Un misionero fue asesinado a tiros en Chubut por negarse a reparar un auto

Domingo 6 de enero de 2019 | 21:00hs.
Un mecánico misionero de 22 años falleció ayer a la madrugada en Chubut, tras permanecer el fin de semana internado en grave estado como consecuencia de un ataque a balazos sufrido el último jueves. La víctima se trata de Jorge Feliciano Olivera, oriundo de la localidad misionera de San Vicente y quien desde hace un largo tiempo se encontraba residiendo en Comodoro Rivadavia.

Según consignaron medios chubutenses, el hecho que le costó la vida a Olivera ocurrió el último jueves a la tarde, mientras se encontraba en su taller ubicado en la intersección de las calles San Martín y Las Rosas de Comodoro. En ese lugar el muchacho se encontraba arreglando un vehículo en compañía de un amigo y un familiar directo, hasta que un Peugeot 206 se acercó al taller y desde su interior ejecutaron al menos tres disparos, según señalaron algunos testigos.

Uno de los disparos dio en la cabeza de la víctima y el proyectil explotó dentro de su cráneo, dividiéndose en cinco partes y comprometiendo severamente su vida.
En medio de la desesperación, los dos jóvenes que estaban junto a Olivera pidieron ayuda a un vecino y así lo trasladaron hasta el Hospital Regional, donde lo intervinieron quirúrgicamente y luego quedó internado en terapia intensiva con respirador artificial.

Debido a la gravedad de las lesiones sufridas, su estado era realmente crítico y el joven luchó por su vida todo lo que pudo, pero ayer, minutos después de la 1, los galenos del nosocomio en el cual se encontraba constataron su deceso.

Pesquisa

En cuanto a la investigación del hecho, el diario Crónica de Comodoro consignó que los pesquisas involucrados están bastante avanzados y el agresor incluso ya fue identificado, aunque hasta anoche se mantenía en condición de prófugo.

Las fuentes señalaron que el crimen aparentemente fue obra de un adolescente identificado como Rodrigo Nieves (18), integrante de una familia de Comodoro Rivadavia conocida por su historial delictivo en la ciudad.

Según lo que se pudo reconstruir, se cree que Olivera hace un tiempo reparó un vehículo de la familia Nieves pero nunca había podido cobrar por ese trabajo y en los últimos días le volvieron a traer un auto, pero en esta oportunidad la víctima se negó. Eso habría desatado el violento e irracional ataque a balazos que le costó al vida al mecánico misionero.

Pocas horas después del hecho la Policía local realizó al menos tres allanamientos contra la familia Nieves, en uno de los cuales dieron con el Peugeot 206 señalado por los testigos que observaron el ataque.

Sin embargo, hasta el momento no pudieron dar con el arma homicida, como así tampoco como el adolescente que por estas horas ya cuenta con un pedido de captura y se encuentra en la lupa del caso. El caso está en manos del fiscal general de Comodoro Rivadavia Martín Cárcamo.






El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina