¿De qué viven los pobres?

Viernes 8 de noviembre de 2019
La pobreza en Argentina aumentó a 36% aproximadamente ¿De qué viven los pobres? ¿De los demás? ¿Son los vagos que mantiene el resto del Estado? Según la Encuesta Permanente de hogares, los pobres viven de su trabajo, uno es tarefero, plomero, cose ropa en la casa, otro hace changas. El 70% del ingreso que tienen lo perciben del trabajo que realizan, pero como es trabajo informal, es peor pago, y eso los mantiene en circunstancias de pobreza y extrema vulnerabilidad. Solamente 10 de cada 100 pesos provienen de AUH, de un plan social, el 20% restante es deuda, la ayuda que le dan los referentes del barrio. Siempre se decía que la AUH lo único que hace es fomentar la vagancia, lo que no es cierto; es una ayuda, pero de ninguna manera es el ingreso principal de los hogares. 
Otro mito que desmiente la encuesta es el que las mujeres se embarazan para cobrar la asignación. El 90% de las mujeres que reciben la asignación universal tienen dos hijos promedio; el promedio es 1,83%, que es el promedio casi de la población Argentina. Después de diez años de AUH, la cifra se mantuvo. El problema es cuando no pueden contar con ese piso para cubrir las necesidades básicas. Solamente hay un 0,5% que viven exclusivamente de esa ayuda, el resto de la gente trabaja. Con un poco de ayuda se saca a las personas en situación de indigencia. 
¿Que pasa cuando a los pobres no les alcanza la plata? Se endeudan. El que tiene una tarjeta de crédito paga 170% de interés anual. El que va a la financiera, 200%. El problema que está pasando en las grandes urbes es que el que tiene efectivo es el vendedor de droga, el que termina prestando dinero, lo que puede llegar a complicar más la vida de la gente y la situación del barrio. Hoy en día una persona saca 1.000 pesos y paga durante 25 días 50 pesos por día, 30% de interés mensual; es un robo, lo que hace que muchos que lo necesitan están sobreendeudados. 
El costo de los alimentos y el sobreendeudamiento son temas centrales que deben estar en la agenda de los gobiernos.

Pablo Martín Gallero
Posadas

Dios y las urnas

El que suscribe cree como Einstein que “el universo no es un juego de naipes”. Muchos sostienen que el resultado electoral del 27 de octubre volvió a mostrar la cara más deseable de la moneda comicial a determinada fracción política. Desde mis “altos años” (como diría Arturo Frondizi), creo que la inteligencia todopoderosa y santa que actúa en todas las circunstancias de la vida, supo que era el momento (lo digo humildemente) de que Argentina comenzará a dejar atrás sus desencuentros crónicos, sobre la base de un equilibrio de poderes que evitara retornos imposibles y hegemonías autoritarias. 
Me alienta la esperanza de que en nuestro querido país “todos juntos” (y el uso de estos dos vocablos es intencional) transitaremos senderos de concordia que nos pueden llevar “en pocos lustros” (como también Frondizi se expresaba) a ser de nuevo la Argentina orgullosa (incluyendo sus déficits) del primer centenario de 1810. 
Mi abuela mulata, Nicasia Santos, nos enseñaba desde su primario catolicismo: “Dios es muy bueno y justo pero tenemos que ayudarlo”. No teman argentinos. Argentina nunca será la actual Venezuela. Sé que muchos agnósticos explicarán con impostada suficiencia: “En los comicios del 27 de octubre solo se expresó el pueblo”. Yo les contesto: Sí, pero con una voz muy parecida a la de Dios.

Alfonso Jorge Tadei 
Posadas

Energía, Corpus y la ley

Mientras la humanidad sigue esperando la aparición de una energía limpia, renovable y abundante con la que sueña, deberá optar por alguna de las disponibles. Y si por optar se trata, es racional e inteligente elegir, primariamente, una generación limpia, confiable y renovable. Vemos que la única es la hidroeléctrica. Con ella como base luego se suman las demás en función de su conveniencia.
Todo sistema eléctrico bien diseñado tiene a la energía hidroeléctrica como base. La provincia de Misiones fue favorecida por tener a uno de los ríos más caudalosos del planeta, no es de llanura, está enmarcado por el cañón guayrense y tiene al aprovechamiento hidroeléctrico de Corpus Christy como el mejor protagonista para estas lides, dentro de todos los evaluables en la República Argentina para su concreción futura.
Corpus… actor larga y perjudicialmente privado de protagonismo. ¿Inacción, desconocimiento, teorías conspirativas? Brasil y Paraguay reclaman su construcción. Brasil, porque le permitiría aumentar el número de turbinas de Itaipú al disponer de una represa compensadora río abajo, y Paraguay, porque es consciente de sus beneficios, ya experimentados con Itaipú y Yacyretá .
¿Y Argentina? Envuelta en la inacción, algún grupo en la provincia pretende inhibir la construcción de Corpus mediante la concreción de una ley provincial que así lo determine, colocando otro escollo a salvar en la concreción de este aprovechamiento que más tarde que temprano habrá que encararlo, no sólo porque la Argentina lo necesite, sino porque, además es la mejor forma de generar energía eléctrica limpia, renovable y confiable, con el menor costo ambiental para el planeta.

José Luis Prado
Posadas

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina