Corredor de picadas fue procesado como líder de una organización narco

Sábado 21 de septiembre de 2019 | 03:00hs.
Once automóviles y dos motocicletas fueron secuestrados en el proceso.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

Gustavo Abel B. (37), corredor de picadas posadeño detenido por una causa narco, fue procesado con prisión preventiva por las autoridades del Juzgado Federal de Posadas, según confirmaron a El Territorio diferentes fuentes ligadas al proceso. 
El hombre había sido aprehendido a principios de agosto tras una investigación de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) junto a otras cuatro personas, de las cuales sólo tres seguirán tras las rejas. 
Se detalló que el hombre está acusado de ser el líder u organizador de la banda, por lo que podría recibir una pena de ocho a 20 años de prisión si es considerado culpable en un futuro juicio. 
Por ahora sigue detenido en el aeropuerto Libertador General San Martín, aunque podría ser trasladado a la cárcel federal de Candelaria, donde ya purgó parte de una condena de ocho años de prisión por un delito similar. 
En la misma situación se encuentran otros tres implicados aún presos, a quienes se les imputó el delito tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la cantidad de personas.
Como ya adelantó El Territorio el último domingo, uno de los hermanos de Gustavo Abel B. (37) también había sido aprehendido en su momento, aunque la Justicia ya dispuso su liberación. Desde la defensa de la familia señalaron que no había un pedido de detención en su contra y que no estaba siendo investigado por la Justicia en el marco de la causa. 
Según detallaron fuentes de la fuerza interviniente y del Ministerio de Seguridad de la Nación, la investigación duró once meses, fue coordinada por el Juzgado Federal de Posadas e incluyó escuchas telefónicas y seguimientos a los integrantes de la organización. El 2 de agosto diversas comisiones de PSA dieron el golpe y allanaron siete inmuebles en distintas partes de la capital provincial. 
El principal operativo se realizó sobre la avenida Chacabuco al 6.000, donde funcionaba un autoservicio de Gustavo Abel B. (37). Desde allí, según detallaron los investigadores consultados oportunamente, la organización reaccionaba y distribuía la droga a los otros puntos y mediante la modalidad delivery. 
Como detalló anteriormente El Territorio,  el implicado es un conocido corredor de picadas de la capital provincial, señalado como “el dueño del Fiat Uno más rápido del Litoral” por los registros que consiguió al mando de ese vehículo. Especialistas del mundo motor también expresaron que corrió en Buenos Aires y Paraguay.

“No es líder de una organización”
Desde su defensa, sin embargo, desmintieron varios puntos y cruzaron informaciones vertidas por los investigadores. Señalaron que Gustavo Abel B. (37) nunca corrió fuera de Posadas, que siempre se dedicó a la compra-venta de automóviles y que, luego de salir de prisión por su anterior condena, compró el fondo de comercio “de un de pequeño autoservicio, continuando así con su explotación comercial hasta el día de su detención”.
“En referencia al automóvil Fiat Uno preparado para competición actualmente secuestrado, no es de propiedad de mi cliente, solamente era el piloto. El titular del mencionado vehículo es una persona conocida en el ambiente automovilístico local y se presentará oportunamente a solicitar su restitución, siendo éste un tercero ajeno a los hechos investigados”, señaló el letrado Cristian Bareiro, abogado defensor. 
“El citado rodado no estaba requerido mediante orden de allanamiento y secuestro, vale decir, no tenía pedido de secuestro”, agregó. 
En tal sentido, desarrolló que al momento de los allanamientos el vehículo se encontraba en su propiedad porque el domingo 4 de agosto pensaba competir en el Autódromo Rosamonte y ante la consulta de los uniformados que participaron en el operativo, el Juzgado Federal decidió incautarlo preventivamente. 
En su réplica, Bareiro negó que su cliente reside en una vivienda lujosa, como había manifestado fuentes que estuvieron en el procedimiento. Esta afirmación se dio para marcar un contrapunto con los consortes del corredor, quienes fueron señalados como los “soldaditos” de la organización. “En una casa había sólo un colchón y el piso lleno de mugre y cosas que no se sabían qué eran”, describieron voceros consultados en su momento. 
“Por último, respecto de la causa que tramita actualmente ante el Juzgado Federal de Posadas, antagónicamente a lo afirmado por voceros oficiales, niego que en el local comercial de mi pupilo se fraccionaba y desde allí se distribuían estupefacientes. Asimismo, adelantar desde ya solamente que mi pupilo no es ni ha sido líder de una organización dedicada a la venta de estupefacientes como se le pretende endilgar”, finalizaron. 
El procesamiento y la prisión preventiva fueron apelados, por lo que la Cámara Federal de Apelaciones deberá expedirse sobre el recurso. 

Lo incautado
Tal y como publicó El Territorio oportunamente, en lo allanamientos  realizado s los efectivos incautaron poco más de un kilo de cocaína, picadura de marihuana, dinero efectivo (185.720 pesos, 215 dólares y 65 reales), una contadora de billetes, un arma de fuego con municiones, cinco balanzas de precisión, 38 teléfonos celulares, memorias digitales y computadores, entre otros elementos. 
Por otra parte, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación destacaron que se hallaron elementos para fraccionamiento con restos de sustancia (cuchillo, tijeras y envoltorios) y 330 unidades de dexketoprofeno, un analgésico que -se presume- era utilizado como sustancia de estiramiento de la cocaína.
Además, fueron secuestrados 11 automóviles -entre ellos el Fiat Uno antes mencionado-, un camión y dos motocicletas que también están en el aeropuerto.

Sus familiares no fueron detenidos

En 2011, Gustavo Abel B. (37) fue detenido junto a cuatro personas con una carga de marihuana en la provincia de Mendoza. Los procedimientos se realizaron el 14 y 15 de julio de ese año. Los implicados -todos de Posadas- se movilizaban en dos Peugeot 307. Uno fue detenido en el Arco Desaguadero y el otro en la ruta 7, según se informó en esa provincia. Los dos coches ingresaron a suelo mendocino desde San Luis con 15 minutos de diferencia entre sí. En uno de ellos estaba una pareja, Cristian B. y su esposa María Z., quienes viajaban con sus hijos menores de 10 y 17 años y fueron rápidamente detenidos por la Policía local. Escondidos en los paneles del vehículo, dentro del paragolpes trasero y en el sistema de ventilación, se hallaron 151 ladrillos de marihuana, equivalentes a unos 110 kilogramos. De forma inmediata la pareja fue esposada y se dio intervención a la Justicia de Menores para que se haga cargo de sus hijos. Horas más tarde atraparon el coche el que se movilizaba Gustavo Abel B. (37) y un cómplice identificado como Luis B., quien entonces tenía 32 años. Estos últimos fueron señalados como “los narcos principales” y al parecer estaban “barriendo” la ruta. El quinto detenido estaba en una vivienda del lugar, donde iban a llegar la droga antes de ser cruzada a Chile. Contrariamente a lo publicado por El Territorio en su edición del último domingo, ninguno de los implicados en esa causa es familiar del corredor. En 2013, la banda fue condenada penas de entre 8 y 3 años de prisión -Gustavo Abel B. (37) recibió la pena más alta- por la Justicia federal local.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina