Una grapia ‘milenaria’ que todo Campo Ramón protege

Domingo 8 de octubre de 2017
Mide más de 30 metros de altura y tres de diámetro. | Foto: Luciano Ferreyra
En la ruta provincial 103, en la primera curva, luego de la entrada a Campo Ramón, está el cartel indicador para los turistas y visitantes, donde indica que a 1.500 metros se encuentra una especie que forma parte del atractivo turístico de la zona. Una grapia “milenaria”, que se encuentra en un predio privado, pero de acceso público. El ejemplar de Apuleia leiocarpa mide más de 30 metros de altura y tres de diámetro.
“Ese predio es como un pulmón verde, tiene varias hectáreas, fue donado por la anterior dueña y por eso no se limpió, quedó como una pequeña reserva por la grapia, lindo ejemplar que tiene sus años de vida”, comentó un vecino, que tiene la chacra frente al árbol milenario.
Mientras que, desde el municipio, indicaron que colaboran con carteles para que la gente visite, pero que no pueden dedicarse a cuidar porque es un predio privado, “no podemos tocar, más allá de los carteles, arreglar el camino, nada podemos hacer porque es privado, pero es la misma gente la que cuida”, comentó Héctor Ilario Bárbaro, secretario del agro del municipio a El Territorio.
Nadie en la zona pudo asegurar los años que tiene el ejemplar arbóreo, porque nadie hizo una investigación o estudio al respecto, no se lo analizó, está allí y es un atractivo por el tamaño de la grapia y hasta se observa un deterioro en la copa que hace más de diez años que presenta ese aspecto.
“La verdad que nadie sabe cuánto tiempo tiene, decimos 1.000 años, pero la verdad que es mucho, estaría para que alguien pueda hacer algún estudio y analizarlo, así todos sabremos el tiempo de vida”, dijo el colono.
La grapia está a 40 metros del camino vecinal en Campo Ramón, pero bien cubierto por una isla de monte de cuatro hectáreas. Tiene dos carteles en el ingreso, uno que marca el lugar y el otro da recomendaciones a los visitantes para que cuiden el predio, ya que no cuenta con ninguna infraestructura, se muestra natural, tiene 30 metros de alto y ocho metros de diámetro.
En el lugar llegan los visitantes durante los fines de semana, pero desde el municipio aseguraron que los estudiantes son los que aprovechan y llegan para hacer informes escolares, de la misma zona y de esa manera conocen el árbol milenario.
La isla de la grapia, está bien cuidada, con un trillo que lleva directo al árbol, con un cartel en el ingreso, recomendando que no marquen con nombres o simplemente que de la zona no se lleven abonos, una forma de proteger el espacio que se destaca entre plantaciones de yerba y té.

:: Notas relacionadas
El atractivo más valioso de Misiones
Una pequeña gran reserva en Posadas
Darles valor productivo a las nativas para conservarlas
Lo que peligra es la existencia misma del bosque nativo
Ejemplares de más de dos siglos se atesoran en bosques de San Pedro
Más consciencia en Puerto Iguazú
Al rescate de las araucarias
La selva nativa y los bosques implantados
Las finanzas verdes ofrecen importantes herramientas
La cañafístola que cautivó a la ciudad de Buenos Aires

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina