Un equipo de fútbol que tiene como bandera la solidaridad

Martes 2 de junio de 2020 | 07:00hs.
María Elena Hipólito

Por María Elena Hipólito sociedad@elterritorio.com.ar

Si hay algo que hacen las crisis es resaltar las carencias preexistentes, pero como toda situación, tiene sus dos caras: frente a las adversidades siempre hay un otro que está viendo más allá, percibiendo la necesidad y dispuesto a hacer algo sin que se lo pidan ni le den algo a cambio.
Los Gorilas es el nombre del equipo de fútbol que formaron un grupo de amigos y cuando por la pandemia se suspendieron todas las actividades deportivas, colgaron los botines y se calzaron el delantal y acudieron a los utensilios de cocina. Hace un mes y medio se dividen y una parte va al barrio Altos de Bella Vista y la otra al barrio Aeroclub, donde entre semana sirven la merienda y los domingos el almuerzo.
Los Gorilas no reciben apoyo de ningún supermercado ni empresa. Tanto la comida como la ropa, los calzados y los colchones les llegan gracias a la colaboración de amigos, vecinos de la comunidad y hasta de su propio bolsillo.
El Territorio visitó una de las guaridas solidarias del equipo que se encuentra en la intersección de las calles 158 y 123 del barrio Aeroclub. Allí, pese al frío que arribó hace unos días, los niños y sus padres llegan desde temprano a la casa de la familia de Andy Ruiz Díaz, el arquero, que no dudó en poner su techo para recibir a quienes lo necesitan. Dado el contexto de pandemia por el coronavirus, niños y adultos no pueden quedarse a comer en el lugar, por lo que tienen que llevar tuppers para retirar la comida, en el caso del almuerzo; o la leche, si se trata de la merienda.
“Todo empezó gracias a un amigo al que le decimos Monito, a él le gusta ayudar a la gente, venía haciendo donaciones. Empezamos haciendo almuerzo los domingos y después arrancamos a ayudar en el merendero que sirve de lunes a jueves, entonces nosotros nos encargamos de los viernes y sábados y el domingo el comedor”, contó Claudio Caviaz.
En cada barrio, el merendero y el comedor de los domingos ayudan al menos a 70 familias y aunque no son de pedir cosas en las redes sociales, se valen de ellas cuando realmente están con faltante de mercadería.
“No tenemos ayuda política porque somos un grupo humano que nos ayudamos con lo que tenemos y gracias a Dios nunca le fallamos a la gente. Todos los fines de semana tratamos de cocinar comidas distintas y no repetir”, coincidieron los muchachos.
Lo que más precisan en estos momentos es leche y azúcar para la merienda, puesto que cada vez son más las familias que se enteran del proyecto y acuden por un plato de comida. Para ayudar con el equipo pueden escribir a los números de celular 376-4518422, 376-4147152 y 376-4830583.
Por otra parte, también pusieron un ropero solidario del que las familias pueden llevarse lo que les haga falta. Asimismo, a medida que van conociendo las distintas realidades de los vecinos, “lo que nos piden tratamos de ir consiguiendo porque es muy grande la necesidad. Una cosa es verle al chico que va a buscar la comida y otra muy distinta es ir hasta su casa y ver cómo viven”, señaló, por su parte, Daniel Gutiérrez.
Los Gorilas destacaron y agradecieron la predisposición de la familia de su compañero Andy, que no escatima su tiempo y se levanta a las 6 de la mañana a prender el fuego, picar las verduras y calentar el agua para cocinar el almuerzo. 
“Esto es todo a pulmón, no hay una empresa que nos da gas o una cocina, esto es a leña. La olla nos presta el merendero del barrio para poder seguir cocinando para la gente”, contaron.
Los amigos futboleros afirmaron que la tarea solidaria continuará aún cuando la pelota y las gambetas vuelvan a la cancha y ya piensan en incorporar el almuerzo también los sábados. “Es nuestra primera experiencia como equipo en esto, ver que la gente necesita y poder ayudarlos aunque sea con un poquitito nos alegra el corazón. Es lindo pero es triste a la vez porque ves la necesidad del otro y la manera en que viven”, cerraron. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina