Equipo Escuela Especial 49, el desafío de la inclusión real en Garupá

Jueves 5 de diciembre de 2019 | 06:00hs.
Equipo Escuela Especial 49 Garupá
En un trabajo de hormiga, paso a paso, día a día, el equipo de orientación y apoyo de la Escuela Especial 49 de Garupá logró tras cinco años de trabajo en el proyecto, que 74 estudiantes con discapacidad cumplan con su derecho de asistir a la escuela común. Así, ahora los chicos, con acompañamiento forman parte de la escuela N° 828. “Fue mucho trabajo con la escuela y con las familias, pero al chico se le abre todo un panorama nuevo de posibilidades, de que también puede tener un título primario, secundario y pensar en un terciario”, arrancó explicando Marielle Mazo, parte del equipo. La psicopedagoga se mostró sorprendida y emocionada a la vez por resultar entre los diez candidatos al Misionero del Año y postuló que la iniciativa no sólo permite visibilizar este tipo de trabajos, sino apostar a una real inclusión.

“Se puede lograr una real inclusión, que no la tenemos. Empecemos por la escuela, demos un pequeño paso”, entendió al tiempo que detalló que “Hay muchos derechos vulnerados, muchas dificultades para las personas con discapacidad y entonces hay padres y docentes que se sienten muy solos, que sienten que no fueron preparados para esto; pero se aprende día a día”, agregó. En esa línea también recordó que se busca garantizar los derechos primordiales, en este caso de los niños, por ejemplo el derecho a acceder a la educación común. Además el esquema de escuela tradicional presupone que el alumno se debe adaptar a sus condiciones, por eso entre los docentes, trabajadoras sociales y psicopedagogas de la 49 buscaron cambiar esa mirada “El niño con discapacidad tiene derecho primordial, como cualquier niño de ir a una escuela normal, no necesariamente hay que pensar que tiene que ir a una escuela especial”, postuló Mazo. “Hay que reaprender eso y entender que la accesibilidad no está dada simplemente por tener una rampa, sino que un contexto accesible tiene que ver con muchas variables: dónde ponemos el pizarrón, qué tipo de lápices usamos... es granito por granito”, profundizó.

Mientras este año la sociedad de Garupá está más hermanada y los chicos de Garupá con y sin discapacidades cruzaron la barrera de sus propios límites, salieron de su zona de confort, el 2020 augura nuevos desafíos y la escuela 49 está dispuesta a seguir superándose.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina