Imprudencia, poca señalización e infraestructura vial sin mantenimiento

Jueves 20 de junio de 2019 | 08:15hs.
Cristian Valdez

Por Cristian Valdez fojacero@elterritorio.com.ar

El siniestro vial que involucró a un colectivo del transporte urbano que cubría una línea experimental -e iba repleto de pasajeros- y un camión de la Brigada Monte XII del Ejército Argentino con tres ocupantes, ocurrido el martes a la noche sobre la avenida Quaranta con intersección Jauretche, colocó en la cima de las observaciones cómo se maneja en Posadas. Pero en paralelo también marcó la falta de infraestructura vial que favorezca una conducción segura en ese sector que conecta con algunos de los barrios más populosos de la ciudad.
Poco después del choque se divulgó el video de una cámara de seguridad urbana con el que se demostró que fue consecuencia de una mala maniobra del uniformado correntino que iba al mando del vehículo oficial, que transitando por Quaranta (sentido hacia la rotonda) dobló hacia Jauretche sin haber ingresado a la dársena que habilita a hacerlo por medio de un semáforo. Pero la luz del día dejó expuestas otras falencias con las que deben lidiar los automovilistas que transitan por el lugar. 
El riesgo se multiplica con la circulación nocturna porque la iluminación es escasa y quienes desconocen las maniobras que deben hacer encuentran una encrucijada, más aún si son foráneos.  
Circulando desde el aeropuerto hacia la rotonda, el único cartel señalizador dice “dársena para giro izquierda avenida Jauretche semaforizada” y está colocado 50 metros antes. La dársena es una angosta y corta extensión asfaltada de la banquina con espacio para ocho o a lo sumo nueve vehículos en fila; el resto debe esperar sobre la arteria principal. 
En sentido hacia el aeropuerto la misma maniobra está indicada con una flecha blanca “acceso Jauretche” pero la dársena es igual de angosta y se confunde con el ingreso a la estación de servicios. 
No es el único acceso a una arteria lateral en idéntica condición puesto que algunas cuadras antes, en Quaranta y Lucas Braulio Areco (avenida 115), se repite la modalidad de giro con dársena. La señalización es escasa pese a la intensidad del tráfico vehicular. 

Sin colectoras
Fuera de ambos ejemplos, desde avenida Tomás Guido la falta de colectoras obliga a que el ingreso a calles o avenidas laterales se conviertan en un riesgo constante porque la mayoría de los conductores se detienen sobre la calzada para hacer el giro, como por ejemplo en calle Humberto Pérez. Pocos esperan sobre la banquina de Quaranta para atravesarla pese a que existe un destacamento vial con personal permanente.
“Desde la terminal hacia Itaembé Miní es un desastre porque no hay colectoras. Es peligroso. Hace alrededor de 40 años que vivo acá y siempre es lo mismo, los muertos se cuentan de a decenas porque siguen pateando para adelante obras viales que prometen desde hace muchos años”, cuestionó Ramón Sosa desde la gomería donde trabaja, ubicada a 100 metros del sitio donde ocurrió el choque.
Con tono crítico opinó que “barrios grandes se construyen para este lado pero está todo abandonado. Falta señalización, fijate que no hay carteles indicadores suficientes y no puede ser que apenas uno, que además es poco preciso, sea la única advertencia que tenga un automovilista”. 
“Hace algunos años había señalización sobre la dársena pero una noche una camioneta lo tumbó y nunca más lo colocaron. Está tirado en la maleza. Teniendo en cuenta eso y sin justificar al soldado que entró mal hacia Jauretche, pudo no haber visto el cartel o no saber que los semáforos sobre Quaranta habilitan ambos sentidos al mismo tiempo”, acotó.
El camión involucrado era manejado por un soldado oriundo de la localidad de Goya (Corrientes), quien junto a otros dos uniformados traían a Posadas una fuente potabilizadora para una serie de ejercicios ambientales en Puerto Libertad.     

Mantenimiento cero
Los vecinos de la zona e incluso algunos automovilistas que fueron consultados por El Territorio, sumaron a la falta de señalización las malas condiciones de banquinas y la maleza prominente que impide alguna maniobra evasiva ante una eventual irresponsabilidad de algún conductor. Lo atribuyen a la falta de mantenimiento.
Donde ocurrió el choque “las banquinas son demasiado angostas, no podés detenerte y si tenés que bajar a las piedras te metés a los cráteres que forma el agua. Desde que esto es avenida nadie se ocupa de arreglarlas. Con otros vecinos pagamos cargas de tierra o tosca para poner mínimamente en condiciones pero es algo de lo que las autoridades tienen que ocuparse”, acotó un frentista.
En la misma línea otros cuestionaron la falta de limpieza de malezas, asegurando que “desde hace cinco o seis años que no lo hacen. Nosotros hemos presentado notas a la Municipalidad y a Vialidad Nacional pero se tiran la pelota diciendo que desde que es avenida es resorte exclusivo de la comuna pero acá argumentan que es tarea de los otros. Con esa excusa siguen postergando y la grave consecuencia es que sigue muriendo gente sin que se les mueva un pelo. Lo único que hacen es cambiar algunos focos cuando se queman”.

Un paciente fue operado y sigue internado

Desde el Hospital Escuela de Agudos “Ramón Madariaga” informaron sobre el estado de salud de las personas atendidas a raíz del choque entre el camión y el colectivo. Dieron cuenta que ingresaron 16 personas, de la cuales 11 fueron en forma ambulatoria y 5 tuvieron criterio de internación, con diferentes tipos de lesiones calificadas como policontusión, contusión, heridas cortantes, traumatismo de cráneo, macizo facial leve y traumatismo de tórax. De esos 5 pacientes, 4 fueron dados de alta a pocas horas del ingreso por lo que al cierre de esta edición solamente quedaba un paciente internado. Se trata del chofer de la unidad de transporte de pasajeros que sufrió traumatismos de cráneo y macizo facial y traumatismo de tórax. Debió ser intervenido quirúrgicamente.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina