas jugadoras. El problema es que se entrena poco y las chicas no se motivan. Si se fortalecen las ligas, todo va a mejorar. Hay que fichar a las chicas porque eso genera un sentido de pertenencia y un compromiso”, detalló. 

Unidas por la causa

Pero Mirtha no estuvo sola en este proyecto que consiguió tan buenos resultados en tan poco tiempo. Las protagonistas son las jugadoras y un pilar fundamental para la creación de la liga posadeña femenina fue Antonella Cancellarich, quien tiene 20 años y es jugadora de La Picada.

“Estamos muy contentas con la Liga Femenina porque nos ganamos un lugar. A pesar de que jugamos en distintos equipos, estamos todas unidas por esta causa, para que esto siga creciendo. Nos llevó bastante tiempo conseguir esto, por eso estamos muy contentas”.

En la misma sintonía se manifestaron sus rivales de Huracán y Brown, que también celebraron el hecho de poder jugar un torneo de fútbol once avalado por la Liga Posadeña de Fútbol.

“Era lo que muchas de nosotras esperábamos. Desde chiquita que juego y nunca podíamos hacerlo en fútbol de once en femenino. A veces nos costaba completar el equipo, pero juntamos chicas de todos lados. Con todo el movimiento que hay en cuanto a las mujeres, este torneo nos viene muy bien, para que nos puedan ver y darse cuenta que muchas chicas juegan igual o mejor que los varones. El fútbol no es una cuestión de género”, puntualizó la jugadora de Brown Macarena Rodríguez, quien se dio el gusto de entrenar con el seleccionado argentino hace algunos años. 
Nazira González, por su parte, dijo que ahora se sienten más valoradas.

“Queremos que crezca la cultura de fútbol femenino. Venimos peleando desde hace muchos años por esto y de a poco se nos va dando. Nos sentimos más valoradas”, aseguró la representante de Huracán de 14 años.

La lucha viene desde hace mucho tiempo y no es nueva, pero de a poco se van ganando pequeñas batallas. 
La profesionalización del fútbol femenino a nivel nacional y las distintas ligas creadas en la provincia son claros ejemplos de que soplan vientos de cambios. 
Todavía queda mucho camino por recorrer para que todo sea más parejo, todavía quedan muchos desafíos, pero las conquistas conseguidas hasta el momento son el motor que las impulsa para no detenerse. 

En cifras

1.000

Es el número aproximado de chicas que están fichadas en las distintas ligas de fútbol femenino de Misiones. Oberá y Posadas son las que más tienen.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina