Un dorado, una esperanza - El Territorio Misiones

Un dorado, una esperanza

Domingo 9 de agosto de 2020 | 05:30hs.

Por Guillermo Reyna Allan

Sus manos callosas recogieron la “lineada” y con cierto desasosiego observó que nada había “picado”. Reencarnó el anzuelo y, casi impaciente, lanzó lo más lejos posible la plomada. Pensó que así nomás era su vida. Tirando, recogiendo y volviendo a tirar. La mayoría de las veces volvía con la canasta vacía. No había peces, no había esperanzas.

Comenzaban a pesarle los años y eso que recién había llegado a los 60. ¿O eran 65? Ya ni se acordaba.


Sus ojos recorrían espacios. Miraban la costa y volvían al río. Se depositaban en un viejo jacarandá y, con avidez, trataban de otear más allá. Un sauce por allí; un cedro caído, y el monte que se agrandaba y oscurecía.

Tanta soledad agudizó sus sentidos. El olor a humo, seguro venía de alguna chacra cercana, le recordaba momentos felices. Su mamá haciendo el pan casero, su papá afilando el hacha, y ellos, la gurisada, revoloteando de aquí para allá. Jugando con los perros y arrojando lejos la pelota de trapo para que estos la devolvieran a sus manos.

El canto de un “pitogüé” lo devolvió a la realidad. La tanza estaba quieta, sin movimientos que denotaran cercanía del pez que buscaba.

Entornó los ojos, se acomodó el sombrero, y se iba a entregar al sueño cuando sintió el tirón. Rápido de reflejos dejó que la línea se extendiera. ¡Te tengo!, dijo, y lo vio. El salto del dorado, contorneándose en el aire antes de zambullirse otra vez lo sorprendió una vez más.

Majestuoso, el pez daba pelea. Las manos del pescador recuperaban la línea y volvían a darle metros.

Lo iba trayendo de a poco. Tenía que tenerlo a menos de un metro de la canoa para engancharlo.

Pero, ¡no podía!, el dorado iba de un lado a otro; saltaba, agitaba su cola y daba piruetas en el aire moviendo permanentemente su cabeza. Trataba desesperadamente sacar de su boca del anzuelo que lo llevaba, inexorablemente, a su destino final.

La pelea entre el hombre y su presa se hizo extensa. Ambos, cansados, se tomaban un respiro y recomenzaban la “batalla”. Así, una y otra vez, por muchos minutos. Quizás horas.

Con sus manos sangrantes el pescador se dio cuenta que el éxito se acercaba. Vuelta tras vuelta, la tanza y el anzuelo le traían a ese dorado que sería motivo de charla en la ronda de mate “enchamigada”.

¡Ahí está…ahora sí!, se dijo, mientras tomó el bichero para terminar con la faena y subir el pez al bote.

Lo tenía a mano. Tiró con fuerza la línea y lo vio. Allí estaba su presa. Ya no era pez, ahora iba a ser pescado. El animal con un último esfuerzo intentó, una vez más, salvar su vida y pareció entregarse a su final.

El hombre detuvo sus ansias. Tomó al dorado; lo subió a la canoa y, con alguna lágrima en los ojos evitó el sapucay triunfante. Casi con cariño, sacó el anzuelo de la boca lastimada y devolvió el pez al río. Éste, como reconociendo el gesto del hombre, dio tres vueltas semi sumergido en derredor del bote. Pegó un salto más y se alejó con destino indefinido.

El pescador se dejó caer. Exhausto. No sabía si maldecirse o bendecirse. Una sonrisa se dibujó en su rostro y pensó: “¿Valía la pena matar a tan increíble criatura?”. La pelea del animal, aunque instintiva, le dejó una gran lección. Rendirse no era su destino. Morir peleándole a la vida le daba motivo para seguir.

Comenzó a remar. La costa se hacía amiga. Llegó, juntó sus “petates” y, tras acomodar el bote, enfiló rumbo al rancho.

Caminó tarareando: “El viejo río que va…cruzando el amanecer..”. La música de El Mensú le hizo compañía una vez más. Elevó la mirada al cielo, agradeció a Dios y a la Virgencita de Itatí y tuvo un último pensamiento para ese dorado que, de alguna manera, le devolvió la esperanza.

El cuento fue publicado en el blog del autor: Poedismo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina