Zafra de yerba mate terminará antes y con precios más altos

Miércoles 10 de julio de 2019 | 03:00hs.
Anticipando mal clima, muchos productores aceleraron en junio la zafra.
Victor Piris

Por Victor Piris vpiris@elterritorio.com.ar

La cosecha gruesa de yerba mate se hace tradicionalmente de abril hasta septiembre, pero esto año los trabajos de corte terminarían este mes. Es que anticipando problemas de caída de hojas y otros inconvenientes sanitarios o climáticos, la mayoría de los productores anticipó su cosecha. Y también pesó la buena demanda que mostró el sector comercial, pagando precios por encima de los oficiales y a menores plazos. 
Desde la producción proyectaron que varias empresas quedarán con una demanda insatisfecha de hoja verde para procesar en sus industrias. 
“Ya queda muy poco para cosechar. También hubo mucha caída de hojas por las lluvias y ahora las heladas, se va a terminar antes la cosecha. Y los precios terminaron en 13,50 pesos por kilo de hoja verde puesto en secadero, dos pesos por encima de lo que se fijó como precio oficial”, comentó Ariel Steffen, productor de la zona de Andresito. 
En marzo pasado, la Nación había resuelto a través de un laudo un precio oficial de 11,55 pesos para el kilo de hoja verde y 43,89 pesos para el kilo de yerba mate canchada. Por ese entonces los productores reclamaban el reconocimiento de un valor de 13,50 pesos por el kilo de su materia prima.  
En diálogo con El Territorio, Steffen remarcó: “Espero que se tenga en cuenta  este precio de mercado (por los 13,50 pesos) cuando se vuelvan a discutir los precios para el próximo semestre”. 
Apuntó además que “hay mucha escasez de materia prima, se nota que este año va a faltar yerba”. 
En la zona Centro, Cristian Klingbeil, productor y directivo de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam), certificó la finalización de trabajos. 
“Queda muy poco para cosechar, este año se fue todo muy rápido. Los rendimientos de las plantas no fueron buenos y además hubo complicaciones con el clima y hubo algunos casos de pérdida casi total de hojas”, comentó. 
Recordó que este fue el segundo año en el que se terminó la cosecha con mucha anticipación. “Esta pasando también que la gente empieza cosechando fuerte en la zafriña y de ahí prácticamente no se para. Se saca mucho antes de tiempo y de ahí toda la yerba que falta en el invierno, Se nota mucho la baja de rendimientos”, explicó el dirigente. 

Alta producción de canchada 

Desde el secadero de yerba mate El Aguante, en Oberá, se comentó días atrás la alta demanda de yerba mate canchada desde distintas industrias. Y que el mes pasado hubo una alta demanda de materia para procesar, lo que elevó su demanda de chips de madera para activar su secadero. 
“Estamos vendiendo yerba mate canchada en bolsas big bag (bolsas de unos 400 kilos) y en bolsas normales. Nuestra yerba se usa en industrias de Corrientes para la elaboración de varias marcas y tipos de yerba”, comentó Pablo Klingbeil, socio gerente del secadero que administra junto a su padre Ernesto. 
La entidad es una de las que recibió la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura que incentiva el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) para promover la calidad en todo el proceso de producción de la infusión. 
En cuanto al procesamiento de la hoja verde, Pablo destacó la inversión en la automatización del secadero. Y estimó que será una tendencia en la producción el procesamiento con mayor tecnología que es más accesible a pequeñas y medianas empresas. En tal sentido explicó que están en proceso de sacar una marca de yerba mate propia. 
“Este año sale la registración de la marca, que se llamará Don Ernesto y dentro de un año vamos a empezar a enviar las primeras partidas. Nuestra idea es empezar con algo chico, para lentamente ir asegurando la calidad del producto”, comentó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina