Ya hay consultas por molestias respiratorias a causa del humo

Jueves 12 de septiembre de 2019
En lo que va de la semana, Pozo Azul se encuentra cubierto por humo a consecuencia de las reiteradas quemas en las chacras del lugar, lo que no sólo provoca pérdidas materiales, sino que comenzó a arrojar los primeros pacientes con afecciones respiratorias por la inhalación de monóxido de carbono, principal componente tóxico presente en el humo y que ahora se halla en el aire. 
La presencia de la humareda en el lugar comenzó a afectar a la salud de la población y familias enteras concurrieron al Centro de Atención Primaria de la Salud con dificultades para respirar. 
En esta caso, las personas no presentan alguna otra patología que pueda verse complicada por la presencia de estas sustancias en el aire, como ser asmáticos. Se trata de familias que residen en zonas cercanas al lugar donde ocurrieron los incendios. 
“Es preocupante porque está todo cubierto de humo. Sólo hoy fueron varias las personas que llegaron con dificultades para respirar, agitados que no pudieron dormir durante la noche. Se les hace un control y en lo posible se les solicita alejarse de las zonas más afectadas”, indicaron desde el Caps a El Territorio.
Si bien los cuadros no pasaron a mayores, la situación preocupa porque las quemas no cesan pese a la prohibición que rige a nivel provincial. Desde el lunes los focos de incendios se duplicaron en Pozo Azul. Esto se deben inicialmente a la quema de rozados que se tornan incontrolables por la intensidad de los vientos y las condiciones secas del ambiente. 
Sólo en un caso se quemaron más de 23 hectáreas de pastura en la propiedad de Waldemar Müller, actual interventor del municipio, ubicada en picada Diez. 
Asímismo, por causas que se desconocen, se incendió un pinar en el kilómetro 80 y varios casos sobre ruta provincial 20, tornando al paisaje celeste por el tipo de vegetación calcinada.
Tanto en lo que respecta a las complicaciones de la salud como las pérdidas materiales preocupan a las autoridades del lugar porque el municipio no cuenta con un cuartel de bomberos voluntarios, sino que son los vecinos quienes con valentía se presentan para intentar controlar los focos, como pasó en el campo de Waldemar Müller, donde más de diez personas, entre los que se encontraban empleados de la Municipalidad, trabajaron arduamente durante toda la tarde del lunes para intentar extinguir el fuego. 
En el caso de los pinares en el kilómetro 80, los vecinos estaban desesperados porque el fuego avanzaba y no recibían respuestas por parte de los bomberos de ciudades cercanas que pudieran prestar el servicio y evitar que las llamas lleguen hasta las casas.
Si bien rige la prohibición de todo tipo de quema, la normativa no es respetada en el lugar donde es normal que en esta época del año los productores se dispongan a preparar la tierra para cultivar tabaco, para lo cual utilizan el fuego como una herramienta rápida para agilizar la labor. 

Paraguay: en la frontera con Bolivia ya ardieron 100.000 hectáreas

Se trata de la tercera oleada de incendios que azota la zona Norte del país guaraní.
En Paraguay, los equipos de emergencia trabajan sin cesar para sofocar nuevos focos de incendio en el Parque Nacional Chovoreca, ubicado en la frontera con Bolivia, que han elevado hasta cerca de 100.000 las hectáreas calcinadas desde que comenzó el fuego a mediados de agosto.
Se trata de la tercera oleada de incendios que azota el Norte del país en menos de un mes y que ha consumido, sólo en Chovoreca, un total de 70.000 hectáreas de bosques, según los datos ofrecidos por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) que monitorea la zona, y el Instituto Forestal Nacional (Infona).
Las otras 30.000 hectáreas corresponden al Pantanal, un hábitat de 340.000 kilómetros cuadrados compartido por Paraguay, Brasil y Bolivia. 
El director regional de Cambio Climático, Óscar Rodas, explicó que la dirección en la que se mueve el viento y la composición de la vegetación de Chovoreca en la zona están dificultando la extinción de las llamas. “No hay un horizonte de que esto vaya a disminuir porque se trata de bosques muy secos”, expresó Rodas.
Además, el director de Cambio Climático advirtió que las condiciones meteorológicas son adversas y que el fuego se está desplazando a una velocidad alta, lo que amenaza algunas de las infraestructuras ganaderas de la zona del Chaco paraguayo. 
“Cuando los frentes son de mucha fuerza pasan a los cortafuegos y a las cuadrillas de bomberos”.
Asimismo, Rodas señaló que la mayor parte de estos incendios son “provocados”, ya sea por la quema de material deforestado o por las prácticas ancestrales que se realizan en los campos antes de la llegada de la temporada de lluvias. 
La SEN también estima que el 90% de los incendios forestales tienen como origen la intervención humana.
El presidente Mario Abdo Benítez promulgó la Ley 6373 que declara en situación de emergencia ambiental durante 60 días en los departamentos de Alto Paraguay y Boquerón, de la Región Occidental, afectados por los incendios forestales. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina