Vecinos reclaman más puntos de recarga de la Sube en los barrios

Jueves 16 de enero de 2020 | 04:00hs.

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

La sensación térmica pasó con creces los 40º en la jornada de ayer y las calles de la ciudad se volvieron una vez más un suplicio para quienes deben esperar el colectivo para ir a realizar un trámite, acudir a un turno médico o cumplir con su jornada laboral.

Caras de cansancio y bronca son la constante en las paradas al haber estado esperando la unidad por 30 o más minutos.

Y en este marco, además de las quejas por las pocas frecuencias, surge también el reclamo de quienes deben caminar largos trayectos o pagar el pasaje con dinero físico por la escasez de puntos de recarga de la tarjeta Sube en los barrios de Posadas, situación que se agrava en Garupá y Candelaria.

En la capital de la provincia hay populosos barrios como Yacyretá, Santa Rita, Laurel, Rocamora o San Miguel con uno o ningún punto para poder reponer el saldo en el plástico. Y si no se cuenta con fondos suficientes se debe abonar en efectivo la suma de 28 pesos.

Según datos de la empresa Servicios Urbanos SA, encargada de administrar la red Sube Misionero en el área metropolitana, cuentan con al menos 61 puestos de recarga en estas tres ciudades, pero la mayor concentración está en el microcentro posadeño con 19, lo que complica a quienes viven en barrios alejados al casco urbano. En Garupá y Candelaria, en tanto, hay cinco por municipio.

Uno de los factores obedecería al poco margen de ganancia que obtienen los comerciantes por prestar el servicio de recarga y la cantidad de dinero que deben manejar en caja, una situación que puede tornarse peligrosa en barrios con mucha inseguridad.

“Los porcentajes de ganancia establecidos dependen de la situación fiscal de los comercios. Para aquellos que son Responsables Inscriptos es de 2,5% y 2,066% para los monotributistas”, habían explicado desde Servicios Urbanos SA meses atrás.

Es decir, por cada 100 pesos que carga un usuario en su tarjeta el comerciante obtiene unos 2,50 pesos de ganancia.
“Los titulares de los comercios adheridos a la red de carga conocen que está prohibido el cobro a los usuarios de sumas de dinero adicionales por la recarga de saldo en la tarjeta, puesto que está especificado en el contrato de adhesión firmado al momento de la entrega de los equipos. Es decir, cobrarlo es incumplir el acuerdo y pasible de sanción o rescisión de la relación comercial”, señalaron desde la empresa.

Para los comercios que deciden sumarse a brindar el servicio de recarga, el depósito inicial requerido una vez entregado el equipo en comodato es de $10.000, se aclaró.

Quejas y pedidos

En ese contexto el servicio de transporte es una de las principales quejas que llegan a la Defensoría del Pueblo de Posadas. El defensor, Alberto Penayo, reconoció en diálogo con El Territorio que “nosotros tenemos una sumatoria de reclamos” sobre el servicio.

“El pedido de más puestos de recarga no es exclusivo ni el único pero sí hay solicitudes y es una de las necesidades de la gente”, expresó al tiempo que agregó: “En muchos casos también reclaman más paradas de colectivos porque hay mucha distancia entre una y otra parada”.
En tanto, en una recorrida de este medio por paradas de micros urbanos de la capital misionera, la gente no ocultó su descontento por el tiempo de demora entre la llegada de una unidad y otra y las cuadras que deben caminar para recargar crédito en la Sube.

“Es un desastre el tiempo de espera. Yo soy de La Ripiera, en Garupá, y uso el 52 y allá no hay recarga. Sí o sí tenemos que venir al centro”, expuso Roberto mientras aguardaba subir al servicio articulado que une el centro posadeño con la Terminal Unam. Claudia, también de Garupá, y usuaria de las líneas 56 y 48 señaló que el servicio no es bueno por las pocas frecuencias.

En tanto otra mujer que esperaba la línea 26 en la esquina de calles La Rioja y Junín para dirigirse a Yohasá, contó: “Recién cargué mi Sube en un kiosco del centro porque en mi barrio no hay recarga”.

Otra vecina de Villa Cabello, Claudia, coincidió que opta por recargar en el centro porque “en la zona donde vivo no hay puntos de recarga y todos los días uso el 23”.

Muy ofuscada se mostró Alicia, una vecina de Garupá, que comentó: “Además de la poca frecuencia, me lleva más de una hora llegar hasta mi casa, ahora hay que pagar 100 pesos por el directo que no pasa por Transferencia y solo con efectivo, me parece un abuso”.

“A mí me lleva 1 hora 30 ir de ida y el mismo tiempo de vuelta para ir desde mi casa en el barrio San Marcos hasta el centro. A la Sube la cargo en la Transferencia Quaranta porque en mi zona no hay dónde hacerlo”, se sumó al reclamo Marlí.

Actualmente, el monto máximo de recarga de saldo en la tarjeta es de 600 pesos y quien trabaja en Posadas en doble turno puede gastar hasta 400 pesos por semana teniendo en cuenta que el boleto cuesta 20 pesos por viaje. 

En Cifra

$600

Ese es el monto máximo que se puede recargar en la actualidad en cada tarjeta Sube en las ciudades de Posadas, Garupá y Candelaria.

$400

Es lo que puede gastar por semana una persona que trabaja en doble turno en Posadas, teniendo en cuenta que el pasaje vale $20 por viaje.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina