Zagreb la ciudad de las mixturas

Domingo 19 de enero de 2020 | 10:00hs.
Foto: Marcelo Rodríguez
Un viaje no comienza cuando estás arriba del avión. Ni siquiera cuando comprás los pasajes. Un viaje comienza desde esos días de infancia donde veías las fotos, los atlas geográficos, los documentales, las películas. Desde que oías historias o las leías en los libros. Son esas situaciones donde se gesta la idea, el germen. Luego un día tomás la decisión y decís, ahora es cuando y acto seguido estás en Croacia, caminando por el centro de Zagreb en la llamada ciudad baja, mirando a ambos lados antes de cruzar la calle porque además de los autos pasan tranvías.
La capital se presta para recorrerla a pie o en bicicleta. Así caminando descubrís la característica lavanda croata, ya sea en las plazas o parques o en el mercado de flores. También en locales que venden productos a partir de la popular planta y souvenires.  Además del colorido mercado de flores, ahí cerquita no más te encontrás con el mercado de artesanías y subiendo unos escalones estás en el mercado central. Carnes, fiambres, panificados, flores, miel, frutas, ajíes para la paprika, salchichas, hongos, todo para la cocina de la dama y el caballero o para saborear en el instante y recuperar energías para llegar a la catedral croata. La iglesia es un edificio con dos torres inconfundiblemente góticas que pueden observarse desde casi toda la ciudad. adentro el clima es sobrecogedor. La luz que penetra por los altos vitrales crea una atmosfera espiritual y mística. La luz teñida de colores invade algunos sectores del templo invitando a la expectación de lo sagrado. Pero la ciudad no sólo vive de la contemplación de lo divino, sino también de humano.

Marcelo Rodríguez
Reportero gráfico

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina