Una pulsera que detecta emociones

Martes 28 de mayo de 2019 | 02:00hs.
La tecnología cada día que pasa se mete más en la piel de los humanos, desde enviar una orden con un pensamiento hasta que una inteligencia artificial detecte enfermedades mejor que un especialista. Ahora la noticia llega desde Amazon, donde aseguran que están trabajando en un brazalete que es capaz de informar nuestro estado de ánimo.

La compañía del hombre más rico del mundo en la actualidad, Jeff Bezos, está trabajando en un dispositivo de muñeca que puede detectar el estado emocional de una persona. El terminal se emparejaría con un teléfono inteligente y usaría micrófonos para percibir las emociones desde la voz, informó un referente de la empresa al sitio especializado Bloomberg. Además podría ofrecer sugerencias sobre cómo interactuar mejor con otras personas, de acuerdo con los datos internos.

Se dice que el equipo de Alexa (asistente de voz) está trabajando con el grupo que creó los parlantes inteligentes de Amazon Echo en el proyecto. Según se informa en Engadget, hay una prueba beta en curso, aunque es vago si eso tiene que ver con el hardware, el software que detectaría las emociones, o ambos.

La compañía detalló un sistema en una patente de 2017 que utiliza el análisis de patrones vocales para determinar el estado emocional de una persona, que luego se podría usar para adaptar las sugerencias según sea necesario (por ejemplo, una sopa de pollo si usted está lloriqueando cuando le dice a Alexa que tiene hambre). Se dice que la pulsera utiliza esa tecnología, así como un sistema que separa la voz de la persona del ruido de fondo.

El aparato en si es uno de una serie de proyectos de hardware en los que Amazon está trabajando y que expandirían su amplia línea de productos con infusión de Alexa. Los informes del mes pasado afirmaron que está desarrollando audífonos inalámbricos al estilo de AirPod con el asistente de voz incorporado. Pero aún queda por ver si las personas aceptarían un dispositivo que controlaría nuestro estado de ánimo. El gigante minorista ha confirmado que los empleados escuchan algunas grabaciones de Alexa para ayudar a mejorar al asistente, mientras que puede haber otras preocupaciones de privacidad.

El concepto del desarrollo de máquinas que puedan comprender las emociones humanas ha sido durante mucho tiempo un elemento básico de la ciencia ficción, desde las historias de Isaac Asimov hasta Star Trek. En medio de los avances en el aprendizaje automático y el reconocimiento de voz e imagen, el concepto ha avanzado recientemente hacia la realidad. Compañías como Microsoft, Google de Alphabet e IBM, entre otras empresas, están desarrollando tecnologías diseñadas para deducir estados emocionales de imágenes, audio y otros datos. Amazon ha hablado públicamente de su deseo de desarrollar un asistente de voz más realista del que actualmente posee.

La tecnología podría ayudar a la compañía a obtener información para posibles productos de salud o utilizarse para canalizar más efectivamente la publicidad o las recomendaciones de productos. Es probable que el concepto alimente la polémica sobre la cantidad y el tipo de datos personales recabados por los gigantes tecnológicos, que ya recopilan una gran cantidad de información sobre sus clientes. ¿Compraríamos un producto que nos transforme en otro producto para vender? ¿Acaso ya no lo estamos haciendo con las redes sociales?

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina