Una mala costumbre

Lunes 11 de febrero de 2019
Dentro de un trámite trabado y con muchas imprecisiones, Newell’s y Central igualaron 0 a 0 una nueva edición del clásico de Rosario, que tuvo al arquero local Alan Aguerre como figura principal, al ahogar una y otra vez las opciones del Canalla, principalmente en el cierre del segundo tiempo.
Por la 18ª fecha de la Superliga, en el estadio Coloso Marcelo Bielsa, Central se fue con mayor frustración porque en el complemento mejoró su desempeño con los cambios de Edgardo Bauza y tuvo al menos cuatro opciones muy claras para ganarlo. Newell’s, acompañado por más de 40.000 personas, se fue desinflando después de un arranque de mayor intensidad y en el que exigió al arquero Jeremías Ledesma, que también respondió de buena manera.
El encuentro tuvo un trámite muy trabado en mitad de cancha, con muchísimas infracciones -fueron 42 en total-, en el que el local tuvo mayor tiempo la pelota, pero careció de profundidad. El mejor arranque de Newell’s pudo haberlo puesto por delante en el marcador, pero Ledesma primero le contuvo un cabezazo al portugués Luis Leal y después Fabricio Fontanini le erró al arco con su testazo.
En el segundo tiempo, hubo poco para destacar hasta los últimos 20 minutos, cuando con los cambios que introdujo, el Patón Bauza logró la profundidad en los espacios que le había faltado, pero chocó siempre con Aguerre.
El clásico de Rosario quedó tablas y sin emociones, con una cuota también de violencia en la previa y durante el partido -Gil recibió un botellazo cuando fue a ejecutar un córner-, que siempre opaca la fiesta que significa para la ciudad.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina