Unos quince conductores al mes cometen faltas graves

Lunes 27 de mayo de 2019
Especialistas insisten en que no alcanza con multas económicas; se necesita más educación vial. | Foto: César Lasso
Belén Spaciuk

Por Belén Spaciuk interior@elterritorio.com.ar

Por infracciones graves a las normas de tránsito, los conductores deben acatar sanciones disciplinarias como trabajo no remunerativo y cursos en educación vial, además de cumplir con la multa económica.
En promedio, son quince los conductores que mensualmente asisten a las charlas de educación vial por infringir gravemente las normas de tránsito en Posadas, expresó en diálogo con El Territorio Darío Caballero, director de la Escuela de Tránsito de Seguridad Vial.
“En general, las infracciones consideradas graves son aquellas como conducir en situación de ebriedad, o conducir en contramano, o sin casco en el caso de los motociclistas”, destacó Caballero, a lo cual agregó: “No pasar el test de alcoholemia, los excesos de velocidad, pasar en rojo los semáforos, y estacionar frente a rampas para discapacitados son consideradas faltas gravísimas”.
El Juzgado de Faltas evalúa qué sanciones pueden ser compatibles a la infracción cometida por el conductor, y de acuerdo a la gravedad del hecho, se puede agregar a la multa económica -que siempre se impone- una sanción disciplinaria que “se divide en tareas comunitarias donde hacen trabajos no remunerativos como parte de cumplimiento de la multa o el curso de educación en la escuela vial, a la que asisten aquellos conductores que infringieron gravemente una norma de tránsito y deben completar una carga horaria que varía de diez a 40 horas, según la infracción cometida y lo que determine el juez”, explicó el jefe del departamento en una entrevista con Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.
“Deben cumplir con la asistencia a las charlas. Una vez cumplidas las horas impuestas se realiza un examen teórico y se programa un testimonio en el que el infractor se acerca a algún establecimiento educativo -primario o secundario- y cuenta su experiencia, motivando a los demás a cumplir con las normas de tránsito”, agregó.
Los infractores deben aprobar ambos exámenes para poder dar el levantamiento de la sentencia y legalizarlo en el juzgado. En la escuela vial basan los cursos y las cargas horarias a partir del oficio que determina el Juzgado de Faltas. “Estamos teniendo ahora cinco charlas por semana en las que tenemos un promedio de cinco personas por día que están cumpliendo el aprobation dictadas por el juez de falta”, consignó Caballero. Cabe destacar que la matrícula de cursantes varía de acuerdo al horario y la disposición que cada infractor tiene en completar el curso. Puesto que no hay un lapso concreto de tiempo en el que puedan realizar el curso.
Es necesario entender que las normas de tránsito sirven para prevenir accidentes y otros tantos inconvenientes de circulación en la vía pública. Por eso, más allá de cumplir con las normas para no derivar en multas económicas y disciplinarias, es necesario respetar las leyes de seguridad vial porque evitan inconvenientes y siniestros.
En consonancia, el abogado especialista en educación vial, Luis Di Falco, expresó que “es necesario invertir en educación vial. El conductor necesita educarse” y añadió: “Con las multas económicas solamente no se solucionan los problemas, por eso creo que se debe trabajar con la gente para que no pasen a una situación de multa”.
Por lo general, la mayoría de las infracciones que se cometen en la ciudad son faltas mínimas, que no responden a multas de gravedad.
De todas maneras, es necesario recalcar que también hay un gran porcentaje de conductores que superan las velocidades permitidas, al igual que aquellos que conducen con alcohol en sangre (por mínimo que sea el porcentaje, la norma en Posadas asegura que debe ser alcohol cero). “Esas son faltas gravísimas, y lamentablemente muy constantes en Posadas”, expresó di Falco.
Además, destacó que sin lugar a dudas, los motociclistas son los mayores infractores. Porque en Posadas “tenés problemas de estacionamiento por toda la ciudad, además de que muchos manejan sin casco, no respetan las velocidades, pasan semáforos en rojo”. Incluso “hay fotomultas de motociclistas que superan la cantidad de pasajeros que pueden viajar en la moto”, resaltó.
Asimismo, destacó la importancia del uso del casco. “No es una cuestión de que hay que salir con casco porque sino te multan. Sino que se trata de que si no lo usas te podes morir. Tiene que ver con una cuestión de seguridad y prevención”, afirmó. “El casco, al igual que todas las normas reglamentarias de tránsito, tienen como finalidad proteger la vida de quienes transitan en la vía pública”, recalcó.
Entonces, “es necesario trabajar en la educación vial para que la gente entienda que verdaderamente es importante respetar las normas de seguridad porque previenen riesgos mayores, y no porque sino hay multas que pagar. Porque el tránsito es una responsabilidad de todos”, concluyó el especialista.


20

Según la infracción cometida y la determinación del juez, los conductores asisten a charlas con cargas de entre diez y 40 horas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina