Una herencia y fortuna en el casino para justificar los millones y las armas

Domingo 26 de mayo de 2019 | 07:00hs.
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

A cinco días de la detención de Alberto José M. (46), jefe de inspección de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (Celo), parte de su estrategia defensiva se basaría en tratar de probar que las siete armas sin registrar que tenía en su domicilio provienen de una herencia familiar. 
En tanto, para justificar el origen de los 15 millones de pesos -entre moneda nacional y extranjera- hallados en el lugar, la explicación sería que una parte fue ganada en el casino y otra es propiedad de su padre, quien se la entregó por cuestiones de seguridad, ya que temía que lo asalten. 
Por otra parte, sería más complicado defenderse de la acusación por los dos vehículos que también se encontraron en su casa y que poseen pedido de secuestro por robo en la provincia de Buenos Aires. 
El último viernes, el sospechoso se abstuvo de prestar declaración indagatoria ante la jueza de Instrucción Uno, Alba Kunzmann de Gauchat, y continúa detenido en la Seccional Tercera. Está acusado de “tenencia ilegal de armas, robo de automotor y adulteración de chapas patentes de automotor”.
Al respecto, el abogado Adrián Kucharski solicitó la excarcelación de su cliente y se estima que entre mañana y pasado el fiscal Elías Bys se expediría al respecto. En tal sentido, más allá de los argumentos de la defensa, fuentes del caso anticiparon que habría elementos para sostener la acusación.
Tal como se viene informando, la causa y posterior detención del empleado de la Celo se originó por una investigación del Juzgado Federal de Oberá por presunta infracción a la ley de estupefacientes, aunque en los procedimientos posteriores no hallaron droga. 
En consecuencia, por el momento el sujeto quedó supeditado a la causa federal, en cuyo marco deberá justificar el origen del dinero hallado en su domicilio. 

“Una confusión” 
El operativo conjunto entre Prefectura Naval Argentina (PNA) y la Policía de Misiones se extendió desde las 16 del lunes hasta las 14 del martes. 
En total secuestraron siete armas sin la documentación correspondiente, algunas de las cuales tienen el número de serie limado. En el lugar también hallaron un silenciador. 
En cuanto a los rodados, se trata de un Chevrolet Captiva y un camión Ford Cargo, ambos con pedido de secuestro por robo en la provincia de Buenos Aires, según informaron desde la Unidad Regional II. 
Con relación al efectivo confiscado, trascendió que se trataría de 305.000 dólares en efectivo, alrededor de 200.000 pesos, 20.000 reales y poco más de 10 millones de guaraníes. Según la cotización de las diferentes monedas, el total ascendería a 15 millones de pesos.  
“Todo se originó por un pedido de allanamiento del Juzgado Federal donde pretendían encontrar estupefacientes, pero el resultado dio negativo y se dio intervención a la justicia provincial por otros delitos menores”, argumentó Kucharski.
En diálogo con medios locales, el defensor mencionó que las armas secuestradas propiciaron “una confusión”, ya que “había unas armas viejas que eran del abuelo de él y de otra persona”. 
Pero si esta explicación generó suspicacias, más aún cuando hizo mención a los vehículos robados hallados en el domicilio. “Todavía no conversé con él sobre el origen de esos autos”, expresó el letrado obereño. 
En cambio, aseguró que su cliente podría justificar el origen de los 15 millones que tenía en su poder.
Por la complejidad de la causa, la investigación se desdobló entre el fuero federal y el provincial, ya que el primero está abocado a determinar el origen del dinero y el segundo se enfoca en las armas y los vehículos.

Corredor y dirigente
El detenido es empleado de la Celo, donde se desempeña como jefe de inspección, cargo que le otorga una amplia atribución para recorrer la jurisdicción que cubre la entidad prestataria de los servicios de energía eléctrica y agua potable de la zona Centro. 
Además fue corredor en el automovilismo provincial e integrante de la comisión directiva del Automóvil Club Oberá (ACO) y tesorero de la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (Femad).
Sobre su carrera deportiva, en marzo del 2011 ganó su primera y única carrera de la Promocional Misionera con un Fiat 600. Fue en el circuito terrado de Eldorado y aquella vez la fortuna jugó de su lado, ya que a pocas vueltas del final marchaba quinto y los de punta se fueron quedando todos por diferentes problemas. 
Menos grato es el recuerdo que dejó como tesorero de la Femad en el período 2009/12.
“Fue una época negra para las finanzas de la entidad, al extremo que no pagaban los seguros de los pilotos. Cuando se fueron, la Femad debía 200 mil pesos. Esa deuda se pagó con un auto de carrera”, comentó un referente de la actividad en diálogo con este medio.  
Alberto José M. también es conocido por su pertenencia sindical y participación en política, al punto que en 2007 fue candidato a intendente de Oberá.

Preso pero con certificado por dolor lumbar

Desde la Celo confirmaron que el último martes Alberto José M. presentó un certificado médico por diez días de “reposo por dolor lumbar” emitido por un conocido traumatólogo local. El profesional sería cuñado del detenido. Si bien es una situación habitual en cualquier empresa, en este caso se generaron innumerables suspicacias porque el certificado fue emitido justo el mismo día en que lo apresaron. En consecuencia, el sospechoso estaría cubierto laboralmente durante el lapso de dos semanas, aunque no se descarta que permanezca detenido por más días.


En cifras

$15 millones

El total del dinero incautado en la casa del ex corredor asciende a 15 millones de pesos, distribuidos en dólares, reales y guaraníes.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina