Volver de la cárcel, historias que se escucharon en Vamos a Zoomar

Miércoles 17 de julio de 2019 | 17:33hs.
Tendencias
En la Argentina hay 301 unidades penitenciarias y alrededor de 85.000 personas privadas de su libertad. Sin embargo, a nivel federal, seis de cada diez presos no tienen condena firme. Eso significa que el 60 por ciento está con prisión preventiva, un mecanismo al que pueden recurrir los jueces para detener a un imputado antes del juicio, aunque en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos que la Argentina incorporó en su Constitución Nacional en 1994, se detalla que “la prisión preventiva de las personas que hayan de ser juzgadas no debe ser la regla general”.

Por eso, historias como la de Juan, el hijo de Andrea Casamento, son recurrentes en el país. En 2004, con sólo 18 años y mientras tomaba algo con una amiga en una plaza de Buenos Aires, efectivos de la Policía lo confundieron con un delincuente que había robado cuatro empanadas con un cuchillo tramontina y lo llevaron detenido. Luego de 24 horas incomunicado y de declarar en el juzgado, lo trasladaron a una cárcel de máxima seguridad.

Su madre, desesperada por la situación de injusticia que estaba viviendo, fue hasta la puerta el Complejo Penitenciario Federal 1 en Ezeiza para verlo y se encontró con un panorama desconocido.

“Ahí me di cuenta de que no sabía nada de la cárcel. Que para entrar te requisan, que a los presos les tenés que llevar comida, frazadas y sábanas porque ahí no les dan nada, que tenés que ir vestida de cierto modo y que las reglas no están escritas en ningún lado, sino que dependen de la buena voluntad del jefe de turno. Aprendí que todo es arbitrario y está regulado por el miedo”, contó Andrea Casamento en la charla que dio en 2018 en Vamos a Zoomar (VAZ), una iniciativa impulsada por Techo y Familia Bercomat que alimenta, potencia e integra personas y proyectos del noreste argentino alineados con alguno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y que llegó a Misiones seis meses después de contar su experiencia por primera vez ante 10.000 personas en TEDx Río de la Plata.

Juan, el hijo de Andrea, estuvo detenido seis meses. Durante ese tiempo, ella abandonó su trabajo y fue día por medio al juzgado para que adelantaran la fecha del juicio. Y una vez que su hijo recuperó la libertad, no supo cómo acompañarlo para que continuara con su vida. En busca de un espacio que la ayudaran a transitar ese proceso, recorrió oficinas públicas hasta que descubrió que el Estado jamás le daría la contención que necesitaba y armó su propia ONG.

“Junto a cuatro compañeras de esas largas filas en la puerta de la cárcel y una abogada súper comprometida, en 2008 armamos Acifad, la primera organización civil de familiares de detenidos en América Latina”, concluyó la madre de Juan en aquella charla VAZ. Y vos, ¿tenés algún proyecto con impacto social? Si es así y si sos de Formosa, Chaco, Misiones o Corrientes, no dudes en participar del Premio Grandes Zoomadores: los cuatro seleccionados, que se darán a conocer en el próximo evento del 5 de octubre en el Teatro Lírico del Centro del Conocimiento de Posadas, recibirán hasta 100.000 pesos en especie; materiales de difusión y pasarán a integrar una Red de Zoomadores que les brindará capacitaciones y acompañamiento.

Quienes quieran participar, deben llenar el formulario en www.vamosazoomar.org antes del 15 de julio.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina